Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 Deportes FIGO DICE ADIÓS A DIEZ AÑOS EN LA LIGA ESPAÑOLA VIERNES 5 8 2005 ABC El portugués, con el brazalete de capitán azulgrana; fue su líder dentro y fuera del campo JORDI ROMEU MIGUEL BERROCAL La Copa de Europa (en la imagen) y la Copa Intercontinental eran retos que cumplió en el Real Madrid En el Barcelona alcanzó su apogeo como futbolista a escala internacional y en el Real Madrid confirmó su rendimiento al más alto nivel con la conquista de los títulos internacionales que le faltaban en su carrera Luis Figo, una década prodigiosa y dos despedidas amargas TEXTO: TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. Llegó al fútbol español en 1995 y ofreció al aficionado un estilo particular. Fichó por el Barcelona y rápidamente demostró que el estrellato no se pelea con el trabajo. Se vistió de azulgrana y dejó claro que la clase puede casarse con la constancia. Se convirtió en el jugador de alto nivel más regular de nuestra Liga. En el Camp Nou, al principio, les dio reparo afirmar que era el mejor, porque allí estaban Ronaldo y Stoichkov para llevarse los laureles. Pero Luis Filipe Madeira Caeiro, Figo (Lisboa, 4- 11- 72) lo era. El que siempre rendía, el que nunca fallaba. En el Barça, sin embargo, le faltaron los cetros acordes con su standing reconocido más tarde con el Balón de Oro 2000. Era uno de los más grandes y Florentino Pérez le convenció para intentar conquistarlos en el eterno rival azulgrana, el Real Madrid. Llegó, vio y venció. El conjunto blanco supuso su consolidación internacional. Conquistó la Champions y la Copa Intercontinental. Reeditó durante otro quinquenio esa voluntad adornada de regate, fintas, centros y goles. Pero todo se acaba. Ahora, a sus 32 años, después de diez años al máximo nivel en los dos clubes más grandes de nuestro balompié, ha dicho adiós al fútbol español. La edad no perdona y Luxemburgo no le quería en su plantilla. El Inter es la solución. El punto final de diez años inolvidables. se que sólo albergan los elegidos para desbordar y obtener un centro medido. Los defensas conocían su finta y no lograban evitarla. Es la diferencia entre los grandes y el resto. El Barcelona 95- 96 se contraba en fase de renovación y saldó el curso con la Supercopa de España. Perdió la final de Copa ante el Atlético de Pantic, que se adjudicó el doblete. La temporada 96- 97 supuso el comienzo de la consolidación de un equipo que alcanzaba el nivel que había enseñado el portugués. Jugaba al lado de Luis Enrique, de Sergi y de Abelardo y lideró esa lista de futbolistas destacados por su entrega. La diferencia es que Figo añadía la calidad. Ese matrimonio de virtudes fue inigualable. Ronaldo y Stoichkov le acompañaban en el ataque y el brasileño recibía los laureles como después se los adjudicaría Rivaldo en el trienio 97- 00, pero Figo era la clave, el rendimiento pleno, el más completo. Aquel Barcelona 96- 97 conquistó la Recopa, la Supercopa europea y la Co- pa. Era el estreno de una época triunfal. Ronaldo se marchó al Inter en el verano de 1997, llegó Rivaldo y la conexión de calidad con Figo ofreció un compendio de fútbol de ataque que recordó al dream team 90- 94. El Barcelona se proclamó campeón de Liga y de Copa 97- 98 y mantuvo su dominio en la Liga 98- 99, con Kluivert como nuevo apoyo ofensivo (15 goles) Rivaldo era el primer referente rematador (19 tantos en la Liga 97- 98, 24 en la siguiente) y Figo era quien abría las defensas para