Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 Los Veranos VIERNES 5 8 2005 ABC EN PORTADA LA ISLA Adán y Eva, y la manzana clonada EE. UU. 125 minutos Director: MMichael Bay Intérpretes: Ewan McGregor, Scarlett Johansson E. RODRÍGUEZ MARCHANTE A Ewan McGregor es la pareja cinematográfica de Scarlett Johansson en su última película (Viene de la página anterior) ra recomponerse, por lo que debía volver a interpretar la escena con unos dolores terribles. -La película trata sobre clones humanos. ¿Ha deseado alguna vez tener un clon? ¡Si tuviera uno no tendría que participar más en estos rollos de la prensa! (risas) Podría dormir tranquila en el hotel, desayunar huevos y ese tipo de cosas. Les dejaría a ellos las tareas caseras, como doblar la ropa. Les haría caminar por ahí con atuendos distintos para ver qué tal me quedan. Les haría posar, ir a hacer la compra, cambiar los rollos de papel higiénico; todas las cosas que no me gusta hacer. Me aprovecharía de ellos para controlarme a mí misma. -Hace mucho que trabaja sin descanso. ¿Piensa tomarse también algún respiro? -Sin duda, quiero hacer un descanso prolongado, lo necesito desesperadamente. El problema es que, cuando empiezo a relajarme, llega un momento en el que me pongo muy nerviosa. Tal vez debería viajar a alguna isla muy apartada. Entonces tendría sesiones tranquilas y tediosas conmigo misma, en las que pensaría sobre las razones por las que no estoy trabajando. Me resulta muy difícil coger vacaciones. ¿Cree que puede llegar a un punto en el que esté tan satisfecha consigo misma así que es importante no perque sea capaz de retirarse a mitir que lo ocurrido influya una isla solitaria? en tu vida diaria. -No, siempre iré en busca de- -Ahora que hablamos de la plena satisfacción. CualLondres, ¿ha podido ver a quier otra cosa sería muy abuEwan McGregor en su obra rrida. Seguro que está bien de teatro Guys and Dolls sentirse satisfecho, pero siem- -Es una obra fantáspre quiero conservar tica, Ewan está magla curiosidad. Llega Ewan nífico. Es un actor un momento en la viMcGregor muy polifacético. da en el cual formas tiene tres Me sentí muy orguuna familia y eres fegrandes llosa de él, es increíliz de esa manera, peble. En realidad tiero eso no es lo que tendones: go planeado. Auncantar, bailar ne tres dones: cantar, bailar y actuar. que, claro, esto lo diy actuar -Volviendo al tego ahora que tengo 20 ma de La Isla: alguaños. Si me haciera la nas escenas se rodaron con misma pregunta dentro de 35, croma Tras su trabajo en probablemente le responderé Star Wars Ewan McGreque finalmente quiero llevar gor ya debe de ser todo un una vida más cómoda. Pero, profesional. ¿A usted le rede momento, veo las cosas de sultó difícil? otra forma. -Para mí sí que fue agotador. -Actualmente está rodanEs muy duro, especialmente do con Woody Allen en Loncuando tienes que imaginarte dres. ¿Siente algún recelo que corres para salvar tu vida después de los atentados? y junto a ti está el resto del- -En absoluto. En Londres equipo comiéndose un bocadime siento muy bien y la ciullo. dad es tan segura como cual- -La película transmite quier otro lugar del mundo. también un mensaje acerca El espectáculo debe contide la clonación. ¿Qué opina nuar y la gente sigue con su usted de ello? vida. Rodamos todo el tiempo- -No creo que las películas deen el centro de la ciudad. Estuban contener mensajes. No ve en Nueva York durante los elijo mis proyectos en funatentados del 11- S. El sentición de su mensaje. Cuando almiento de unidad de la gente guien va al cine y paga siete fue increíble, así como la aceuros por una entrada, y quituación de la Policía y de los zá algo más por unas palomibomberos. En Londres no es tas, lo que busca es entretenimuy distinto. Cuando sucemiento. No me parece que las dió, la gente reaccionó muy películas deban ser siempre rápido. Algo así es suficiente grandes tratados de buenas para pensar: Todo volverá a costumbres. Aquello no tarda ir bien De todos modos, la en volverse moralizante y amenaza está en todas partes, aburrido, sobre todo cuando la moralidad resulta demasiado evidente. -Usted goza cada vez de más éxito. ¿Tiene miedo de lo que pueda leer en el futuro sobre sí misma en la prensa rosa? -Nunca he tenido grandes expectativas. Cuando era más joven, siempre albergué la esperanza de poder ser actriz el resto de mi vida. Nadie hubiera podido pronosticar todo este éxito y fama. No me preocupa la prensa rosa y, por ello, tampoco leo lo que escriben sobre mí. Sólo conozco de oídas lo que se dice. A veces alguien me envía un artículo por fax. No me hace bien leer esas bobadas. No reacciono ante nada de lo que escriben, ya sea cierto o no. Dejo que todo se arregle por sí solo, excepto si un artículo surge de la nada y es muy hiriente. Si eso llegara a ocurrir, tendría que actuar. ¿A quién acude cuando necesita un consejo sobre su trabajo? -A mi madre. Ella ha visto todas las películas en las que he trabajado. Tiene una sabiduría increíble, podría ser tranquilamente historiadora del cine. Además tiene muy buen gusto y se preocupa por mí de forma adorable. Yo confío en ella y ella confía en mí, lo cual genera una excelente relación tanto personal como laboral. Mi madre quiere que me dedique a lo que me haga feliz. No se puede pedir más de unos padres. Eda Die Welt cabamos de ver en los periódicos la foto de un perro clonado que se llama Snoopy, que menea la cola y sabe decir guau. No deberíamos considerar, por lo tanto, muy de ciencia ficción la trama de La Isla una película dirigida por Michael Bay que presenta un mundo envuelto en celofán y en el que la clonación, naturalmente sólo de uso terapéutico, es el hilo conductor de la intriga. Los protagonistas son dos individuos entre los miles que viven plácida y tontamente en esa sociedad pura, oxigenada y sin problemas, cuyos miembros esperan por un ridículo sorteo su traslado a la isla, el único lugar paradisíaco que queda en una tierra contaminada e irrespirable tras el gran desastre ecológico final. Ewan McGregor y Scarlett Johansson encarnan al Adán y a la Eva de esta otra historia del mundo; ellos se hacen las preguntas típicas, ¿de dónde venimos? ¿a dónde vamos? y en un fragor de planos y de acción trepidante se cambia de mundo, de paisaje, de preguntas y casi de película La Isla es, en efecto, dos películas en una) Dentro del cine actual, donde lo único realmente sorprendente es la fuerza de los aires acondicionados, tiene mucho mérito lo que consigue Michael Bay en algunos momentos de su película: sorpresas visuales y algún que otro regate argumental de cierto interés. No deja de ser La Isla uno de esos productos señuelo para la taquilla, con sus hermosas estrellas y sus escenas espectaculares, persecuciones incesantes y prometedores idilios, pero, por algunos momentos, podría haberse hecho pasar por todo eso y algo más, al apoyarse su argumento en la capa de polémica que recubre todo ese mundo científico que se abre ante nuestro futuro, en especial el relacionado con la genética y sus ligaduras legales. Aunque aquí, la gran pregunta es otra: ¿Ya sabemos que se puede clonar a Snoopy, vale, pero que pasa con Scarlett Johansson?