Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 3 8 2005 Internacional 23 ain Osman, uno de los sospechosos del 21- J, arrestado el pasado viernes en Roma. A diferencia de los dos detenidos el viernes en Londres- -Muktar Said Ibrahim y Ramzi Mohammed- -Hussain Osman parece haber colaborado con la investigación. Los tres arrestados el lunes en el sur de Londres están vinculados a él y los británicos tienen varias preguntas que hacerle. Posible relación con el 11- M Una de la pistas que investigan las autoridades conduce a Arabia Saudí y a los atentados de Madrid. El servicio secreto británico, el MI 5, está analizando los contactos y transacciones entre Arabia Saudí y Gran Bretaña previos al 7 de julio. El rastro del dinero podría conducir a Remzi Hussain, hermano del detenido en Roma. Según informaciones de la Prensa británica, la Policía italiana estaría investigándolo por sus vínculos con Al Barakaat, una red financiera a la que EE. UU. acusa de actuar como organización financiera de Al Qaida. Según esta versión, Remzi Hussain tendría vínculos financieros con los responsables de los atentados del 11- M. Entre tanto, el Gobierno se reunió ayer con líderes musulmanes para asegurarles que no hay una persecución en su contra. La secretaria de Estado del Ministerio de Interior, Hazel Blears, les explicó que la nueva campaña policial de parar y cachear a pasajeros de transportes públicos no se basa en criterios raciales, sino en los datos de inteligencia de las autoridades. El pasado fin de semana el jefe de la Policía de transportes, Ian Johnston, dijo que su atención se centra en los jóvenes de origen musulmán y que no se debe perder el tiempo inspeccionando a viejecillas de tez blanca El comentario generó desazón en la atribulada comunidad musulmana británica. Registrar a alguien simplemente porque es musulmán no va a servir de mucho aclaró ayer Blears. La Policía británica rodea el autobús que causó ayer el pánico en el centro de Londres REUTERS El fuego aparecido en un autobús de dos pisos siembra el pánico en Londres La gente se tiraba desde lo alto de vehículo por temor a un atentado MARCELO JUSTO. SERVICIO ESPECIAL LONDRES. En un Londres hipersensibilizado cualquier accidente, irregularidad, demora o imprevisto causa pánico. Y ayer les tocó padecer el clima de tensión que dejaron los atentados del 7- J y el 21- J a los pasajeros de un autobús, a la Policía, a la comunidad musulmana y al Gobierno. El fuego en un autobús de doble piso en las inmediaciones de Kings Cross, epicentro del 7- J, generó un ola de pánico en los pasajeros y las autoridades. El dueño de un negocio de la zona, Njazi Ismali, comentó que la gente se tiraba de las ventanas del piso superior aterrorizada ante la posibilidad de que se tratara de un nuevo atentado. En menos de diez minutos la zona estaba tomada por la Policía, las ambulancias y los bomberos, tras haber sido acordonada por temor a que pudiera estallar una bomba. Pronto se supo que no había heridos y que sólo se trataba de un vulgar incendio de escasas proporciones. La Policía, que empieza a sentir la presión de estas semanas, se muestra impaciente con sus colegas italianos que no les permiten interrogar a Huss-