que el brasileño y el holandés se apuntarán los premios de su creatividad. Cambia a Gaspart por Florentino El Deportivo impidió a los azulgrana repetir el éxito en la campaña 99- 00. Mientras el portugués rayó como era habitual, al máximo nivel, el equipo no estuvo a su altura. Luis se sintió solo en su rendimiento. Rivaldo se lesionó y ofreció su actuación más floja en la entidad. Subcampeón de Liga, el adiós de José Luis Núñez y la oferta de Florentino Pérez hicieron reflexionar a Figo. Fichar por el eterno enemigo no era imposible. El luso estaba descontento por su valoración económica en el Barcelona. Rendía más que nadie y Joan Gaspart no le ofrecía el aumento que la entidad le había prometido. La aparición de Florentino Pérez se produjo en el momento oportuno. El candidato a la presidencia madridista le propuso un contrato de seis millones netos anuales. Fue la bandera de Pérez para derrotar a Lorenzo Sanz en las elecciones del 16 de julio de 2000. Ganados los comicios, Figo tuvo que aceptar la propuesta. Ya no se podía echar atrás, aunque posiblemente cuando se comprometiera con el todavía candidato no pensara que fuera a ganar y Pérez abonó su cláusula de rescisión, 60,27 millones de euros, más 9 de IVA. Luis fichaba por aquel equipo contra el que cantó blancos, cabrones, nosotros somos los campeones cuando celebró la Liga 98- 99. Siete títulos de azulgrana Títulos: 2 Ligas (97- 98 y 98- 99) dos Copas (97 y 98) una Recopa (96- 97) y una Supercopa de Europa (97) y una Supercopa de España (96) 95- 96: 35 partidos de Liga (5 goles) 10 de Copa de Europa (3) y 7 de Copa. 96- 97: 36 partidos de Liga (4 goles) 8 de Copa de Europa (1) y 4 de Copa (1) 97- 98: 35 partidos de Liga (5 goles) 7 de Copa de Europa (1) y seis de Copa. 98- 99: 34 partidos de Liga (7 goles) 6 de Copa de Europa (1) y 4 de Copa. 99- 00: 32 partidos de Liga (9 goles) 13 de Copa de Europa (5) y 4 de Copa. Balón de Oro: 2000. ...Y otros siete de blanco Títulos: Una Copa de Europa (02) una Copa Intercontinental (02) dos Ligas (00- 01 y 02- 03) una Supercopa de Europa (02) y dos de España (01 y 03) 00- 01: 34 partidos de Liga (9 goles) y 14 de Copa de Europa (5) 01- 02: 28 partidos de Liga (7 goles) 11 de Copa de Europa (3) y 6 de Copa (1) 02- 03: 33 partidos de Liga (10 goles) 15 de Copa de Europa (2) y uno de Copa. 03- 04: 36 partidos de Liga (9 goles) 10 de Copa de Europa (2) y 6 de Copa (2) 04- 05: 30 partidos de Liga (2 goles) 8 de Copa de Europa y 2 de Copa. Jugador mundial FIFA: 2001. La Copa de Europa, el reto La Copa de Europa era el argumento deportivo de Figo para dar el golpe de estado. Su celebridad futbolística se merecía el título más grande y vislumbraba que en el Barcelona no lo conseguiría. El Real Madrid le brindaba la gran ocasión para aprobar las asignaturas pendientes. El primer estandarte de la era Florentino ejerció como tal. El campeonato 00- 01 fue la Liga de Figo. El Madrid lograba un cetro que se resistía durante cuatro años. El primer intento europeo se quedó en las semifinales. Pero Luis observaba que, desde el Bernabéu, la Liga de Campeones se veía mucho La época azulgrana, su estallido La etapa azulgrana significó su explosión. Después de seis temporadas en el Sporting de Lisboa (89- 95) firmó por el Barcelona con 22 años y desplegó toda su brillantez. En el apogeo de sus condiciones físicas, combinó la rapidez con esa amalgama de regates que define su fútbol. Tenía la capacidad de driblar por el exterior o por el interior, esa cla-