Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 3 8 2005 Sociedad 41 No tenemos la certeza de que no se nos estén escapando casos sin identificar Las medidas de vigilancia deberían extremarse, al menos, hasta el año 2010 ¿No son suficientes las actuales medidas de vigilancia? -Si no hubiera habido ningún caso, podríamos seguir vigilando de una forma más relajada Podríamos seguir dudando sobre si la exposición de la población habría sido la suficiente como para transmitir la enfermedad. Ahora ya no hay duda, tenemos un caso y, por tanto, sabemos que ha habido un riesgo real. A mí me dejaría más tranquilo que se hiciera un análisis detallado de los productos potencialmente infecciosos que han circulado en España durante los años 90. Además de iniciar un debate sosegado sobre cómo mejorar la vigilancia epidemiológica. -Si la exposición ha permitido la transmisión de la enfermedad, ¿sería lógico pensar que no será un caso aislado? -Es una posibilidad. Aunque en Italia se detectó un caso y no ha habido más. ¿Cómo puede reforzarse la vigilancia? -Nuestro nivel de vigilancia es alto y probablemente casos tan llamativos como el de esta paciente tan joven no se escapen, pero no sé si los médicos estarían tan alerta con pacientes de más edad. Estoy seguro que tanto desde el Ministerio de Sanidad como la Consejería de Madrid se recordará a los médicos que tienen que declarar todos los casos de sospecha. En 2001 se estudió la posibilidad de que la autopsia fuera obligatoria para todos los enfermos que tuvieran síntomas sospechosos. Sólo con el estudio post mortem se puede realizar un diagnóstico fiable y dependemos de la autorización de la familia. En Italia se hizo obligatoria la autopsia y, al poco tiempo, apareció el primer caso. ¿Quiere decir que se podrían estar escapando casos? -Yo diría que podríamos afirmar con más seguridad que no se nos escapa ningún caso si realizáramos la autopsia a todos los enfermos sospechosos que han fallecido. Nos enfrentamos a un problema potencial de salud pública cuya magnitud no hay manera de establecer. No tenemos información suficiente sobre el grado de riesgo de la exposición, ni tenemos la certeza de que no se nos escapen casos. -El centro de referencia comunitaria de Edimburgo va a estudiar el caso español. Además de confirmar el diagnóstico, ¿se indagará sobre la vía de contagio? -Realizarán un estudio con técnicas de biología molecular para establecer si el tipo de prión es el específico de esta enfermedad. Pero también buscan información epidemiológica; han estudiado exhaustivamente los casos ingleses y quizá la clave de la vía de transmisión de la enfermedad esté en los casos del extranjero. Alberto Rábano, en su centro de investigación de la Fundación Hospital Alcorcón de Madrid ALBERTO RÁBANO Presidente del Instituto de Investigación de la Fundación Hospital Alcorcón Ahora sabemos que el mal de las vacas locas es un riesgo real Una joven de 26 años ha sido la primera víctima española del mal de las vacas locas Es una llamada de atención que obligará a extremar la vigilancia ante la aparición de nuevos casos, afirma el responsable del centro de referencia para el diagnóstico de la enfermedad TEXTO: N. RAMÍREZ DE CASTRO FOTO: DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Desde que se descubrió la encefalopatía espongiforme bovina en los años 80, no se había detectado en España ningún caso de transmisión humana. El viernes pasado nuestro país pasó a formar parte de la lista de países como el Reino Unido, Francia, Irlanda o Estados Unidos, que ya suman víctimas por la enfermedad. Podría tratarse de un caso aislado, como lo calificó el Ministerio de Sanidad, pero también el primero de otros aún por diagnosticar. Es el momento de tomar medidas estrictas para estar seguros de que no se nos está escapando ningún caso sin detectar advierte Alberto Rábano, neuropatólogo y responsable del Instituto de Investigación de la Fundación Hospital Alcorcón de Madrid. Este laboratorio identificó el primer caso español y es el centro de referencia nacional para el diagnóstico post mortem ¿Era inevitable que apareciera el primer caso en España? -Durante estos días he oído decir a algunos expertos que todos lo estábamos esperando. Realmente lo que yo esperaba es que no hubiera ninguno, aunque quizá era un pálpito personal. Hace unos meses Juan José Badiola (presidente del Consejo General de Veterinarios) y yo es- tábamos en un curso dirigido a médicos y veterinarios y nos preguntaron si todavía podría producirse algún caso en España. Es curioso, pero él dijo que de aparecer algún caso sería ahora. Entonces yo no tenía los resultados de la joven madrileña que ha fallecido. Badiola se basaba en una estimación, a partir del tiempo de incubación de la enfermedad, el perio- do de exposición de la población y la prohibición en el año 2000 de las harinas animales en la alimentación del ganado. -Teniendo en cuenta ese cálculo, ¿hasta qué fecha podrían aparecer nuevos casos? -Creemos que deberían extremarse las medidas de vigilancia, al menos, durante los próximos cinco años.