Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 3 8 2005 Los Veranos 83 Previsiones favorables Folclore oriental Benicassim acoge a 1.500 personas que se preparan para el festival Aproximadamente 1.500 seguidores del Festival de Benicassim (Fibers, como se les ha denominado) se han adelantado dos días y han acampado en la zona prevista para tal evento, que comienza mañana. Las previsiones favorables de asistencia han sido secundadas por el alcalde de la localidad, Manuel Llorca, que estima un público de 40.000 personas. Valladolid acoge un espectáculo de música y danza india Los cantantes indios Subhash Shabbu y Zeenat Anjuman (en la imagen) presentaron ayer por primera vez en nuestro país su espectáculo de música y danza para dar a conocer la tradición folclórica de su región, que ha nutrido todas las bandas sonoras del cine comercial indio, la famosa factoría Bollywood. El espectáculo también consta de canciones propias de bodas indúes. La compañía de ballet recién desaparecida, Gulbenkian, en una imagen de archivo Adiós al Ballet Gulbenkian BELÉN RODRIGO. CORRESPONSAL LISBOA. Tras cuarenta años de actividad y después de alcanzar un alto reconocimiento nacional e internacional, el Ballet Gulbenkian ha dejado de existir. La decisión fue tomada el 5 de julio y la compañía actuó por última vez el pasado domingo, en el Teatro Camões, en un clima de tristeza, indignación y perplejidad, que sirvió de despedida ante un público entregado y solidario con la delicada situación. A pesar de las buenas intenciones por parte del ministerio de Cultura y del Ayuntamiento de Lisboa de intentar salvar esta institución, creando una nueva fundación, lo cierto es que 33 de los 40 funcionarios del ballet ya han acordado su salida, ya sea a través de las indemnizaciones o la jubilación anticipadas que la Fundación Gulbenkian les ha ofrecido. Los 40 colaboradores del ballet (27 de ellos bailarines) tienen asegurada su situación contractual hasta agosto de 2006 pero la mayor parte de ellos está buscando una nueva salida profesional, en su ma- yor parte ligada a la danza o al mundo de la enseñanza musical. La Fundación Gulbenkian asegura que va a mantener el presupuesto destinado a la danza, que asciende a un total de 2,6 millones de euros, pero lo hará orientando su acción para fórmulas renovadas, más directamente dirigidas a las necesidades que se identifican en este dominio El consejo de administración explicó en un comunicado que pretende conceder becas de estudio, acciones de formación, giras en el extranjero y convites a compañías de danza. Un pasado glorioso Creado en 1965, durante lo cuatro primeros años tuvo como coreógrafo al británico Walter Gore, gracias al cual la compañía adquirió y consolidó profesionalismo. El croata Milko Sparemblek estuvo al frente del ballet entre 1970 y 1975 y con él se apostó por la danza moderna. Jorge Salavisa, director artístico entre 1977 y 1996, abrió la compañía a los movimientos contemporáneos y desarrolló la carrera de corógrafos nacionales además de potenciar la formación de bailarines portugueses. A él le sucedió la brasileña Iracity Cardoso, al frente de esta compañía hasta el 2003, seguida de Paulo Ribeiro, proveniente de una compañía independiente y con el cual se estaban preparando seis estrenos para la próxima temporada. La Walkyria R. Wagner. Intérpretes: A. Brunsdon, G. Ottenthal, R. Sigling, Orquesta del Tirol. Director de escena y musical: G. Kuhn. Santander. Palacio de Festivales de Cantabria. 1 de agosto. VALKYRIAS PUNK Y EN BICI COSME MARINA Fricka, de ajustado cuero rojo como llegada de un club de carretera, Wotan recién sacado de la saga de La escopeta nacional Siglinde, una mujer desgarrada por la violencia doméstica, Siegmund, débil excombatiente y las valquirias, en bicicleta, aún con los efectos narcóticos del últi- mo after de moda. ¿Qué es esto? Ni más ni menos que La Walkyria de Richard Wagner que, junto a El Oro del Rin abrió el 54 Festival Internacional de Santander. Con las localidades totalmente agotadas y un público expectante, el certamen cántabro apostó por la iconoclastia y la tuvo a raudales. Importó ambas obras del Festival del Tirol, a cargo tanto en la dirección escénica como en la musical de un Gustav Kuhn curtido en mil batallas. Kuhn abordó la Tetralogía con abundantes dosis de irreverencia, desguazando el mito. Es, sin duda, una apuesta audaz, pero también, en cierta medida, un tanto fallida porque estamos ante obras que requieren, también en el riesgo, mayor holgura económica. Sin duda, el apartado musical fue lo más destacado de la jornada. La Orquesta del Festival del Tirol tiene este repertorio asumido y eso se traduce en un resultado magnífico en el que Kuhn logra una buena tensión expresiva a lo largo de toda la obra. Perjudicó en el resultado que la orquesta estuviese demasiado atrás en el escenario. Un reparto más que discutible con un Andrew Brunsdon agónico como Siegmund, y sólo un peldaño más arriba intérpretes como Gertrud Ottenthal- -Sieglinde- -o Raphael Sigling en el rol de Hunding. La Brunhilde de Elena Comotti d Adda no salió del grito y el Wotan de Duccio dal Monte de la mediocridad. Sólo la Fricka de Martina Tomcic destacó en el erial de un elenco voluntarista y entregado pero poco efectivo. Al final algunos de ellos, especialmente Brunsdon, fueron abucheados por parte del público. El experimento de Kuhn, por tanto, tuvo aciertos y también fallos más que notorios. Otra mirada wagneriana, eso desde luego.