Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 4 8 2005 Los Veranos 87 EL RUMOR DE LA FRONTERA Refinerías a las afueras de Corpus Christie, que ofrecen un paisaje básicamente industrial En medio de una Texas ranchera se erige este oasis industrial, reconstruido en un incipiente siglo XX tras ser asolado por la fiereza de un huracán. La insoslayable huella de la modernización ensombrece la silueta artística de esta ciudad portuaria El calvario de Corpus Christi TEXTO: ALFONSO ARMADA FOTO: CORINA ARRANZ rpus Christi. Ante las ambiciones expansionistas que Francia atizaba desde la Luisiana, el rey Felipe V proclamó en 1746 las tierras bajas entre el río Nueces y Tampico como regiones norteñas de la provincia de Nueva España. El decreto es recordado en la peana del monumento que en nombre de la amistad entre España, México y Estados Unidos fue erigido en el paseo marítimo de Corpus Christi en honor del primer colonizador el capitán Blas María de la Garza Falcón (1712- 1767) pionero de la vida ranchera. Destruida por un huracán en 1919, Corpus Christi fue reconstruida como pandemónium petrolífero, bancario y ganadero, amén de campo de maniobras para los afanes imperiales de la Armada y la Fuerza Aérea y zona de recreo. Yates y barquichuelas abarrotan los espigones que peinan una bahía que parece incomparable si se opta por tomar la carretera de la costa y se embarca el coche en uno de los transbordadores de la isla de Mustang, Co una de las diademas de paren el tercer piso del Super 8, que natural Isla del Padre. un motel digno de las peores Tras salvar la suave ondulaperversiones de Hitchcock, ción del último puente, la auuna mujer con las piernas detopista discurre ante un muesformadas por las varices y un trario de pinchos morunos pupeso prohibitivo para su arblicitarios que se repiten de mazón contempla con incuraciudad en ciudad como una ble melancolía el amanecer: mala digestión: iHop, Pepentretiene el hambre con una Boys, Joe s, Denny s, Walbolsa de cacahuetes a la espeMart, Chevron, Texaco, ra de que arreglen el único asExxon, McDonalds, censor para poder baWhataburger, Bestjar a desayunar. Un paisaje West, La Quinta Inn, Texas conjuga todesolado ante dos los excesos de EsBurger King, el que desfi- tados Unidos desde Subway, Taco s Belan mansos que redujo a escomll... El vademécum de como conde- bros buena parte de la gratificación insnados a muer- la gran sociedad tantánea no mejora el mejor legado de te los gordos Lyndon Bines Johnal desembocar en el de Texas centro de la ciudad: la son, hijo también del catedral y otras silueEstado de la estrella tas singulares quesolitaria, pero demódan aplastadas por la fealdad crata. Es uno de los frutos de sin paliativos de bancos, hotela conquista republicana de les y aparcamientos. Una Washington. Desde el presisuerte de ocre realismo sociadente, un barón del petróleo lista: un paisaje desolado anal que le gusta presumir de hite el que desfilan mansos cojo del pueblo (algo que no es) mo condenados a muerte los a buena parte de las engrasagordos de Texas que han abandas huestes del partido, la Esdonado toda esperanza de cotrella solitaria (el omniprerregir su derrota. Atrapada sente símbolo de Texas) ates- tigua su fervor por los negoGolfo de San Antonio cios y las grandes corporacioMéxico Goliad nes (Enron fue su cénit y naCorpus Corpus Christi dir) un ultraconservaduris- Río EE. UU. Del Christi mo religioso trufado de paEagle Pass Mirando City triotismo a ultranza y mano Laredo Piedras Negras Los Ébanos dura con quien viola la ley, ce- Nuevo Laredo vo McAllen Brownsville rrado desdén por el intervenEl Cenizo cionismo federal (salvo que Río Grande Reynosa Matamoros City N U E V O L E Ó N causa justificada) orgulloso nacionalismo (los nueve años México de independencia a mediados Corpus Christi del siglo XIX atizan su mitología) y ambivalencia fronteriza: los que tienen mucho que El explorador español perder y que ganar defienden Alonso Álvarez de Pineda llegó su apertura y dar papeles a a la bahía donde se construiría los 11 once millones de ilegala ciudad el día del Corpus, y les, hispanos en su inmensa así la cristianó. mayoría. TEXAS Danger el peligro acecha El juez local J. Manuel Bañales afila una de las puntas de esa estrella: obliga a los convictos de crímenes sexuales a poner un cartel en su automóvil y a la puerta de su casa que en rojo reza DANGER acompañado de tres teléfonos para que cualquiera pueda delatar comportamientos sospechosos La autopista que lleva a la frontera discurre an- te otro vértice del archipiélago de Corpus Christi, la otra cara de sus playas y locales de diversión: refinerías y depósitos de combustible, ciudades de metal que elevan al cielo sus plegarias, torres que parecen manos de acero y aluminio, recintos cerrados que semejan colonias espaciales. Acaso la forma más rápida de llegar al cielo pase por Corpus Christi.