Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 6 8 2005 29 Madrid La mayor tuneladora del mundo se prepara ya para el soterramiento de la M- 30 Los accidentes laborales se cobran tres vidas en la Comunidad en menos de veinticuatro horas Uno de los fallecidos cayó desde una altura de 20 metros al partirse en dos la cuerda que le sujetaba b La cifra de muertos por siniestra- lidad laboral se eleva a 90 en lo que va de año, según denuncian los sindicatos. Jóvenes e inmigrantes, los más vulnerables JUAN SUÁREZ DE LEZO MADRID. Una mañana trágica fue la que se vivió ayer en los distritos de Moncloa- Aravaca y San Blas. Dos trabajadores fallecieron cuando desempeñaban su función laboral, y un tercero murió en el Hospital 12 de Octubre después de que el pasado jueves fuese herido de gravedad al ser aplastado por las vigas de una obra, en la localidad de Las Rozas de Puerto Real. A primera hora de la mañana y en la calle de Septiembre (San Blas) un trabajador de 23 años, al parecer de origen marroquí, perdió la vida después de golpearse la cabeza, por causas que aún se desconocen, contra un toro mecánico, -aparato cuya función es la de trasladar mercancía o material- Al lugar de los hechos se desplazó una UVI móvil del Summa. El fallecido presentaba un traumatismo craneoencefálico severo y pereció sin que los servicios de emergencia pudiesen hacer nada para reanimarle. La empresa para la que trabajaba la víctima se dedica al reciclaje de papel. Horas más tarde, en el número 63 de la calle Blasco de Garay (distrito Moncloa- Aravaca) un joven de 22 años se precipitó al vacío cuando pintaba un patio interior junto a otros dos compañeros. El operario se encontraba entre los pisos cuarto y quinto sujeto tan sólo a una cuerda cuando sucedió el trágico accidente. En ese momento pintaba la fachada junto a uno de sus compañeros. Al parecer, y según relata uno de los vecinos, el joven, de origen sudamericano, se disponía a descender cuando la cuerda se partió en dos. Tras la brutal caída, el pintor sacó las pocas fuer- zas que le quedaban para gritar pidiendo ayuda, pero tras 20 minutos de agonía los servicios de emergencia no pudieron hacer nada por salvar la vida del accidentado. Presentaba un traumatismo craneoencefálico y otras lesiones de base asociadas, indicaron fuentes de Emergencias Madrid. Tres coches de la Policía se trasladaron al lugar para tomar testimonio a los testigos. Sus compañeros del fallecido fueron trasladados a las dependencias policiales, donde se les tomó declaración de lo ocurrido. Algunos vecinos no se extrañaron de lo sucedido debido a la escasa seguridad con la que trabajan estos operarios. Sin andamios y tan sólo sujetos a una cuerda que les suspendía en el aire explicaron. Uno de los vecinos calificó esa sujección de una medida ridícula para asegurar la vida de los operarios que pintaban el edificio ¿Hay poca seguridad? Tras lo sucedido, Comisiones Obreras fue tajante y exigió sanciones para las empresas que incumplen las normas de salud laboral. Según el sindicato, el número de muertos en accidente laboral asciende a 90 en lo que va de año. Unas cifras que demuestran que la siniestralidad laboral sigue sin descender, siendo la construcción el sector más afectado y los jóvenes y los inmigrantes los más perjudicados Estos hechos, según explicó Carmelo Plaza, secretario de Salud Laboral de CC. OO. se deben, en su mayoría, a la falta de medidas de seguridad; a la no aplicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales; al no cumplimiento de los convenios; a la poca o nula formación, a la precariedad laboral y a la subcontratación. Unos siniestros, los sucedidos en menos de 24 horas, que aún se están investigando para determinar si han sido originados por falta de seguridad o por la escasa precaución tomada por los trabajadores. El fallecido quedó tendido en el suelo, en la esquina derecha de la imagenDANIEL G. LÓPEZ Un impedido muere carbonizado al quedarse dormido mientras fumaba M. J. Á. MADRID. Una imprudencia, unida a su discapacidad, le costó la vida a un hombre de 56 años. Sucedió en su chalet situado en la finca La Montería de Torrelodones. El incendio se originó cuando Enrique, la víctima, que tenía dificultades para hablar y para mover piernas y brazos se quedó dormido mientras fumaba, según indicó un empleado. El cigarrillo prendió el colchón y el infortunado fue alcanzado por las llamas. Un fuerte olor a quemado despertó a una de las encargadas del servicio doméstico. Procedía del cuarto de su jefe. Se levantó e intentó abrir la puerta. Una densa humareda le impedía respirar. Asustada, pidió ayuda a los vigi- lantes quienes decidieron avisar al 112. Eran las 2.15 horas. Los médicos del Summa solo pudieron certificar su muerte: estaba carbonizado de cintura para arriba. Dos dotaciones de bomberos sofocaron las llamas, y dos mujeres, de 46 y 52 años fueron hospitalizadas tras ser atendidas por intoxicación por inhalación de humo.