Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 Cultura JUEVES 4 8 2005 ABC Los ladrones de El grito roban tres réplicas de obras de Munch en un restaurante Las auténticas están custodiadas en caja fuerte b El marco vale más que las foto- TOROS FERIA DE LAS COLOMBINAS DE HUELVA Ponce, El Juli y El Cid pugnan por la supremacía Plaza de toros de La Merced de Huelva. Miércoles, 3 de agosto de 2005. Última corrida. Lleno de no hay billetes Toros de Santiago Domecq, aceptables de presentación y nobles; destacaron 3 4 y 5 Enrique Ponce, de grana y oro. Estocada trasera y desprendida (palmas) En el cuarto, pinchazo y estocada (dos orejas tras aviso) El Juli, de azul pavo y oro. Pinchazo, media y descabello (ovación tras petición) En el quinto, pinchazo y estocada desprendida (dos orejas) El Cid, de marino y oro. Tres pinchazos y estocada desprendida (vuelta al ruedo) En el sexto, estocada corta (ovación) te. Lo borda Enrique con este tipo de astados que acuden al engaño pronto. Faena larga en la que también se gustó al natural, si bien por este pitón el de Domecq protestó algo más No cejó en su empeño y otras dos series diestras dibujó el torero. Dos orejas. Con todo, servidor se queda con la faena que El Cid le realizó al buen tercero. La izquierda volvió a ser otra vez punto y aparte en Manuel Jesús, pues si bien el astado no era tan claro por ahí, le aguantó, tiró de él y lo embarcó a la perfección. Faena medida, justa, sin nada de parafernalia. Pero, ay, la espada... otro triunfo que se fue cuando lo tenía más que merecido. Cuando salió el inválido sexto ya tenían asegurada la puerta grande Ponce y El Juli, Y Manuel se quedó sin ella. grafías que se han llevado de Vampiro Autorretrato y Melancolía cuyo valor es nulo declaró la directora del local CARMEN VILLAR MIR CORRESPONSAL ESTOCOLMO. Uno de los atractivos del Hotel Continental de Oslo eran las tres famosas obras de Edvard Munch que decoraban las paredes de su restaurante. Un regalo del genio de la pintura noruega al dueño fundador de ese establecimiento. Sin embargo, esas tres estupendas pinturas, unas litografías originales conocidas como El Vampiro Autorretrato y Melancolía desaparecieron ayer de la pared del comedor donde estaban expuestas. La estrategia y la forma de operar de los ladrones fue en todo idéntica a la empleada en agosto de 2004 en el Museo Munch cuando dos enmascarados irrumpieron en la pinacoteca en pleno día y robaron Madonna y El Grito Ayer dos individuos, también vestidos de negro y tocados con el clásico pasamontañas, entraron por la puerta de la terraza del Hotel Continental al recinto donde estaban las tres obras de Edvard Munch. Con extraordinario desparpajo se apoderaron de ellas y desaparecieron sin dejar rastro en un coche con el motor en marcha que les estaba esperando. Las coincidencias entre ambos robos son tan grandes que la Policía considera que son los mismos ladrones del museo Burlan la vigilancia de los guardias, entran al establecimiento armados y con la cara tapada, desenganchan los cuadros de la pared con una llave inglesa y desaparecen en segundos sin cometer un sólo error y sin dejar una sóla huella de su paso con gran frialdad Sin embargo, esos delincuentes deben de estar hoy desesperados. En esta ocasión, ese hábil golpe les ha servido de poco ya que los cuadros que se llevaron con tanta cara dura del hotel eran simples fotografias de los verdaderos Munch. La directora de ese establecimiento, Siv Lunde Kolrud, como consecuencia del anterior robo de las obras maestras del presursor del expresionismo, había hecho sacar unas fotografías de los originales que permanecen bien custodiados en la caja fuerte del hotel. El marco vale más que las fotografías, cuyo valor es nulo declaró la directora del establecimiento. FERNANDO CARRASCO HUELVA. Cuando El Cid se metía en el burladero tras dar la vuelta al ruedo después de finiquitar de manera pésima al tercero, la carita del de Salteras era un poema. Una faena maciza, compacta y con la medida justa. Pero como viene siendo demasiado habitual, Manuel Jesús no anduvo acertado con los aceros. La faena fue de las que quedan en el recuerdo. En verdad, la tarde tuvo muchos matices positivos, en gran parte porque los toros de Santiago Domecq propiciaron que se pudiera ver torear. Una corrida estrella en estas Colombinas que satisfizo al respetable porque la terna, Enrique Ponce, El Juli y El Cid, pugnó por la supremacía del toreo. Lástima que el sevillano marrase con la espada en el toro de triunfo y no pudiese atravesar la puerta grande. Ponce no pudo hacer otra cosa ante el inválido primero que intentar ligarle varias series con la muleta a la altura de un segundo piso. Por eso, cuando salió el cuarto y vio que se desplazaba y que repetía con prontitud, no dudó en brindar al respetable. Un toro de la condición que Ponce puede estarse una eternidad toreando ya que iba una y otra vez. Lo vio claro el valenciano que enseguida tomó la diestra y, primero a media alturita, enjaretó series que llegaron a los tendidos al momento. Se relajó más a partir de la tercera y la plasticidad se hizo presen- Realmente importante Firme y realmente importante también anduvo toda la tarde El Juli, en su condición de figura del toreo. Dejó esbozos con el capote en su primero y cuidó que no le diesen en el caballo. Por alto al principio, supo darle los terrenos adecuados y enjaretar una faena de una disposición tremenda, hilvanando los muletazos y rematando detrás. Muy de verdad, atacando en corto y no dejando pensar al burel. El circular de espaldas final ligado con el de pecho puso en evidencia el buen momento de Julián. Lástima de espada. Esa disposición la volvió a repetir ante el quinto. Espoleado por el triunfo de Ponce, El Juli arreó desde que salió su enemigo. Si bien se quedaba un poco corto al final de los muletazos, la colocación del madrileño y la forma de ofrecerle la muleta dejaron a las claras el por qué es una figura del toreo. Una faena intensa en la que no cedió ni un ápice el torero, que hizo pasar al toro por dónde él quiso. Madurez profesional traducida en un toreo muy de verdad y profundo en muchas ocasiones. El pinchazo previo no influyó para la concesión del doble trofeo. Casas critica con dureza el concurso de la plaza de Valencia EFE Arrancan la mano al Neptuno de Florencia Tres jóvenes han arrancado la mano de la estatua de la fuente de Neptuno en la Plaza de la Signoria en Florencia y han causado importantes daños al grupo escultórico cuando intentaron trepar a la escultura. La caída de la mano provocó también la rotura de otras partes de la obra como el bastón que la estatua sostiene con la mano y daños a la concha. El penúltimo episodio de ataque al Biancone ocurrió en 1991 cuando le intentaron arrancar la corona ABC MADRID. El empresario taurino Simón Casas ha hecho una llamada de atención a ANOET (Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos) a través de unas duras declaraciones al portal mundotoro, sobre la próxima licitación por la plaza de toros de Valencia, al considerar que el pliego de condiciones es ruinoso: Como afiliado de ANOET, sugiero que esta asociación sugiera a sus afiliados que no concursen por- que su pliego una barbaridad Y continúa Casas su cascada de críticas hacia la utilización política de las plazas de toros de titularidad pública: El mercado taurino no admite este riesgo que pide cada pliego de condiciones, por eso un empresario taurino debe de buscar a alguien que ponga dinero. El empresario taurino es hoy un esclavo de esta situación. Ya es triste que, o nos buscamos un socio muy rico, o no podemos licitar por muchas plazas