Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 JUEVES 4 8 2005 ABC Internacional Mueren 14 marines en Irak en uno de los más mortíferos atentados de la insurgencia Hallan el cadáver del periodista estadounidense secuestrado en Basora el pasado martes ataque fue en la misma zona en la que seis soldados murieron el lunes en una emboscada, lo que lleva a pensar a una posible infiltración rebelde en la Policía iraquí MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. El sueño espacial, renovado con las intrigas del Discovery, restó ayer protagonismo a las malas noticias procedentes de una guerra extranjera, como en los viejos tiempos de Vietnam. La masacre que sufrieron los marines en la ciudad iraquí de Haditha, donde catorce de ellos perdieron la vida a manos de la insurgencia, era una de los peores que haya padecido el país invasor, pero la noticia que abría los informativos era la de los astronautas luchando en el espacio. El Pentágono también le ponía buena cara al mal tiempo. Según el general de brigada, Carter Ham, los mortales coletazos de la resistencia iraquí eran los de un animal acorralado en ese valle del Eúfrates, paralelo a la frontera siria, que consideran bastión de los rebeldes. Antes tenían la oportunidad de moverse, pero con la continua presión que estamos ejerciendo han perdido esa libertad de movimiento, por eso estamos viendo estos ataques declaró el general. b El Topos infiltrados Los estadounidenses han llevado a cabo recientemente media docena de operaciones militares en esa zona. Sin embargo, el episodio del lunes, en el que seis marines fueron asesinados en una emboscada en la que no tuvieron tiempo ni de reaccionar, ha traído la sospecha de que los rebeldes hayan infiltrado informadores entre las fuerzas iraquíes que los acompañan. Eso explicaría que ésta fuera una de las pocas ocasiones, por no decir la primera, en la que los insurgentes vencen a los marines en un combate a pie. Cinco de ellos fueron encontrados acribillados cuerpo a tierra en la misma posición en la que probablemente se encontraban cuando fueron sorprendidos, pero el sexto fue hallado a casi cinco kilómetros de distancia. Eso indica que fue capturado y rematado más tarde. El Ejército Ansar al Sunna surgido hace año y medio para expulsar a los estadounidenses, ha reclamado res- ponsabilidades a través de su web y personalmente en un mercado de la ciudad. Sus hombres aparecieron con cascos de marines como trofeos de guerra, y repartieron octavillas explicando que como no se rindieron tuvimos que matarlos Ayer este grupo decía también tener secuestrado a un marine, pero el Pentágono cree que se trata del sexto hombre encontrado muerto el lunes, al que posiblemente se fotografió antes de morir. La corresponsal de la CNN que ha visto las fotos dijo que eran tan horrendas que no podían mostrarse por televisión. Con los 21 cadáveres que van esta semana- -otro marine resultó muerto el lunes en otra explosión- -los soldados estadounidenses que han fallecido ya en Irak en poco más de dos años ascienden, según la cuenta del Pentágono, a 1.816. No acaban ahí las malas noticias en el país del Golfo para EE. UU. El cuerpo del periodista Steven Vincent, escritor y colaborador habitual para diarios tan prestigiosos como The New York Times y Christian Science Monitor, fue encontrado ayer en la ciudad de Basora, muerto de varios disparos. La noticia es especialmente preocupante porque todo parece apuntar a que su muerte no es obra de los rebeldes suníes, sino de lo que ya empieza a conocerse como los escuadrones de la muerte chiíes. Esta mayoría que tiene ventaja política desde las elecciones parece haberse cansado de la violencia de sus vecinos y ha empezado a vengarse por su cuenta. Esa teoría está avalada por la información que ha transmitido la agencia Associated Press, según la cual el periodista habría sido secuestrado desde un vehículo de la Policía iraquí, mayoritariamente integrada por chiíes, fuerza a la que se atribuye la creación de estos escuadrones. De hecho, Vincent fue secuestrado dos días después de que el domingo pasado saliese publicada una columna suya en el New York Times, en la que criticaba a los británicos por permitir que los clérigos chiíes controlen la ciudad y que sus hombres acaparen las fuerzas de seguridad. Así las cosas, el presidente Bush insistió ayer desde Grapevine (Texas) en la triste naturaleza del enemigo al que nos enfrentamos y rechazó fijar un calendario de retirada de las tropas norteamericanas destinadas en Irak. Un niño iraquí llora mientras los marines llevan detenido a su padre en Bagdad Un policía ante el cadáver del periodista estadounidense asesinado ayer en Basora AP