Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 6 8 2005 49 Cultura y espectáculos Mickey Rourke: Al fin he colgado el tridente de demonio y me he puesto las alas de ángel El controvertido actor presentó ayer en Madrid su filme- resurrección: Sin City b Dirigida por Robert Rodríguez y Frank Miller, y con la colaboración de Tarantino, el filme (aclamado por la crítica) es una colección de tipos duros y mujeres peligrosas JAVIER CORTIJO MADRID. Vigilen las calles y encierren a los niños porque el tipo al que Kim Basinger llamó una vez el cenicero humano está dispuesto a resurgir de sus cenizas y volver a echar humo como en sus tiempos dorados (aunque sea interpretando a un matón que clama venganza porque alguien dejó frita a su prostituta preferida en Sin City paradojas del cine) Y eso que el neoyorquino no empezó mal en este negocio, con un diploma en el Actor s Studio, un debut de la mano de Steven Spielberg (en 1941 ya, pero Spielberg al fin y al cabo) y un inicio de carrera demoledor con títulos como La ley de la calle Manhattan sur El corazón del ángel y Nueve semanas y media Una etapa monárquica que recuerda con dureza de oído ante el periodista, que tiene que preguntarle tres veces por los rescoldos de aquellos maravillosos años de vino y rosas: Sí, en los ochenta era un joven sin reglas totalmente incontrolado que pretendía hacer lo que viniese en gana. Ahora sé que Hollywood es un negocio y que hay demasiada política e intereses creados dentro como para ir de rebelde. De hecho, existen muchos buenos actores que no han llegado a nada y muchísimos más mediocres que han triunfado porque tragaron Marv el matón Nació en el siglo equivocado. Pertenece a otra guerra mucho más antigua, blandiendo un hacha en las narices de alguien. Pero está aquí, y quien haya matado a la mujer de sus sueños va a pagarlo con sangre Así presenta Frank Miller en 1991 a uno de sus héroes de Sin City un cómic que iba a cambiar el género radicalmente. Ahora, Rourke es el perfecto Conan con gabardina en el filme de Rodríguez En los años ochenta yo era un joven sin reglas totalmente incontrolado que pretendía hacer lo que viniese en gana Ahora sé que Hollywood es un negocio y que hay demasiada política e intereses creados dentro como para ir de rebelde Ya soy capaz de mirarme al espejo y reconocer a alguien que fue un niño estúpido y ahora ha cambiado por completo Mickey Rourke, ayer en Madrid en la presentación de Sin City Un pasado de escándalo Él, más que tragar, vomitó. Escándalos, denuncias por malos tratos (llegó a agredir a su ex esposa Carré Otis en el despacho del abogado mientras arreglaban ciertos detalles de su turbulenta separación) películas infumables (un año hacía de Francisco de Asís y al siguiente de un tal Harley Davidson) ruinas por malos consejeros y timadores del Este, charlotadas sobre un ring de boxeo y polémicas de muñeco roto suficientes como para empapelar la Torre Eiffel. Pero todo aquello quedó atrás. Pasé trece o catorce años muy jodidos, pero ya he colgado el tridente de diablo y me he puesto las alas de ángel confiesa satisfecho tensando con su sonrisa la piel de tambor de su rostro (al menos, así también se borran las cicatrices y costurones) SIGEFREDO Infernales sesiones de maquillaje El culpable de esta segunda oportunidad no es otro que Robert Rodríguez, que ha puesto una piedra angular en su reivindicación con un papel de esos que no se olvidan fácilmente en su brutal Sin City Haría todo lo que él me pidiese, tengo una confianza ciega en su trabajo. Volver a coincidir con él es lo que más me ha atraído de este proyecto, aunque tenía curiosidad por ser la adaptación de un cómic. Incluso no me importó someterme a esas inferna- les sesiones de maquillaje que me dejaban roto por la conjuntivitis y las antiguas heridas de mi etapa de boxeador Por su parte, Robert Rodríguez también respondió durante el rodaje a los piropos lanzados por Rourke, según consta en las notas de prensa del filme: Ya había trabajado con Mickey en El mexicano y le dije a Frank Miller, el autor del cómic y codirector del filme, que conocía a la única persona que podría encarnar a Marv, pero que tendría que conocerlo en persona para comprenderlo. Cuando mencioné a (Pasa a la página siguiente)