Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 VIERNES 5 8 2005 ABC Internacional La Policía de EE. UU. apunta que las bombas del 7- J habrían sido activadas con móviles Las nuevas evidencias vuelven a poner en duda que la intención de los terroristas fuera suicidarse b Conscientes de la inclinación del extremismo islámico por las fechas simbólicas, los jueves se han convertido en el día de alerta máxima de la semana inglesa MARCELO JUSTO SERVICIO ESPECIAL LONDRES. La investigación de los atentados de Londres vuelve a aportar nuevas y sorprendentes revelaciones, aunque una vez más la información llega del extranjero y no de Gran Bretaña, donde las autoridades guardan un cerrado hermetismo en torno a la labor policial. Según el comisario de la Policía de Nueva York, Raymond Kelly, los materiales utilizados en los atentados del 7 de julio eran lejía y otros productos de uso común como tintes de pelo que fueron almacenados en un refrigerador de uso industrial en Leeds, la ciudad al norte de Inglaterra donde vivían tres de los cuatro responsables de los atentados. Al principio se pensó que era material militar de alta calidad procedente del contrabando. No fue así. Parece que los terroristas obtuvieron el material en una tienda común y corriente dijo Kelly. El comisario de la Policía de Nueva York indicó que las autoridades británicas no estaban aún seguras si se había utilizado el mismo tipo de material en los atentados del 21- J. Según Raymond Kelly las bombas habían sido probablemente activadas por medio de teléfonos móviles. Es decir, el mismo método utilizado que en los atentados de Madrid. De verificarse esta hipótesis, arrojaría nuevas dudas sobre una de las principales líneas de la investigación del 7- J: que los cuatro responsables eran atacantes suicidas. Dudas policiales Desde el principio, esta hipótesis siempre tuvo varias lagunas, razón por la cual la Policía británica nunca la ha dado por segura. En primer lugar los cuatro tenían billetes de tren de ida y vuelta. Ninguno dejó un mensaje para explicar su acción, como suelen hacer los atacantes suicidas. Los cuatro llevaban todo tipo de documentos que permitieron su posterior identificación y dejaron más explosivos en dos automóviles aparcados en Luton, al norte de Londres. El comisario de la Policía de Nueva York obtuvo esta información de los especialistas estadounidenses en antiterrorismo que viajaron a Londres para Un policía con un perro inspecciona un vagón de metro, ayer en Russel Square Dos semanas después de los atentados del 21- J y cuatro de los del 7- J, unos seis mil policías de uniforme y de paisano patrullaron ayer las calles de Londres aprovechar informaciones de la investigación en su lucha contra el terrorismo. Las autoridades de Estados Unidos mantienen una gran preocupación ante las posibles vinculaciones internacionales de los grupos fundamentalistas. Según un portavoz de la Policía neoyorquina, las autoridades británicas autorizaron a Raymond Kelly a divulgar la información. MADRID. Mamá, tengo pensado ir a Londres con unos amigos a un seminario religioso, quizás me vaya por la noche y vuelva al día siguiente por la mañana Después, el joven Hasib Hussain, de 18 años, se echó a dormir en el sofá de su casa. Miércoles seis de julio. Ésta es una de las contradicciones que agigantan la sombra de la sospecha entre analistas e investigadores sobre la mente oculta que movió a los cuatro terroristas a sembrar Londres de cadáveres. ¿Títeres o muyahidines? Hacia este sentido apuntan las pesquisas realizadas por el Departamento de Policía de Nueva York que asegura que las bombas se activaron probablemente mediante teléfonos móviles a través de alarmas fijadas a las 8 horas y 50 minutos de aquellas fatídica mañana londinense. Dado el modus operandi empleado en los atentados suicidas tal mecanismo de actuación no precisaba de la utilización de los temporizadores que se encontraron en los escena- Muchas son las contradicciones que planean sobre el modus operandi del 7- J y nutren la hipótesis de que el cerebro de los atentados engañara a sus muyahidines ¿Mártires del yihad o verdugos traicionados? TEXTO: ANDRÉS TORRES rios de la tragedia. Este dato hace crecer la hipótesis de que la célula del 7- J fuera traicionada por una voz oscura que marcó los pasos de los cuatro asesinos siguiendo el patrón del 11- M: Dejad las bombas en el metro y abandonadlo; media hora después explotarán De este modo se explicarían las palabras de Hussain a su madre y el hecho de que todos los terroristas llevaran los carnés de identidad que conduje- ron a la Policía Británica hasta Leeds, donde se incautaron de gran cantidad de explosivos dispuestos a ser utilizados. Explicaría la ausencia de un vídeo reivindicativo, habitual en la actuación de este tipo de comandos en Irak o Palestina. Un documento de un valor propagandístico incalculable en la psique de los potenciales mártires yihadistas en Londonistán al ser protagonizado por jóvenes británicos. Ninguno gritó al inmolarse Alá es grande Otra evidencia que conduce, al menos, a la duda razonable: las mujeres de dos de los terroristas- -Mohamed Sidique Khan y Lindsay Germail- -estaban embarazadas. Esta posibilidad alumbraría asimismo el misterioso proceder de Hasib Hussain en Tavistock Square. Sorprendido, Hussain tuvo que coger el autobús porque el suburbano se cerró tras el triple estallido de las primeras bombas. El joven paquistaní sospecharía del engaño cuando el móvil comenzó a sonar y manipuló nervioso su mochila. Era demasiado tarde, había cavado su propia tumba. Existen al respecto macabros precedentes que avalan esta teoría. En Irak se encomendó a un muchacho saudí la misión de aparcar un camión junto a la Embajada jordana en Bagdad y huir. Cuando se detuvo hizo explosión la bomba adosada a su vehículo. El joven sobrevivió para poder dar testimonio de la traición del yihad.