Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión VIERNES 5 8 2005 ABC AD LIBITUM TRIBUNA ABIERTA JUAN G. COTINO FERRER CONSEJERO DE AGRICULTURA DE LA GENERALITAT VALENCIANA LA GRAN MUDANZA OSÉ Luis Rodríguez Zapatero dispone, como presidente del Gobierno, de un grupito de mandaderos que le hacen los recados más discretos. Entre ellos destaca José Blanco, gran especialista en la cata y cala de los estados de opinión. Siempre según las instrucciones del líder, su escudero dice aquello que le cuadra a la ocasión y, vista la respuesta, la doctrina se difumina y pasa al catálogo de los olvidos o, por el contrario, se pone en primer plano y marca el rumbo gubernamental. No es un sistema muy solvente para el equilibrio de un Estado; pero es el que hay y, con poco desgaste, a Zapatero le va sirviendo para seguir sentado en el machito, que es, parece, de lo M. MARTÍN que se trata. FERRAND En el ejercicio de tan difícil misión, Blanco ha repetido varias veces en los últimos días, en referencia a la situación vasca, que hay que conseguir la paz de una vez por todas y que para ello será necesario hablar con otras fuerzas Nunca es fácil descifrar los mensajes del secretario de Organización del PSOE; pero, con la contemplación de los movimientos coincidentes, puede deducirse que el mensaje, aparte del obvio, tiene dos destinatarios distintos y dos sentidos complementarios entre sí. Blanco le está diciendo al PNV, tan encorsetado con sus nuevas compañías de Gobierno, que es posible el entendimiento para que ERC, tan crecida en su situación de fuerza, entienda que no es necesario su apoyo para el sostenimiento de Zapatero en su mayoría minoritaria. A eso, a lo que los adictos llaman astucia mientras los espectadores más fríos lo valoramos como enredo, no se le puede quitar importancia en una política yerma de ideas y escasa de proyectos. Zapatero, por si acaso, prepara una gran mudanza. Cuenta con que su anclaje en las rocas del independentismo catalán puede ser sustituido por el amarre en los muelles del soberanismo vasco. La víctima sería, si llega a producirse el movimiento, Pascual Maragall; pero tampoco puede decirse, sin llegar a los límites de la calumnia, que Zapatero sea un sentimental de la política. Maragall ya consiguió, y de milagro, culminar el sueño de su biografía pública en la Generalitat. La vida sigue y Josep Lluís Carod- Rovira es demasiado caro, lo que podría llegar a disculparse, y demasiado incómodo como pedestal. El partido del lendakari Ibarretxe, atormentado en Vitoria por sus forzadas e indeseables compañías de Gobierno, puede relevar la función de ERC y salvarle a Zapatero el trámite del Presupuesto. No hay quien dé más para una política de día a día y parcheo continuo. La otra, la grande, la de soluciones duraderas y horizontes definidos y ciertos, es algo que no se lleva, por falta de personal, en una Europa cansada, en buena medida corrupta, instalada en la comodidad mejor que en la exigencia y en la que la excelencia, de buscarse, se reduce a la selección del vino para el almuerzo. J EL ESTATUTO VALENCIANO Y EL AGUA El artículo 20 del reformado Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valencia garantiza suficiente agua de calidad Si la política de desaladoras daña el medioambiente, la solución- -afirma el autor- -tiene un nombre, que no es otro que trasvase del Ebro A ha sido depositada en el Congreso de los Diputados la proposición de ley de reforma del Estatuto de la Comunidad Valenciana. Un texto impulsado por el presidente Camps y consensuado por el PP y el PSOE, que confía en lograr un amplio respaldo en las Cortes. Incluso IU, que votó en blanco en la sede valenciana, ha anunciado que no se opondrá al Estatuto en Madrid. Sólo una voz parece oponerse radicalmente a la voluntad mayoritaria de los valencianos en esta reforma, y es la de los representantes de la minoría de ERC, que ya ha vinculado su apoyo a los Presupuestos próximos, y a Zapatero, a una modificación de nuestra propuesta estatutaria en lo que se refiere a nuestro idioma propio. Su defensa de una supuesta unidad de la lengua es rechazada sistemáticamente por nuestro pueblo, en una maniobra más de su injerencia constante en el convivir de los ciudadanos de esta Comunidad. Y dente Camps, que cree en la idea de España y la refuerza. Pero, sin duda, esta voluntad de consenso y de integración global que hemos manifestado los ciudadanos de esta Comunidad no se corresponde con la postura que desde el Gobierno central se manifiesta hacia nuestras tierras y convecinos. La falta de solidaridad hacia los sectores agrario y ganadero, principalmente, pero también hacia el turismo y la industria, con la negación reiterada del agua que necesitamos para seguir prosperando, demuestran una falta de sensibilidad y de convivencia evidente. El Estatuto que han aprobado los diputados autonómicos se ha convertido, sin pretenderlo, en una guía para el modelo territorial del resto de las Comunidades. Moderación, avances sociales, reconocimientos de derechos... con la mirada puesta en una identidad propia que encaja a la perfección dentro de la Nación. Éste es un texto para la Comunidad Valenciana y para todo el país, pues de él se beneficiarán los valencianos y el resto de los españoles; un marco legal, como lo definió el presi- Esta posición de enfrentamiento con nuestras peticiones choca con la evidencia de los números que ilustran el histórico aprovechamiento que los valencianos hemos hecho del agua. Nada más elocuente que el dato de que más del cincuenta por ciento de nuestra superficie de regadío se nutre por goteo, cuando la media española es tan sólo de un ocho por ciento. Las ministras del Gobierno socialista nos acusaron de no saber ahorrar agua en los meses anteriores, pero han terminado desdiciéndose ante unos números tan inapelables. Y no hay más que continuar con las cifras. En la actualidad, hay 160.000 hectáreas con riego localizado en nuestro territorio, lo que supone un ahorro hídrico anual de 131 hectómetros cúbicos, mientras que cuando el Partido Popular alcanzó el Gobierno de la Generalitat Valen- -Pensando cómo evitar que haya más muertos por las barbacoas, se nos olvidó prohibir durante el verano las torturas en los cuarteles.