Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid MARTES 2 8 2005 ABC La situación que se vive en zonas de Villaverde, como la colonia Marconi, está convirtiéndose en irrespirable para sus más de dos mil vecinos, que viven de cara a la prostitución, la droga y una creciente inseguridad, y desprovistos de los más esenciales equipamientos Villaverde grita ¡socorro! TEXTO: CARLOS HIDALGO FOTOS: DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Jeringuillas y preservativos usados e infectados en pleno paseo. Prostitutas a la luz de las farolas, pero también del sol matutino. Hasta una docena de robos en coches al día. El paso de un subterráneo de la estación de Cercanías, tomado por el mono de los yonkis Esta es la situación, apenas invariable, que se sigue viviendo en el distrito de Villaverde, muy especialmente, en zonas como la colonia Marconi y otras cercanas a los asentamientos chabolistas que subsisten en el barrio. De poco o nada está sirviendo la mayor presencia policial que, desde hace semanas, existe en las zonas más conflictivas, dicen los vecinos. Los mismos que exclaman el sinvivir que supone para ellos sacar a sus hijos a la calle y darse de bruces con una chica que luce sus encantos en la busca de un cliente. O cuando uno de los chavales confunde un condón con un globo e intenta llenarlo de agua. Es la factura que hay que pagar a diario porque una apretada situación económica destierra a mucha gente de bien a las postri- merías de la ciudad. Mohamed Harchaoui, de 32 años, abrió hace apenas una semana un comercio en la Calle Principal de Marconi. A los cuatro días, mientras almorzaba tranquilamente en casa, recibió una llamada de la Policía: Acababan de robarme en la tienda. Rompieron el doble cristal de la luna con una piedra y se llevaron todo el dinero, 180 euros, y la caja registradora. Tengo otro local en el paseo de Alberto Palacios y jamás me había ocurrido esto explica con cierta resignación. El caso de Mohamed es el último robo en un comercio del barrio, pero no el único. Sólo hay tres- -un bar, una farmacia y su tienda- y todas ya tienen en su haber algún atraco. Hace algún tiempo le tocó el turno a la farmacia. Entró alguien, amenazó y se llevó todo el dinero comenta Montserrat Rodríguez, una empleada que lleva sólo nueve meses trabajando allí. En el día de hoy por ayer he atendido a cuatro toxicómanos afirma. Mientras se produce la conversación, llega la quinta, en busca de una jeringuilla. La pro- pietaria del establecimiento asegura que, hace un tiempo, no había problema alguno con los drogadictos. Pero ahora hay algunos que son verdaderos delincuentes recuerda. Narcosala en la estación ¿Qué está ocurriendo en el barrio? Ocurre que hay más Policía en la calle, pero persisten los dos grandes problemas: El Salobral y la prostitución afirman desde la Asociación de Vecinos Residencial Resina. El primero es un mercado de la droga con su propia autopista de conexión la estación de Cercanías del barrio. Los toxicómanos la utilizan como pasadizo, de manera que se acercan a Marconi a dar sus palos- -robos en el interior de coches y viviendas, atracos y asaltos a punta de jeringa- -y, de allí, se dirigen a El Salobral, cruzando por la estación. Pero también hay quienes se sirven de los pasos subterráneos entre los andenes para utilizarlos como narcosalas. De esta manera, son muchos los vecinos que, temiendo lo peor, pasan por encima de las vías para evitar cualquier en- Publicidad INFORMACIÓN AL CONSUMIDOR GRUPO SADA Grupo Sada quiere informar a los consumidores sobre una posible alteración en la calidad de sus productos Pollo Asado Sada y Pollo Asado Pimpollo que podría ocasionar trastornos gástricos en caso de ser ingeridos Tan pronto como se ha detectado esta situación se han emprendido las siguientes acciones: Como medida preventiva se ha procedido, de acuerdo con las Autoridades Sanitarias, a retirar e inmovilizar en el mercado todos los pollos asados de dichas marcas. Se está llevando a cabo un análisis exhaustivo para conocer las causas que puedan haber provocado esta situación. No se reanudará el suministro de pollos asados de Grupo Sada hasta que se pueda asegurar totalmente la calidad de estos productos puesto que la seguridad de nuestros consumidores es una prioridad absoluta. Recomendamos a todos nuestros consumidores que en caso de tener el producto en su casa lo devuelvan a sus puntos de compra habituales, donde les será reembolsado el importe de los mismos. Lamentamos los posibles inconvenientes que esta situación pueda ocasionar a nuestros consumidores y distribuidores y confiamos en que la situación pueda retornar a la normalidad lo antes posible. Grupo Sada tiene a disposición de los consumidores el teléfono de atención al cliente 900 200 901 desde las 9.00 h. a las 21.00 h.