Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MIÉRCOLES 3 8 2005 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: IGNACIO CAMACHO Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Alberto Aguirre de Cárcer (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil INQUIETANTE E KALE BORROKA VUELTA ATRÁS L A violencia urbana ha vuelto a las calles del País Vasco con la intensidad de los viejos tiempos, cuando la coacción masiva a ciudadanos, la destrucción de bienes públicos y la intimidación a partidos políticos se consideraban actos delictivos comunes y sus responsables eran juzgados en los tribunales del País Vasco. Tiempos en los que los chicos de la gasolina como los llamó Arzalluz, eran considerados jóvenes impetuosos y no aprendices de terroristas. Pero gracias a la legislación aprobada en la anterior legislatura, esa que el Fiscal General del Estado, Cándido Conde- Pumpido, ha ensalzado como causa directa del debilitamiento de ETA, y a la determinación judicial de que la banda terrorista y Batasuna eran la misma realidad y que debían responder penal y económicamente de los daños causados por la kale borroka la violencia urbana proetarra había descendido a niveles marginales. Hasta ahora. El repunte sostenido de los actos de terrorismo callejero ha llevado a la vicelendakari del Gobierno vasco, Idoia Zenarruzabeitia, a decir que no hay proceso de paz posible si se pretende utilizar la kale borroka como sustitutivo de la violencia de ETA que es exactamente lo que pretende hacer, y ha anunciado, Batasuna. La queja tiene mucho de farisaica, porque no será gracias al apoyo del nacionalismo por lo que el Estado de Derecho pudo armarse legalmente para combatir esta modalidad terrorista. Ninguna de las reformas contra la violencia urbana proetarra fueron respaldadas por el PNV, ni por ninguno de los socios del Gobierno de Rodríguez Zapatero. Pero gracias a esas reformas, la kale borroka se tipificó como terrorismo y sus autores, fueran mayores o menores de edad penal, pasaron a ser juzgados por la Audiencia Nacional, aunque tras la sentencia de la Sección Cuarta de su Sala de lo Penal sobre Jarrai pueden plantearse problemas de competencia judicial en el futuro. En plena estrategia de aproximación del PSOE al PNV, el nuevo escenario, sin tregua, con atentados periódicos contra empresas, con coches bomba en Madrid y una extensión general de la kale borroka no se corresponde con el optimismo de Rodríguez Zapatero sobre el final dialogado de la violencia. Por el contrario, responde a una pauta de comportamiento terrorista perfectamente verificada en otras épocas, cuando ETA y la izquierda abertzale recibían expectativas políticas. Antes de la tregua de 1998 y de los acuerdos de Estella, la violencia urbana proetarra se cebó con el PNV, y éste no tuvo problema en convenir con los terroristas el guión que, desde entonces, se está cumpliendo. Cuando se alienta la participación política de Batasuna, el resultado es éste, porque ETA y sus grupos de apoyo entienden la participación en los procesos políticos como una combinación de violencia, intimidación y propuestas chantajistas. Sería temible que aún hubiera políticos no nacionalistas capaces de creer que los terroristas pueden ser domesticados como pacíficos interlocutores y que la reiteración de ofertas de diálogo es la mejor manera de atraerlos a una mesa de negociación. Sin embargo, ésta parece ser la actitud del Gobierno, que, ante el aumento de la actividad terrorista en las calles del País Vasco, no ha adoptado ninguna medida específica ni siquiera ha introducido en el debate un discurso de mayor exigencia, de mayor firmeza legal y democrática, más allá de las condenas de rigor. Un discurso que cancele cualquier esperanza para los terroristas. La vuelta atrás es evidente y en todos los frentes. Se acerca la temporada de fiestas en las capitales del País Vasco, ocasión históricamente propicia para que la izquierda proetarra relance la movilización popular y activación de la ciudadanía eufemismo con el que el batasuno Joseba Permach calificaba en Gara a la kale borroka La situación refleja un deterioro que no encuentra respuesta en el Gobierno. Las decisiones del Supremo son papel mojado. La Ley de Partidos está derogada de hecho. El Pacto Antiterrorista ha sido sustituido por un acuerdo parlamentario cuya esterilidad no necesita más contraste. ETA ha radicalizado el Parlamento vasco y vigila la nueva legislatura, jalonando con coches bomba el inverosímil discurso gubernamental