Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad SÁBADO 6 8 2005 ABC Religión Reflexiones de Benedicto XVI SACERDOTES: Muchos están condenados a una terrible soledad. Si los jóvenes ven sacerdotes muy aislados, tristes, cansados, piensan: si éste es mi futuro, no podré resistir. Se debe crear una comunión de vida que convenza a los jóvenes CATECISMO: No debemos pensar que el cristianismo es un paquete de reglas que cargamos sobre los hombros, como una mochila pesada en el camino de la vida. La fe es creer que Dios existe. Un Dios con rostro humano, que reconcilia, vence el odio y da fuerza para la paz RELIGIOSAS: Hay menos vocaciones activas femeninas, donde la profesionalidad parece hacer superflua la vocación religiosa. Hay enfermeras diplomadas, y maestras diplomadas. Pero es necesario el amor a la persona que sufre, y ésto tiene una profunda dimensión religiosa PRESOS: El cardenal Martino está elaborando un documento sobre el problema de nuestros hermanos reclusos, que sufren, a veces se sienten poco respetados en sus derechos humanos e incluso despreciados, y viven en una situación en que hace falta la presencia de Cristo vir y construir el mundo La situación de los divorciados vueltos a casar es un problema particularmente doloroso para las personas que se ven excluidas de la Comunión eucarística y, naturalmente, para los sacerdotes que quieren ayudarles a amar a la Iglesia, a amar a Cristo. Es particularmente dolorosa la situación de los que se casaron por la Iglesia pero no eran realmente creyentes y lo hicieron por tradición. Y luego, hallándose en un nuevo matrimonio, inválido, se convierten, encuentran la fe y se sienten excluidos del Sacramento El Papa visitó ayer a su hermano Georg, que se recupera en la Policlínica Gemelli de la implantación de un marcapasos REUTERS Benedicto XVI reflexiona, en voz alta y sin barreras, sobre los principales problemas de la Iglesia El Papa no es un oráculo; sólo es infalible en situaciones rarísimas b El Papa reconoce que no tiene todas las respuestas a los problemas de la Iglesia pero, como buen intelectual, está dispuesto a ponerlos sobre el tapete JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. En un reciente encuentro informal con sacerdotes, Benedicto XVI confesaba que al ser Papa, tengo el peligro de estar un poco lejos de la vida real, de la vida diaria Y con la misma simplicidad les advertía: El Papa no es un oráculo. Como sabemos, sólo es infalible en situaciones rarísimas. Por tanto, comparto con vosotros estas preguntas, estas cuestiones. Yo también sufro La espontaneidad de aquel diálogo sin papeles en el Valle de Aosta conmovió a los participantes. Pero la gran sorpresa para la Curia romana fue encontrarse el texto completo de la trascripción magnetofónica en la pagina web del Vaticano. Es un modo nuevo y abierto de afrontar los problemas. El Papa se alegraba por el aumento de vocaciones sacerdotales en África, pero confesaba también cierta tristeza, porque al menos una parte va al seminario con la esperanza de una promoción social. Al hacerse sacerdotes consiguen casi el rango de jefes de tribu, son privilegiados, tienen otra forma de vida, etc. Los obispos deben estar muy atentos. No deben contentarse con tener muchos sacerdotes en el futuro. Deben analizar cuáles son realmen- te las auténticas vocaciones, discernir entre la cizaña y el trigo Crisis vocacional Faltan vocaciones en Occidente, un mundo cansado de su propia cultura prisionero de un racionalismo que se cierra en sí mismo En ese clima, las grandes Iglesias parece que se están muriendo. Sucede sobre todo en Australia, también en Europa, un poco menos en Estados Unidos. En cambio, crecen las sectas, que se presentan con la certeza de un mínimo de fe, pues el hombre busca certezas En nuestros días, las grandes Iglesias tradicionales protestantes se encuentran en una crisis profundísima. La Iglesia católica no está tan mal pero, naturalmente, comparte el problema de nuestro momento histórico El Papa reconoce que no hay un sistema para hacer un cambio rápido. Debemos seguir avanzando para salir de este túnel con paciencia, con la certeza de que Cristo es la respuesta y de que al final resplandecerá de nuevo su luz Entre tanto, a la gente, sobre todo a los responsables del mundo, la Iglesia les parece un poco anticuada; nuestras propuestas no les parecen necesarias Pero, al menos, cada vez resulta más claro que sólo los valores morales y las convicciones fuertes dan la posibilidad, aunque con sacrificios, de vi- Un sacramento sin fe Para el Papa, se trata de un gran sufrimiento. Cuando era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, invité a diversas Conferencias episcopales y a varios especialistas a estudiar este problema: un sacramento celebrado sin fe. No me atrevo a decir si realmente se puede encontrar aquí un momento de invalidez, porque al sacramento le faltaba una dimensión fundamental. Yo personalmente lo pensaba, pero los debates que tuvimos me hicieron comprender que el problema es muy difícil y que se debe profundizar aún más. Dada la situación de sufrimiento de esas personas, hace falta profundizarlo. En cualquier caso, aunque no pueden acudir a la Comunión sacramental, no están excluidos del amor de la Iglesia y del amor de Cristo El Papa insiste en que amamos a estas personas, que sufren también por nosotros. Asimismo debemos sufrir con ellas, porque dan un testimonio importante. Sabemos que cuando se cede por amor, se comete una injusticia contra el Sacramento, y la indisolubilidad aparece siempre menos verdadera. En las Iglesias ortodoxas, puestas muchas veces como ejemplo, existe la posibilidad de volverse a casar. Pero sólo el primer matrimonio es sacramental. Los demás no son sacramento, son una forma reducida. Pueden recibir la comunión, pero como misericordia El cardenal Herranz celebra en Madrid sus bodas de oro sacerdotales El cardenal Julián Herranz, presidente del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos y purpurado español con mayor responsabilidad en la Curia romana, cumple mañana 50 años de sacerdote. En una carta a sus amigos, el cardenal afirma que lo celebrará en mi querida tierra de España y en la ciudad donde fui ordenado junto con otros 35 diáconos del Opus Dei, entre ellos el actual Obispo Prelado, el querido Mons. Javier Echevarría El cardenal andaluz (Baena, 1930) adelanta: El 7 de agosto a las 19 horas celebraré la Santa Misa en la misma iglesia de la Concepción de Nuestra Señora (calle Goya, Madrid) donde fui ordenado en circunstancias inolvidables Doctor en Psiquiatría y en Derecho, Herranz manifiesta su gratitud por la inmensa gracia de haber convivido 22 años con un fundador santo, Josemaría Escrivá, y de haber colaborado veintisiete años en la Santa Sede con Juan Pablo II