Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 4 8 2005 45 Cultura y espectáculos Fernando García de Cortázar: La historia también la escriben los vencidos El escritor adelantó en una conferencia en los Cursos de Laredo el tema de su próximo libro b Para el catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Deusto, la guerra civil fue la consecuencia del fracaso de una sociedad, pero no fue inevitable I. A. A. R. LAREDO MADRID. La historia no sólo la escriben los vencedores. También la hacen los vencidos, cuyas interpretaciones sobre su propio dolor y sobre su derrota calan más hondo en el imaginario popular que las versiones de los historiadores afirmó ayer el escritor Fernando García de Cortázar, en una conferencia que impartió en Laredo enmarcada en el ciclo cultural de los XXI Cursos de Verano de la Universidad de Cantabria. Retransmitida en tiempo real a través de Internet, su charla giró en torno a Los perdedores de la historia de España tema del próximo libro del catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Deusto, que se publicará en otoño. La historia de los perdedores se nutre de la derrota del marginado, del pícaro, del olvidado por invisible o por carencia de relieve histórico explicó el director de la Fundación Vocento. Y destacó a continuación a tantas y tantas mujeres que debieron esperar al siglo XX y XXI para hacer su revolución Relato de perdedores En su próximo libro, Los perdedores de la Historia de España Fernando García de Cortázar traza un recorrido por las derrotas más significativas del pasado de nuestro país, desde la Edad Media hasta el siglo XX, cuya atroz realidad ha empujado al cronista a escribir desde la perspectiva de las víctimas Analizando el siglo pasado, el catedrático de la Universidad de Deusto y director de la Fundación Vocento se refirió a la Guerra Civil como unos años en los que España fue una triste cantera de perdedores aquellos a los que la deriva ideológica del siglo XX les hizo abandonar su impronta liberal para enrocarse en el tradicionalismo ultraconservador y nacionalcatólico y los perdedores del lado republicano, moderados de distintas tendencias que conducen a pensar en una España que no fue hacer justicia Sin el menor escrúpulo, los vencidos son enterrados en la fosa común del olvido A pesar de que a menudo se enumeran sólo los éxitos Fernando García de Cortázar apuntó que quizá la Historia universal sea la historia de unas cuantas derrotas En su opinión, hay muertos históricos y muertes históricas perdedores que, curiosamente engrasados por políticos oportunistas, pueden García de Cortázar, durante su conferencia ayer en Laredo transformarse en el arma vieja que un día se abandonó en el desván Frente a la tendencia al olvido, queda la memoria concluyó el historiador. No somos más que el tiempo que nos queda. Los relatos de miles y miles de españoles conservan los recuerdos dijo García de Cortázar. Según el catedrático, tal vez ésa sea la única utopía que ha sobrevivido al siglo XX: la de remontar la corriente de la histo- ABC Tragedias del fuerte y del débil Desde Nefertiti hasta Marilyn Monroe, Twiggi o Nieves Álvarez: ha sido siempre un rostro femenino el canon impuesto por los hombres para ejemplarizar lo bello, lo deseable, el descanso del guerrero subrayó. Según García de Cortázar, mirar a la mujer como persona y no como hembra es todavía un ejercicio social costoso entre la liberal clase media de Occidente, que asigna con excesiva facilidad el cliché de marujas a un colectivo más inquieto culturalmente que el de la tribuna del opio y la retransmisión deportiva García de Cortázar sostuvo que hay una tragedia del fuerte y otra del débil, y hay quizá otra más tortuosa: la de quien tiene que mirar a fondo su debilidad radical, luchando para transformar la impotencia en dignidad Sobre esta tragedia del silencio reflexionó el catedrático, quien lamentó que la historia no tiene tiempo para Uno de los mejores divulgadores de la Historia de España Doctor en Historia Moderna y Contemporánea y en Teología y colaborador de ABC, Fernando García de Cortázar es autor de obras decisivas sobre la Historia de España y del mundo como Breve Historia de España -escrito en colaboración con José Manuel González Vesga- obra que marcó un hito en la historiografía española y que batió records de ventas; Historia del mundo actual Álbum de la Historia de España Álbum de la Historia del siglo XX o Biografía de España entre otros títulos. García de Cortázar ha conseguido llevar la Historia a todos los públicos, haciéndola amena y convirtiéndose en uno de sus mejores divulgadores. El catedrático ha recibido recientemente las Palmas Académicas en grado de oficial, máxima distinción que otorga el Gobierno francés para reconocer los méritos universitarios de intelectuales y personas que trabajan en la enseñanza. Sostiene que la claridad debe ser la cortesía del historiador. Y esa claridad la volcó hace un par de años en la magnífica exposición que organizó en Madrid sobre los veinticinco años de éxito de la Constitución. ria y rescatar las existencias naufragadas, la de enfrentar las esperanzas con la realidad, los mitos con la verdad, nuestros lutos con los ajenos El historiador explicó que las derrotas son también tierra abonada para la leyenda o la invención de agravios colectivos afirmación que ilustró con varios pasajes históricos: el enfrentamiento entre Castilla y Aragón, fruto de viejas rivalidades las conspiraciones que les costaron la cabeza a personajes como Juan de Lanuza y el obispo Prisciliano... Perdedores natos fueron los carlistas: casi dos siglos persiguiendo el trono de España, inmunes al desaliento, vencidos siempre y aferrados a la tradición, llevaban en el exilio la vida del conspirador recordó. El determinismo de una tragedia En opinión de García de Cortázar, la guerra civil fue la consecuencia del fracaso de una sociedad, pero no fue inevitable, ni su latido de sangre puede explicarse con el determinismo de una tragedia Ocurrió, y el silencio roto de las armas, el resoplar de los odios, la sombra de los muertos colándose petrificaron el porvenir de aquellos españoles del verano de 1936, todos ellos perdedores de algo: la vida, la decencia, la libertad, la ilusión, la infancia, la inocencia concluyó.