del final dialogado Las calles del País Vasco vuelven a ser campos de violencia, donde se arremete contra la Ertzaintza, se jalea a presuntos terroristas y se intimida a los partidos democráticos. L sumario del 11- M sigue aportando datos reveladores de las andanzas de Abdelhak Chergui, el estudiante de Telecomunicaciones detenido en mayo en Granada y que, como informábamos ayer, guardaba las fotos de nueve etarras. Chergui disponía de información muy interesante de cara a posibles utilidades similares a las que se produjeron con el AVE en referencia al atentado frustrado de los autores del 11- M. Conclusiones obtenidas después de descubrir la abundante documentación que el marroquí almacenaba sobre el transcantábrico que hace el trayecto San Sebastián- Santiago de Compostela. Disco duro de un ordenador que guarda imágenes y textos informativos que permiten dibujar un paisaje inquietante. Afortunadamente, la justicia puso fin a las aventuras de Chergui. Abdelhak Chergui ABC TORRENTE VERBAL MBICIOSO proyecto, aunque sólo sea desde el punto de vista formal, el del nuevo presidente de la Xunta. Touriño. Ahí es nada, liderará un galleguismo cívico y solidario, de la ilustración y del resurgimiento, de los republicanos y de los federalistas Torrente verbal, de encendidas palabras, a la hora de recibir el bastón de una comunidad que demanda más gestión que gestos y que asiste al ejercicio retórico de Touriño con la indiferencia de quien está acostumbrado a ver llover. Entrando en harina, lo de los republicanos y federalistas se supone que es el guiño obligado al BNG. Discurso hecho a dos manos para una sola voz que ayer sonó demasiado grave, pelín forzada. Empezando así, Touriño corre el riesgo de quedarse afónico. A PARO Y AFILIACIÓN L paro registrado en las oficinas del INEM subió en 14.557 personas en julio, al crecer un 0,7 por ciento más que el mes anterior, lo que rompe la tendencia bajista que venía produciéndose desde febrero. En un mes tradicionalmente favorable para el empleo, el ligero incremento desmiente, en parte, el optimismo del ministro de Trabajo, Jesús Caldera, quien adelantó que los datos iban a ser muy buenos Efectivamente, hay cifras que invitan a la esperanza: el número de contratos realizados ascendió a 1.570.198 (un 5,6 por ciento más que en junio de 2004) aunque sólo el 7,4 fueron indefinidos. La subida más acusada se produjo en el sector servicios, en una época de altas contrataciones en el sector turístico, señal de alarma que debería llevar al Gobierno a una serena reflexión. Por sexos, las mujeres, con 1,2 millones de desempleadas, casi duplican la cifra del paro masculino. Estos datos permiten realizar un diagnóstico más o menos certero del mercado laboral: se sigue creando empleo, aunque a ritmo menor que en épocas anteriores; la alta temporalidad no E remite, el paro femenino sigue siendo la gran asignatura pendiente y mejora la cifra de parados jóvenes. Dentro de este escenario de luces y sombras, la afiliación a la Seguridad Social sigue a buen ritmo, sin síntomas de desfallecimiento: 214,616 personas más en julio, aunque en el lado negativo haya que subrayar el incremento de los gastos en prestaciones por desempleo. De la cifra de nuevas altas en el pasado mes de julio, la mitad fueron de trabajadores extranjeros, lo que pone de manifiesto que la inmigración se ha convertido en factor esencial para la dinamización del mercado de trabajo. Todos estos datos, positivos, con matices, en líneas generales, hay que manejarlos con cautela y desde la realidad de una situación que obliga a profundizar en la reforma del mercado laboral. Es necesario ahondar en el proceso de concertación y diálogo de los agentes sociales para corregir los problemas, algunos crónicos. Y, sobre todo, no lanzar las campanas al vuelo. Todavía queda mucho por hacer. JUECES AGRAVIADOS ESPUÉS de hacer una reforma al galope para neutralizar a la mayoría del Consejo General del Poder Judicial; después de aprobar unas reformas judiciales que abren peligrosas incógnitas en torno a la la profesionalización de la Justicia y la unidad jurisdiccional del Estado, la directora directora general de los Registros y del Notariado se marca unas declaraciones insultantes contra dos jueces que han considerado justificadas ciertas dudas sobre la constitucionalidad del matrimonio homosexual. El CGPJ le recuerda- -tal vez no lo supiera- -que los jueces no son subordinados a su dictado. Temeraria salida de pata de banco de la directora. Cada cual, a lo suyo. D