Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 4 8 2005 71 Deportes El Deportivo y el Valencia, a un paso de la UEFA tras clasificarse para dos de las tres finales de la Intertoto Figo rebaja su caché y, por fin, es del Inter El fichaje se hará oficial hoy y cobrará en dos temporadas poco más que en una en el Real Madrid E. ORTEGO J. ÁVILA MADRID IRDNING (AUSTRIA) Luis Figo se ha comprometido con el Inter para las próximas dos temporadas y pone fin a una relación de cinco años con el Real Madrid. Las conversaciones entre el club italiano y el jugador se han alargado durante un mes y hasta ayer no fructificaron positivamente, aunque ninguna de las dos partes quiso hacerlo oficial. La presencia del futbolista el martes en Forte dei Marmi, donde se reunió con el presidente interista, Massimo Moratti, fue clave para el acuerdo definitivo, aunque la vuelta del portugués a Madrid esa misma noche pudiera indicar lo contrario. En las próximas horas se hará oficial el fichaje, pero el Inter no inscribirá a Figo en su relación de jugadores para disputar la previa de la Liga de Campeones- -se cierra hoy y juega la semana próxima contra el Shakthar Donetsk- -por petición expresa. Ha pedido quince días de margen para prepararse. Psíquicamente no se considera capacitado para jugar dos partidos tan decisivos y prefiere ponerse a punto con amistosos y entrenamientos y debutar en el primer partido de Liga. Figo se seca el sudor en el autobús del Real Madrid camino de Barajas El Valencia le daba más dinero Sobre la ficha del jugador corren dos versiones. Mientras que en círculos cercanos al presidente del Inter se aseguraba que cobrará 3,4 millones el primer año y 3,5 el segundo, en ámbitos próximos al Madrid se hablaba de 4 millones por temporada. En cualquier caso cantidades lejanas a las que en un principio pretendía el futbolista. Tanto que hombres de su total confianza comentaron ayer en Milán que el Valencia le ofrecía una mejor oferta económica. El Real Madrid no cobrará un euro de la operación, pero se ahorra el año de contrato que le quedaba a Figo (12 millones brutos) El interesado, en espera de que se cerraran definitivamente las negociaciones, se entrenó ayer por la mañana con el Real Madrid e incluso viajó a Austria. Él fue sin duda el protagonista del viaje. Muchos de vosotros esperabais que hoy no estuviese aquí. Pues aquí estoy Eran poco más de las diez y media de la mañana cuando saludó a los periodistas con este mensaje ambiguo embuchado en un tono socarrón después de finalizar el entrenamiento. A esas horas, oficialmente, no había acuerdo con el Inter y sobre las tres y media de la tarde también apareció con el resto de la expedición en Barajas. Antes de embarcar se perdió entre las tiendas del aeropuerto para hacer unas compras, donde recibió muestras de aliento de algunos seguidores que buscaban la foto y una rúbrica de recuerdo en una servilleta. ¡Figo, quédate! gritaba una quinceañera. A la prensa, ni agua. Ninguna declaración. Sólo el saludo de rigor y algún estrechamiento de mano. Nunca perdió la sonrisa y se mostró tan amable como de costumbre. Fue de los últimos en embarcar, circunstancia que in- AP quietó al eficaz personal de seguridad que acompaña al equipo en cada desplazamiento. ¿Dónde está Luis? ¿Ha entrado al avión? Se había despistado para comprar la prensa deportiva... lusa. Ni la española ni la italiana. Algunos que me quieren retirar Superado el control, le esperaba Javier, un chaval de cinco años embutido en una camiseta blanca, con el 10 y con el nombre de Figo. Una tierna escena. Luis le dio la mano, le felicitó, firmó la camiseta y se hizo una foto... Hasta bromeó: Tu me vas a retirar. Bueno, hay otros que quieren hacerlo antes que tú Después bajó las escaleras se sentó solo en el autobús para colgarse del móvil durante todo el trayecto hasta el avión. Figo ocupó una butaca en la parte central del aparato y no charló con nadie. Le faltó tiempo para activar su teléfono nada más tocar tierra en Graz. Una nueva e intensa conversación. De ahí al autobús, en medio del aguacero que recibió a la expedición- -el viaje fue movido porque hubo muchas turbulencias- Otro jugador que puede tener sus horas contadas es Owen, que reconoció en su web que tiene permiso del club para negociar su salida. El Newcastle está interesado, pero no ha hecho aún ninguna oferta oficial. A la expedición blanca se ha unido otro compatriota del clan brasileño. Se trata de Silami, un fisiólogo que comenzó a trabajar ayer en Las Rozas y que se encargará de supervisar la preparación en Irdning. Después regresará a Brasil. El Madrid no cobrará traspaso, pero se ahorra los 12 millones de ficha que el jugador tenía este año de contrato Luxa no le quería en el vestuario: podría crear mal ambiente Su marcha al Inter es el desenlace más lógico y provechoso para el futbolista y el club, porque la relación del jugador con el entrenador era inexistente. Luxemburgo le sentenció deportivamente en el encuentro frente al Barcelona en el Bernabéu. No quería verle en el vestuario y así se lo comunicó al club a final de temporada. Consideraba que no iba a ser un buen compañero si no era titular, que no aceptaría la suplencia en caso de producirse y que crearía mal ambiente. Figo rompió las relaciones con el técnico cuando vio que era suplente esa tarde y no aceptó ser postergado. Se sintió ofendido y pidió públicamente una explicación y respeto, amparándose en su trayectoria. El gesto irritó al entrenador, hasta el punto que las discrepancias superaron los límites profesionales para pisar la parcela personal. Ambos reconocieron que ni se saludaban. Ni los buenos días. La convivencia en los entrenamientos fue casi insoportable. Cada día se registraron momentos de mucha tensión, sobre todo en los partidillos de los jueves cuando el cuerpo técnico repartía los petos que anunciaban el once titular para el encuentro del fin de semana. El jugador optó por el pasotismo y acabó la Liga en el banquillo. No quiero ningún jugador que no esté a gusto. El que no esté contento, que lo diga y tendrá la oportunidad de irse. Así lo hablamos ellos, el presidente y yo. No quiero caras cabreadas. Hay que estar a gusto, si no nunca haremos un equipo para ganar. A los que no les guste estar en el banquillo están en su derecho de querer jugar, pero que se busquen un equipo Figo entendió el mensaje y llevaba desde junio buscando otro destino.