Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 2 8 2005 Madrid 35 La escasez de resultados positivos ha llevado al corte parcial de las calles de Marconi durante la noche ño, o empezamos con movilizaciones Mercedes Lanzarote es una de las vecinas de la zona. Tiene 30 años y lleva 10 viviendo en el barrio. Está harta. En un año nos han reventado cinco veces la luna del coche; da igual que sea por la mañana, por la tarde, laborable o festivo. Cuando intento entrar en el garaje, se me acercan toxicómanos para pedirme dinero o lo que sea. Trabajo y vivo en Marconi, pero tengo que ir a mi puesto en coche, porque no me fío dice. Hay otras personas, como Aurelia Corrochano, que es vecina de Villaverde Alto y tiene familia en la otra zona del distrito. Me he encontrado prostitutas y coches, a plena luz del día, en el que estaban haciendo el amor; antes venía sola a casa de mi hija, pero ya no me atrevo Hace ahora tres meses, el distrito vivió su particular 2 de mayo. La espita se encendió aquella tarde festiva de domingo con la muerte de un menor de edad en la colonia Oroquieta. Le asesinó, presuntamente, un joven de 19 años de nacionalidad dominicana. Fue la gota que colmó el vaso, demasiado lleno, del hartazgo de los vecinos, que salieron a la calle los días posteriores en demanda de mayor seguridad en la zona. Durante aquellas jornadas de infarto se produjeron más de 40 agresione, principalmente, a inmigrantes, por parte de grupos incontrolados de personas, en principio, ajenas al barrio. LOS AFECTADOS Mariano Sagospe Pide medidas serias para el barrio La decisión del Ayuntamiento es mala, porque coarta la libertad, pero es buena si supone más seguridad; hacen falta acciones serias Mercedes Lanzarote Vecina víctima de varios robos En un año nos han roto cinco veces las lunas del coche, de día y de noche, en festivo o laborable; trabajo aquí al lado y no puedo ir andando a la oficina Vecinos de Marconi hacen cola para acreditarse ante el cierre nocturno del barrio contronazo con estas personas. Por si fuera poco, algunos de estos vecinos han sido denunciados a causa de ello por la Policía. Esto es un sinvivir. Ya no sabemos qué hacer. Hay mucho miedo aseguran los vecinos. El otro gran azote de la zona es la prostitución. Van desnudas por la calle, hacen sus necesidades en plena vía, rompen los bancos para hacer hogueras... Hay vecinos que se han enfrentado a ellas, pero las meretirces aseguran que las esquinas están repartidas, y que tomar la de una compañera puede suponerles una paliza. Pero ahí no queda todo. La zona de la colonia Marconi es una isla en medio de un polígono industrial. Vendieron la zona a sus más de dos mil vecinos como una nueva área residencial, con todos sus equipamientos. Mentira. Ni colegios ni comercios ni centros de salud. Sólo delincuencia y muchas naves. Por no haber, ni siquiera hay una red adecuada de transportes públicos. Sólo tenemos una línea, la 79, en la que tarda un autobús 45 minutos en pasar asegura otra vecina. Desde Residencial Resina son tajantes: O se arregla la situación del transporte en oto- Medida polémica El polvorín en que se convirtió el distrito hizo a la clase política tomar cartas en el asunto; la Delegación del Gobierno y el Ayuntamiento dieron a luz el Plan Villaverde, un paquete de medidas urgentes para paliar la escalada de inseguridad. Fruto de ella, se sometió a un control exhaustivo el polígono industrial Marconi, donde las prostitutas campaban (y campan) a sus anchas. La escasez de resultados positivos ha llevado a la Concejalía de Seguridad, tras conversaciones con los representantes vecinales, a impulsar el cierre nocturno, de once de la noche a seis de la madrugada, del barrio al tráfico privado. Sólo podrán acceder a él, previa identificación, los vecinos y trabajadores del polígono. Es la primera vez que se cierra un barrio para tales fines. La lluvia de críticas por parte de PSOE e IU no se ha hecho esperar por lo polémico de la medida emprendida. El propio concejal del ramo, Pedro Calvo, reconoció ayer que, tras la puesta en marcha del Plan Villaverde, si ha bajado el censo de prostitutas, ha sido de forma poco significativa Durante toda la tarde, un nutrido grupo de personas hacía cola en la casetilla de información que ha instalado el Ayuntamiento en la calle de la Resina para identificarse como vecinos o trabajadores del barrio, y obtener así el santo y seña para llegar a su destino. Villaverde, un curso más, llegará a septiembre con más de una asignatura pendiente. Lorena Robledo Trabaja en la farmacia del barrio Todos los días atendemos a varios drogadictos; estás aquí y no te encuentras cómoda, porque tienes miedo Aurelia Corrochano Siempre va al barrio acompañada Aunque vivo en Villaverde Alto, vengo aquí a ver a mi hija, pero no me atrevo a hacerlo sola; he visto a gente haciendo el amor en coches a la luz del día Un hombre contrata los servicios de una prostituta a plena luz del día