Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 SÁBADO 6 8 2005 ABC Nacional Cuando estaba sujetándole la cabeza, el detenido me palpó la pistola; hubo que atarle los pies El guardia en prácticas declara que el detenido estuvo 15 minutos boca abajo considera que lo mínimo que se podía hacer es suspender de sus funciones a los nueve imputados y exige que no haya un trato de favor CRUZ MORCILLO MADRID. Cuando estaba sujetándole la cabeza, el detenido me palpó la pistola y en ese momento me retiré y siguieron agarrándolo entre cuatro compañeros En total pasaron unos 40 minutos desde que yo llegué al cuartel y vi al individuo agarrado al palo de la bandera hasta que nos dimos cuenta de que había perdido el conocimiento y mi compañero intentó reanimarlo. En ese momento llegó la ambulancia con el equipo de descarga, que no tenía batería Estas son algunas de las manifestaciones, a las que ha tenido acceso ABC, que realizó ayer ante la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Roquetas el guardia en prácticas imputado tras la muerte en ese cuartel de Juan Martínez Galdeano. Junto a él declararon otros dos compañeros a lo largo de unas cuatro horas. Los tres, según el abogado de la defensa, Gustavo Arduán, coincidieron en los testimonios aportados el miércoles por sus compañeros y reiteraron que no pudieron utilizar otros medios distintos para reducir al detenido dada su violencia. La mayoría de los guardias sólo se valió de sus manos y su fuerza física Según el letrado, estamos sufriendo las consecuencias del juego político practicado por quienes tienen intereses distintos a la verdad y la justicia b La familia de la víctima Los detalles de la autopsia Golpes en la cara En la región fronto- facial son evidentes numerosos golpes, apareciendo hematomas externos bien visibles sobre la frente, el pómulo y el ojo derecho Presión en el cuello En la región cervical observamos una excoriación submandibular que indica que se ha ejercico presión directa sobre el cuello Rotura en el esternón Aparece una zona extensa infiltrada de sangre que rodea a una fractura transversal en el esternón. El mecanismo más probable de producción es ejerciendo una contusión sobre pecho o espalda Con forma de porra A nivel lateral izquierdo del tórax aparecen lesiones (equimosis y hematomas) con la forma de una defensa (porra) con un número de golpes entre tres y cinco Lesiones de arrastre A nivel de extremidades, aparecen lesiones que indican forcejeo, caída en codos y rodillas y arrastre por el suelo del detenido- El alumno explicó que esa tarde, en torno a las 16.30, iba a recoger a un detenido a la Policía Local cuando vieron a las puertas del cuartel a un grupo de personas de etnia gitana profiriendo amenazas de muerte contra un individuo agarrado al mástil de la bandera Dos agentes intentaban tranquilizar a Juan Martínez, quien había tenido un incidente de tráfico por el que lo perseguían. Juan se soltó del palo y volvió a engancharse, momento en el que llegó el teniente según la declaración del alumno. Consiguen que entre en la oficina de denuncias donde lo detienen por desobediencia a la autoridad y lo engrilletan entre varios funcionarios en medio de una fuerte resistencia. El arrestado les dice que los va a matar y pide ir al baño. Le sueltan una de las esposas y lo acompañan, mientras que al guardia en prácticas le ordenan traer un vehículo para trasladar al detenido a la Policía Local. El agente relató con detalle a la juez la escena del coche, en la puerta del cuartel, incluidos los sucesivos forcejeos que se produjeron entre el arrestado y varios funcionarios y durante los cuales Juan se golpeó con un zócalo de la parte trasera según la declaración. El detenido pide que le echen agua y promete que cejará de dar golpes si acceden. Pero no fue así, sino que salió corriendo, tropezó y se ca- yó En ese instante, llega el teniente con un objeto en la mano, una defensa extensible, no vi ninguna eléctrica, pero no sé si la llevaba El mando ordena a sus subordinados que se aparten y golpea con el bastón al detenido en las piernas, mientras los otros agentes sujetan al arrestado. El guardia admite que cuando estaba sujetándole la cabeza, me palpó la pistola y entonces me Doce horas en el Juzgado Los tres agentes, que llegaron a las dependencias judiciales a las nueve de la mañana, aunque no empezaron a declarar hasta la una, seguían en el interior de los Juzgados pasadas las nueve y media de la noche ante la avalancha de cámaras de televisión que, apostadas a las puertas, intentaban captar la imagen de los funcionarios. También acudieron familiares del fallecido. El agente en prácticas, que ha sido suspendido por tres meses en lugar de seis dado que aún no es militar, relató a la juez lo ocurrido durante una hora y cuarto en el cuartel de Roquetas el 26 de julio y aportó algunas novedades respecto a las anteriores manifestaciones de sus compañeros- -dos de ellos habían resultado heridos en el forcejeo y se trasladaron al centro de salud, por lo que no presenciaron la muerte El caso de Roquetas aumenta las discrepancias entre Bono y Alonso y silencia a Arruche ABC MADRID. El sorprendente silencio del director general de la Guardia Civil, Carlos Gómez Arruche, sobre el caso de Roquetas, tras las únicas declaraciones realizadas el miércoles y que han sido duramente criticadas, se atribuye en fuentes del Instituto Armado a órdenes directas del ministro del Interior, José Antonio Alonso, que ha pedido que nadie hable hasta su comparecencia el próximo jueves en el Congreso. Según estas fuentes, el caso de Roquetas ha elevado la mal disimulada tensión que existe entre Interior y Defensa por la falta de entendimiento entre los titulares de ambos Ministerios y, de paso, ha salpicado al director ge- Carlos Gómez Arruche CHEMA BARROSO neral de la Guardia Civil. Antes de las declaraciones de Arruche en las que señaló que el expediente del teniente al mando estaba inmaculado ya se produjo un episodio de evidente desacuerdo entre éste y Alonso. La culpa esta vez, fue de las medidas disciplinarias. El máximo responsable del Instituto Armado ordenó abrir un expediente disciplinario por falta muy grave al teniente de Roquetas 48 horas después de la muerte de Juan Martínez, nada más conocer que presuntamente había utilizado dos defensas, una eléctrica y otra extensible, en el altercado del cuartel. Esa medida suponía la suspensión de funciones del mando por un periodo de tres meses.