Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 2 8 2005 Internacional 27 Bush nombra a Bolton embajador ante la ONU sin la aprobación del Senado El presidente se aprovecha del periodo vacacional de la Cámara Alta como el antidiplomático John Bolton es partidario de las decisiones unilaterales y de la línea dura contra Irán y Corea del Norte MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. El presidente George W. Bush forzó ayer el nombramiento de John Bolton, uno de los diplomáticos más polémicos de EE. UU. como nuevo embajador ante la ONU, aprovechando que el Senado se fue de vacaciones el viernes. La mayor parte de los senadores coinciden en que es el hombre adecuado para el cargo, pero un puñado de ellos han utilizado tácticas dilatorias por puro partidismo, para negarle injustamente la votación que se merece dijo Bush al explicar su actuación. Este puesto es demasiado importante como para estar vacante durante más tiempo, especialmente durante una guerra y un debate vital sobre la reforma de la ONU La Cámara Alta se había opuesto a votar su nombramiento en dos ocasiones hasta que la Casa Blanca no le facilitara los documentos que habían solicitado sobre trabajos anteriores del que hasta hace poco fuese el adjunto de la secretaria de Estado para Control de Armas y Seguridad Internacional. En los diferentes testimonios que han salido a la luz durante el largo debate sobre su capacidad para el puesto, Bolton ha sido acusado de arrogante, prepotente y manipulador. En los cargos que ha desempeñado en los tres últimos gobiernos republicanos se ha ganado la reputación de presionar a los analistas de Inteligencia para que elaboren informes a la medida de sus intenciones políticas, que son unilaterales y agresivas. b Calificado por muchos La Policía británica detiene a otros dos sospechosos b Los padres de uno de los terroristas del 21- J, que habían perdido todo contacto con su hijo, llamaron a la Policía al ver sus imágenes en la televisión y los diarios M. JUSTO. SERVICIO ESPECIAL LONDRES. Un portavoz de la Policía Metropolitana se negó a discutir sobre una posible tercera célula terrorista, pero señaló a ABC que lo último que pensaba hacer Scotland Yard tras los últimos arrestos era bajar la guardia Además del despliegue de los aproximadamente seis mil policías que patrullan las calles y el transporte público, hay alrededor de mil detectives y agentes del MI 5, el servicio secreto de seguridad interior, dedicados a la investigación de los atentados de julio. Ayer la Policía británica hizo otras dos detenciones de sospechosos de participar en los atentados del 21- J. Según informaciones filtradas a la Prensa británica, Mukhtar Said Ibrahim y Ramsi Mohammed se niegan a cooperar con la investigación. La mayor parte de la información proviene de Yassin Hassan Omar, arrestado en Birmingham, y Hamdi Issac, el etíope capturado en Roma el viernes, cuando todavía se le creía somalí y vivía bajo el nombre falso de Hussain Osman. John Bolton (en el centro) es felicitado ayer por Condoleezza Rice ante Bush Bolton ha dicho que el día más feliz de su vida fue cuando recibió autorización para retirar a su país del Tribunal Penal Internacional de la Haya, tras haber liderado la corriente de oposición a este órgano. En numerosas ocasiones ha atacado en público a la ONU, en la que ahora representará a Estados Unidos, y es abiertamente partidario de la línea dura contra Irán y Corea del Norte. Muchos le han calificado como el antidiplomático y, de hecho, Bush no ha elogiado su talento negociador sino su voluntad para confrontar los problemas difíciles de cabeza Su nombramiento llega en un momento en el que el órgano multilateral se enfrenta a la mayor reforma de su historia, que deberá votarse en la 60 Asamblea General, que se celebrará en septiembre. John Bolton proporcionará un claro liderazgo americano a la reforma de Naciones Unidas adelantó el presidente estadounidense. No hubo, como era de esperar, ningu- AFP na declaración de euforia por parte del secretario general de la ONU, Kofi Annan, que se limitó a declarar que trabajará con