Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 5 8 2005 21 Cherie Blair, acusada por la oposición y la prensa de lucrarse de su condición de primera dama Lula contraataca en medio del escándalo de corrupción y anuncia que se presentará a la reelección Dos mujeres, imputadas por obstaculizar las investigaciones AFP LONDRES. Dos mujeres fueron inculpadas ayer en Gran Bretaña en el marco de la ley antiterrorista por no revelar información a la policía tras los atentados fallidos del 21 de julio en Londres. Yeshshiembet Girma, de 29 años, y Muluemebet Girma, de 21, ambas residentes en el barrio de Stockwell, en el sur de Londres, tendrán que comparecer hoy ante el tribunal de Bob Street, en el centro de la capital inglesa. Las dos mujeres, que fueron detenidas el 27 de julio en el marco de la ley antiterrorista británica tras los atentados del 21 de julio, están acusadas de no haber revelado información que podría haber sido útil para arrestar a un sospechoso de terrorismo. Por otra parte, cabe destacar que el Gobierno estadounidense ha advertido a sus ciudadanos del riesgo de viajar a Gran Bretaña por el peligro de que se repitan los ataques terroristas. El texto oficial del Departamento de Estado fue emitido horas antes de salir a la luz el último vídeo del número dos de Al Qaida, que renueva sus amenazas no sólo contra Gran Bretaña sino también contra Estados Unidos. La recomendación del Departamento de Estado indica que hay suficientes indicios de que, a pesar de las detenciones que han seguido a los atentados de Londres, sigue existiendo un riesgo muy real de que puedan repetirse ataques. Ayman al Zawahri en el vídeo emitido ayer por la cadena árabe Al Yasira AP 25 millones por su cabeza Médico egipcio nacido en El Cairo en 1951, Ayman al Zawahri está considerado como número dos y principal ideólogo de la red terrorista Al Qaida. Algunos expertos estiman incluso que él es el verdadero líder del movimiento desde que su propio grupo armado y el de Bin Laden se fusionaron a finales de los 90. Al Zawahri es el segundo terrorista más buscado del mundo, después del saudí, y las autoridades norteamericanas ofrecen 25 millones de dólares por su cabeza. Su paradero se sitúa en Pakistán o en Afganistán. EPA A dos semanas de los atentados del 21- J, a cuatro de los del 7- J, unos seis mil policías de uniforme y de paisano patrullaron las calles de Londres en un impresionante despliegue de fuerza. El vídeo de Ayman al Zawahri, lugarteniente de Osama bin Laden, advirtiendo que habría nuevos atentados sobre la capital inglesa, supuso a media mañana una confirmación adicional sobre la necesidad del despliegue policial. El número dos de Al Qaida amenaza con ataques más sangrientos Bush afirma que el mensaje de Zawahri sitúa a Irak en el epicentro del terrorismo mundial b La cadena de TV Al Yasira Máxima alerta Conscientes de la inclinación del extremismo islámico por las fechas simbólicas, los jueves se han convertido en el día de alerta máxima de la semana inglesa. En escenas que empiezan a volverse familiares en una ciudad que no conocía las armas, los policías patrullaron ayer las calles y los medios de transporte pertrechados con ametralladoras Heckler y pistolas Glock 17. En los vagones y autobuses, policías de paisano se mezclaban con la multitud para identificar y neutralizar posibles atacantes suicidas. A pesar de que no había una alerta específica, se cancelaron los permisos de toda la Policía y se pidieron refuerzos de efectivos de las afueras de la capital. Dos hechos positivos alentaron a una ciudad agobiada por el fantasma de un nuevo atentado. El tramo de la línea Piccadilly que permanecía cerrado por los trágicos sucesos del 7 de julio, fue reabierto al público. En esa explosión, ocurrida entre las estaciones de Kings Cross y Russel Square, murieron 26 personas, casi la mitad del total de 56 víctimas fatales. Kings Cross pasó a simbolizar los atentados de ese día que tomaron lugar en cuatro puntos diferentes de la ciudad. En otro importante plano, ayer compareció por primera vez ante la Justicia británica un sospechoso de los atentados del mes pasado. Ismael Abdurahman fue acusado de no haber informado sobre el paradero de Hussain Osman, que permanece detenido en Roma, por el atentado en la estación de Sheperd Bush el 21- J. Bajo la ley antiterrorista, se debe informar a la Policía de cualquier actividad terrorista de que se tenga conocimiento tan pronto como sea posible La abogada de Abdurahman, Ann Faul, negó que tuviera ningún tipo de vínculo con el terrorismo difunde un vídeo en el que el lugarteniente de Bin Laden anuncia terribles consecuencias para EE. UU. y el Reino Unido ABC EL CAIRO. El número dos de la red terrorista Al Qaida, Ayman al Zawahri, reapareció ayer en televisión para advertir a EE. UU. y al Reino Unido de las terribles consecuencias que se avecinan si no retiran sus tropas de las tierras del Islam. De pie, ataviado con una túnica blanca y un turbante negro, el lugarteniente de Osama bin Laden prometió mucha más destrucción en Londres si el primer ministro británico, Tony Blair, prosigue con su actual política exterior. Blair os ha llevado la destrucción al centro de Londres, y os va a llevar más catástrofes, excepto si frenáis la agresión contra nosotros advirtió el islamista. Al Zawahri no asumió, sin embargo, la autoría de los atentados de la captial británica para su grupo, sino que se limitó a alabar a sus autores. El médico egipcio, considerado el principal ideólogo de la red que dirige e inspira Bin Laden, también amenazó a Estados Unidos, al que advirtió que tendrá cientos de víctimas si sus tropas no se retiran inmediatamente de Irak y Afganistán. El jeque Bin Laden os tendió una tregua y vosotros la rechazásteis. ¿Acaso no os adviritió que no podríais soñar con la seguridad hasta que exista seguridad en Palestina y todos los ejércitos infieles se retiren de nuestras tierras? añadió. El video fue retransmitido por la cadena Al Yasira que no ofreció ningún detalle sobre su grabación. Por su parte, el presidente norteamericano, George W. Bush, aseguró ayer, tras las amenazas de Al Qaida, que no retirará sus tropas de Irak. Las declaraciones de Al Zawahri dejan claro que Irak forma parte de esta guerra del terror. Nosotros estamos en ella y acabaremos nuestra misión en dicho país declaró Bush en su rancho de Texas, donde se encontraba reunido con el presidente de Colombia, Álvaro Uribe.