Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional CAMBIO DE GOBIERNO EN GALICIA TOMA DE POSESIÓN DEL PRESIDENTE MIÉRCOLES 3 8 2005 ABC Touriño se declara heredero del galleguismo cívico, de los republicanos y de los federalistas El nuevo presidente de la Xunta justifica el cambio con guiños a sus socios del BNG b Manuel Fraga, que pasará el mes de agosto en Perbes (La Coruña) vivirá en un dúplex en Santiago. Sus catorce consejeros aguardan el relevo con la maleta hecha ANA MARTÍNEZ SANTIAGO. Emilio Pérez Touriño tomó posesión como presidente de la Xunta con un escueto discurso que pronunció en el Parlamento de Galicia. El acto, que se inició a las doce y duró apenas media hora, vino precedido de la promesa del cargo. Se inicia una etapa en la que, por vez primera, irán de la mano la socialdemocracia galleguista del PSOE y el nacionalismo democrático del BNG indicó el jefe del Ejecutivo, quien también quiso reconocer el trabajo de sus antecesores en el cargo. El futuro gobierno se apoyará en lo que hizo bien el equipo precedente, aunque es notorio que somos una generación nueva que está ante una oportunidad única precisó. Llegó el momento de profundizar en aquello que nuestra autonomía tiene de capacidad para gobernarse por sí misma, desde la colaboración leal y la solidaridad con el resto de España, pero nunca desde la tutela, y menos aún, desde la sumisión anticipó el que se declaró heredero del galleguismo cívico y solidario, de los republicanos y de los federalistas, de los que creyeron en un país moderno Porque, apostilló, la dependencia no forma parte de nuestro código genético La coyuntura es inmejorable Es lo que opinaron, el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla; su homóloga de Pesca, Elena Espinosa, y los presidentes de Cataluña, Pasqual Maragall; Asturias, Vicente Álvarez Areces, y Aragón, Marcelino Iglesias, que quisieron arropar al nuevo hombre fuerte del partido ocupando un lugar de excepción. En esta ocasión, se creó un espacio escénico sobrio bajo la dirección de Miguel Piñeiro, el arquitecto Fernando Blanco y la directora de arte Marta Villar. La composición: una gran pantalla en el centro del Pazo de Rajoy, sede del Ayuntamiento y de la Presidencia; alfombras rojas, verdes y azules; un proscenio circular para los músicos de la Real Filharmonía, una pieza audiovisual con la consigna el paisaje es un espejo en el que mirarse y poesía. La actriz María Pujalte recitó trabajos de Xavier Seoane y Luis Pimentel; mientras la orquesta, dirigida por Ros Marbá, interpretó piezas tradicionales y otras creadas por el músico Fran Pérez. Un solo gaiteiro tocó la marcha del Antiguo Reino de Galicia, que hizo ponerse en pie a las 4.000 personas congregadas en la plaza. Las mismas que interrumpieron varias veces el discurso (de 17 minutos) del titular de la Administración autonómica que- -antes de que sonase el himno gallego- -resumió en tres los fines del bipartito: modernización, autogobierno y cohesión. A las seis de la tarde se dirigió a la residencia oficial de Monte Pío, que el fundador del PP, que vivirá en un dúplex en Santiago, abandonó el domingo. Sus 14 consejeros aún esperan el relevo, pero con la maleta hecha. Touriño saluda después de su discurso de investidura en la Plaza del Obradoiro EFE Cataluña, el ejemplo a no seguir SANTIAGO. Defiendo una vía en la que la identidad no ponga límites a la solidaridad Es el lema del presidente electo, Emilio Pérez Touriño, que espera que Galicia sea un referente en el debate de la organización del Estado. El ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, se mostró convencido de que en la Comunidad gallega no se repetirán los problemas planteados en Cataluña con la reforma estatutaria. Todos aprendemos de lo que vemos indicó, sobre posibles paralelismos entre ambos procesos. Más claro, incluso, fue el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, quien reivindicó simultaneidad, nunca copias El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, descartó la existencia de futuros obstáculos en las negociaciones. Sin gaiteirada y con violín En coche oficial se trasladó el recién estrenado inquilino de San Caetano al Obradoiro, donde se celebró la gran fiesta. No hubo gaiteirada como con Manuel Fraga. El dirigente socialista empuñó el bastón de mando en una ceremonia que buscó reflejar el cambio: Un modo diferente de entender la política en una Galicia democrática, moderna, culta y transparente Fue un acto muy distinto al celebrado el 15 de diciembre de 2001, cuando el patrón del PP gallego logró hacer sonar en el mismo escenario más de 6.000 gaitas.