el nuevo representante estadounidense del mismo modo que lo hace con los de otros 190 países. Igualmente, Bolton resultó comedido al parafrasear a la Carta Magna de Naciones Unidas en su promesa de ayudar a mantener la paz y la seguridad internacional. La única diferencia técnica que contrae la artimaña del presidente es que su cargo finalizará en invierno de 2006, cuando concluya el mandato legislativo del órgano al que se ha saltado para nombrarlo. El senador Ted Kennedy criticó la maniobra y advirtió que enturbia aún más la nube de credibilidad que pesa sobre Bolton Incluso algunos republicanos, como el senador George Vopinovich, lamentaron la falta de credibilidad que tendrá un representante que no ha sido respaldado por el Senado. Los lugares de reunión del 21- J Sus confesiones han permitido aclarar varios aspectos sobre la preparación del atentado y abren esperanzas sobre la posibilidad de capturar a posibles cómplices. Un gimnasio en Notting Hill Gate parece haber sido el punto de encuentro de la célula del 21- J. El jefe del grupo sería Mukhtar Said Ibrahim, presunto responsable de la bomba en el autobús de la línea 26. Otro lugar de encuentro era un café portugués, la Lisboa Patisserie también en Notting Hill Gate, muy cerca del bloque de apartamentos donde vivía Ibrahim. El lugar es frecuentado por musulmanes del barrio que calificaron a Ibrahim y Mohammed como perturbados y extremistas. Según un par de parroquianos, los dos pertenecían a un grupo radical islámico y solían repartir panfletos incendiarios contra la persecución de musulmanes en Irak y Palestina. Según la Policía italiana, el grupo no formaría parte de una red terrorista internacional. Sin embargo, Scotland Yard todavía no ha descartado que haya una conexión entre ambas células. El vínculo entre las dos sería Ibrahim. Su familia dio la pista más importante. Cuando vieron las imágenes de los cuatro sospechosos, los padres, que habían perdido todo contacto con su hijo, llamaron a la Policía. Los disturbios en Jartum tras la extraña muerte del vicepresidente sudanés causan al menos 24 muertos ABC JARTUM. Algo más que un fatídico accidente aéreo. Así puede entenderse la muerte de John Garang, que se produce en la cúspide de su carrera política en Sudán y amenaza con prender la llama de una violencia que ya incendió el país durante 21 años de guerra civil. Una contienda que se ha cobrado la vida de dos millones de personas. Garang, de 60 años, viajaba en la tarde del sábado desde Uganda en un helicóptero presidencial rumbo al sur de su país. Una hora después de despegar, se perdió todo contacto con el aparato. La confusión y las labores de rescate, en las que participaron soldados ugandeses, sudaneses y kenianos, precedieron al fatal desenlace. Ayer la oficina del presidente de Sudán, Omar el Bashir, confirmaba el óbito de John Garang y los catorce tripulantes del helicóptero, que se estrelló contra una cordillera montañosa debido a la mala visibilidad, según el comunicado. La noticia desató el rumor de un posible atentado y provocó graves disturbios en la capital, Jartum. Hay más de cien heridos y 24 cadáveres en el hospital declararon fuentes policiales y médicas. Mientras en la capital se imponía desde las seis de la tarde un to- que de queda de doce horas para calmar la situación, los desórdenes se propagaban a otros puntos del país. Las fuerzas políticas de Sudán llamaron a la tranquilidad y el gobierno de Jartum insistió en el mantenimiento del proceso de paz, al tiempo que el Ejército mantenía el estado de máxima alerta. Así, EE. UU. envió ayer al país norteafricano a dos altos funcionarios. El fallecido vicepresidente era una figura vital para la normalización de Sudán y había entrado a formar parte del gobierno de unidad nacional hace apenas tres semanas. Garang lideró desde 1983 la guerrilla rebelde del sur del país, cristiano y animista, opuesto a la aplicación de la Sharia- -ley islámica- impulsada por el gobierno de Jartum del norte, de mayoría musulmana. El acuerdo de enero de 2005 entre Bashir y Garang encendió una tenue luz de esperanza en Sudán.