Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Madrid VIERNES 5 8 2005 ABC Casi 400.000 mujeres vivirán solas en la Comunidad durante la próxima década En el año 2017 habrá 700.000 nuevos hogares, la mayoría de tipo monoparental principalmente al envejecimiento de la población y al cambio del modelo familiar y nuevas costumbres sociales ÁNGEL GARCÍA MORENO MADRID. Dentro de doce años, en 2017, la Comunidad de Madrid contará con entre 600.000 y 700.000 hogares más, pero la mayoría estarán integrados por una persona, especialmente mujeres. En concreto, el número de hogares con un solo miembro femenino, pasará en la región de los 237.084 contabilizados en 2002 a 357.304 en 2017. Así se desprende de un estudio elaborado por el Instituto Estadístico de la Comunidad presentado ayer por la viceconsejera de Economía, Concha Guerra, y por el director general de ese organismo, Jaime García Legaz. Según dicho informe, ése crecimiento elevado de hogares no se traducirá en familias de más miembros, sino que provocará que la mitad del incremento estará integrado tan solo por una o dos personas. Con este aumento se pasará del entorno de los dos millones de hogares que existen actualmente a una horquilla que abarcará entre los 2.520.000 y 2.630.000. Un crecimiento que, en términos porcentuales, supone entre el 31,2 y el 36,3 por ciento. b Esta situación se deberá Evolución social De esos casi 700.000 nuevos hogares, la mayoría obedecerán a la evolución que está registrando la población en sus nuevas formas de comportamiento, ya que el factor inmigratorio quedará en segundo lugar. En concreto, el 60 por ciento de aumento (alrededor de 410.000 hogares) se deberá al envejecimiento de la población y al cambio del modelo familiar, mientras que el 40 por ciento (unos 210.000) responderá únicamente a la llegada de nuevos inmigrantes o formación de nuevas unidades familiares por los extranjeros que ya están aquí. Varios factores explican, según se desprende del estudio, este mayor crecimiento del número de hogares que, sin embargo, va acompañado de un menor número de sus miembros. -Mayor autonomía de las personas de más edad. Se trata de sujetos que incrementan su esperanza de vida y son más independientes en su manera de vivir. Teniendo en cuenta que la esperanza de vida es mayor en las mujeres que en los hombres, crecerá más el número de hogares formados por las primeras. La mujer- -afirmó Concha Guerra- -será la persona de referencia de gran parte de las viviendas -Nuevos modelos sociales, Otro factor es el mayor número de hogares monoparentales como consecuencia de las nuevas fórmulas de convivencia y costumbres sociales. Ahora, los jóvenes se emancipan pero no se casan hasta unos años después. A ello hay que sumar el incremento de las rupturas matrimoniales. En concreto, del crecimiento de entre 600.000 y 700.000 hogares, la mayoría, es decir unos 410.000, se van a deber al envejecimiento de la población y a las rupturas matrimoniales; la emancipación antes del matrimonio y el efecto residual del baby- boom de mediados de los 60 y 70 que todavía estará creando hogares. -Inmigración. El hecho de que el factor de la inmigración sólo suponga el 40 por ciento se debe a que el estudio prevé que se frene este fenómeno, dados los altos niveles de población extranjera registrada en los últimos años. -Esperanza de vida. El incremento del número de viviendas monoparentales compuestos por mujeres se deberá en parte a la mayor esperanza de vida de ellas frente a los hombres, lo que provocará un aumento importante del número de viudas. Como conclusiones del estudio se pueden destacar la reducción sustancial del tamaño medio del hogar, que pasará de los 2,9 miembros por vivienda hasta los 2,5 miembros en 2017. En segundo lugar, que más del 50 por ciento de los domicilios tendrá entre uno y dos miembros mientras que solamente el 6 por ciento tendrá 5 miembros o más. FOTOS: DANIEL G. LOPEZ Viviré sola hasta que me pueda valer Lleva 15 años viviendo sola. Desde que se quedó viuda. Eugenia Sierra tiene 81 años y se las arregla bastante bien. Tengo un pulsador para avisar si me sucede algo y una trabajadora de servicios sociales me ayuda en las faenas domésticas tres días a la semana: limpieza, compra... No se pierde su paseo diario cada tarde. Se siente a gusto así porque estoy en mi casa. Lo peor son las noches aunque ya me he acostumbrado La compañía y el entretenimiento en esas horas se las proporciona la tele. Tengo una vecina que está siempre pendiente de mí y un hijo que vive muy cerca La visitan sus vástagos y sus amigas. Yo hasta que me pueda valer viviré así Disfrutas de más intimidad e independencia Silvia Álvarez asegura que ya esta acostumbrada a vivir sola, después de casi seis años. Afirma, sin embargo, que tampoco le costó mucho al principio, cuando se fue a vivir a la casa que le prestaron unos familiares. Siempre he sido una persona muy independiente y quería demostrar que podía valerme por mí misma A sus 33 años, esta ingeniera informática encuentra en este modo de vida más ventajas que inconvenientes: Nunca llegas a estar del todo sola, siempre vienen amigos y disfrutas de más intimidad Ahora se ha trasladado a un piso alquilado. Me planteé comprar uno propio pero es imposible, aunque el alquiler también es demasiado alto para una sola persona El resto del crecimiento de hogares hasta 2017, es decir 400.000 corresponderán a las demás coronas metropolitanas y municipios no metropolitanos. Dentro de ellos, la corona metropolitana sur registraría un incremento de hogares de, aproximadamente, unos 100.000 hogares. Por su parte, la corona metropolitana oeste, que actualmente tiene mucho menos población que la sur, crecería en el número de viviendas proporcionalmente mucho más. En concreto, hasta 70.000 hogares más. El resto de coronas metropolitanas registrarían un aumento de alrededor de 110.000. En cuanto a los municipios no metropolitanos su aumento es llamativo ya que crecerían en nada menos que 180.000. Las viviendas con menor número de miembros se localizarán en 2017 en el municipio de Madrid, con 2,4 personas de promedio, y los de mayor dimensión en la corona metropolitana oeste, con 2,81 personas. Además, hay que destacar que el informe señala que la capital sería el municipio con los hogares más pequeños (2,4 miembros por hogar) El mayor número de integrantes de las unidades familiares se producirá en la zona de la corona metropolitana oeste (2,81 miembros por hogar) Distribución territorial En cuanto a la distribución territorial, el estudio releva que la ciudad de Madrid registrará el menor crecimiento relativo en cuanto al número: solamente 250.000 más, una cifra pequeña ya que la capital supone el 55 por ciento de la población regional. El mayor crecimiento de unidades familiares se producirá en la corona oeste de la capital