Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid SÁBADO 6 8 2005 ABC Fin de semana musical en Pozuelo de Alarcón La música será la protagonista este fin de semana en la localidad de Pozuelo. La Plaza de la Coronación acogerá a partir de las diez de la noche el polivalente Baile Español de Carmen Cantero, quien intentará dar frescura a todos los asistentes con su amplio repertorio de jotas, danza española, flamenco y boleros. El ballet de Carmen lleva trabajando por mantener vivas nuestras costumbres desde 1997. Homenaje a Luigi Boccherini en el VIII Festival de Teatro Clásico El Real Coliseo de Carlos III, en San Lorenzo de El Escorial, acoge desde ayer el VIII Festival de Teatro Clásico de la Comunidad. Este evento estival se compone de nueve espectáculos, seis de los cuales serán de teatro y los otros tres de música, éstos en homenaje a Luigi Boccherini. La compañía Producciones Amara es la encargada de inaugurar el festival con La vida es sueño de Calderón. Denuncian a Fomento por destruir parte del muro de El Escorial La Asociación Entorno Escorial presentó ayer una denuncia ante la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad contra el Ministerio de Fomento, por destruir 100 metros del muro histórico que rodea El Escorial y que data de la época de Felipe II, con las obras de ampliación de la A- 6. Según la denuncia, los destrozos afectaron a al menos cien metros de la cerca de El Escorial Año tras año las colas se siguen formando frente a Casa Hernanz. El éxito de este pequeño negocio de la calle de Toledo ha despertado el interés del prestigioso New York Times Las rentables alpargatas de los Hernanz TEXTO: HENAR DÍAZ FOTO: DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Junto a los restaurantes más castizos aún conviven en la Plaza Mayor y alrededores decenas de establecimientos centenarios. En el número 18 de la calle de de Toledo se ubica una de estas tiendas de toda la vida cuya longeva existencia y su peculiar negocio le ha valido para que el prestigioso New York Times le dedique un espacio en sus páginas. La pequeña tienda en cuestión es Casa Hernanz, una alpargatería que regentan los hermanos Jesús y Antonio Hernanz. Se trata de un negocio más que centenario pues cuenta Jesús que sus antepasados lo abrieron allá por 1845: Cuando se acabe este mogollón de trabajo que tenemos ahora me gustaría acercarme al Ayuntamiento para conseguir la primera licencia de apertura afirma orgulloso este her- mano. Aunque un cartel señala en la puerta que la tienda se cierra a las 13.30, ya son las 14.15 y acaba de echar el cerrojo: si no cierro, aquí siguen entrando comenta Jesús mientras una mujer le convence para que le despache el último par de alpargatas: Es que vengo de la carretera de Burgos y si no, me va a tocar pasar por aquí otro día Colas ante la puerta No es que hoy sea un día especial, según Jesús Hernanz durante la época estival suelen ser muy frecuentes las colas ante la puerta: Siempre hay bastante trabajo, aunque en verano se llega a duplicar o incluso triplicar Aún así, afirma Jesús que ha sido en los últimos años cuando se ha disparado la venta de estas zapatillas, hemos llega- Turistas y madrileños hacían cola ayer frente a la alpargatería do a vender más de 600 pares en un día fuerte Satisfecho de que su negocio vaya viento en popa este hermano se sigue sorprendiendo de cómo un calzado que, hasta finales de los años sesenta era utilizado por los trabajadores rurales y las clases más pobres- antes quien usaba alpargatas era porque no se podía comprar unos zapatos se haya convertido ahora en un complemento imprescindible para el verano. Siempre hay bastante trabajo, aunque en verano se puede llegar a duplicar, o incluso triplicar Desde su pequeño negocio, los hermanos Hernanz también han sabido adaptarse al mercado global deñas en un objeto de lujo digno de poner en los pies de las grandes estrellas del momento: Jacqueline Kennedy o Marilin Monroe fueron algunas de las admiradas mujeres que se calzaron este popular y entonces sencillo artículo español. A partir de este redescubrimiento el humilde calzado comenzó a modernizarse. Aunque continuaba conservando lo básico, que era su planta hecha de esparto- -ahora yuta- la sandalia sufrió sustanciales modificaciones para adaptarse a la moda: surgieron las cuñas, las plataformas, las suelas torcidas, las más chatas y las que termina- Un gran redescubrimiento Para las alpargatas ya no hay un tipo de cliente específico: Aquí vienen desde el más pijo hasta el más pintas, desde el más joven hasta el más anciano comenta Jesús que define este producto como un bien de consumo generalizado del que puede disfrutar todo tipo de público. Para entender este fenómeno hay que remontarse a la década de los sesenta, cuando el gran diseñador Yves Saint Laurent redescubrió este calzado de la mano de una estirpe de alpargateros catalanes: la familia Castañer, quienes desde 1776 han dedicado su vida a elaborar estas sandalias. Fue el modisto francés quien consiguió convertir las tradicionales espar-