Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional EN LA MUERTE DEL REY FAHD MARTES 2 8 2005 ABC REUTERS EFE El socio libanés. El asesinado dirigente carismático del Líbano Rafiq Hariri Un amigo de España. La dilatada presencia del Rey Fahd en Marbella con mantuvo una estrecha relación con el Rey Fahd y con Arabia Saudí, país donde amasó su fortuna como empresario que luego le catapultó en Beirut. En la imagen, Hariri y el Rey Fahd en el Palacio Real de Riad el 8 de abril de 2003. motivo de sus vacaciones labró la amistad de la Familia Real saudí con la de España. En la imagen, Don Juan Carlos durante la visita que realizó al Rey Fahd en Marbella el 29 de agosto de 1999 para expresarle las condolencias por la muerte de su hijo Faisal. El ayuntamiento marbellí ha decretado tres días de luto oficial por el fallecimiento del Monarca Saudí, un enamorado del exclusivo balneario malagueño cuyas visitas suponían inyecciones de millones de dólares en la economía local Marbella llora a su Rey Midas TEXTO: MARA MIRALLES MÁLAGA. El Rey Fahd era uno de los ilustres visitantes de la Costa del Sol, así como un importante dinamizador económico para la ciudad de Marbella, donde solía pasar largas temporadas acompañado de su familia y de su séquito. Por ello, en el ayuntamiento de la ciudad las banderas ondean a media asta y se han decretado tres días de luto oficial. La alcaldesa marbellí, Marisol Yagüe, ha lamentado la gran pérdida convocando para hoy un pleno extraordinario, donde se aprobará el inicio de los trámites para nombrar al Monarca hijo adoptivo de Marbella a titulo póstumo. La Asociación de Empresarios y Profesionales CIT- Marbella trasladó ayer a la Familia Real de Arabia Saudí su más sincero pésame por el fallecimiento del Rey Fahd, de quien destacaron que su presencia era muy positiva para la Costa del Sol. Por su parte, el tercer teniente de alcalde de Marbella, Carlos Fernández, también lamentó su muerte porque era una persona que estaba enamorada de Marbella y que, incluso, llevaba algo de sangre andaluza en sus venas El rey Fahd pasaba largas estancias en la ciudad malagueña, donde poseía el impresionante Palacio Mar, un lujoso complejo situado en la Milla de Oro, una de las zonas más exclusivas de Marbella. Conocido por los ciudadanos marbellíes como El Rocío el palacio es una réplica de la Casa Blanca de Washington, pero en mármol y oro, que se levanta en un recinto de 250.000 metros cuadrados y que incluye otros palacios para la servidumbre, dos mezquitas, un hospital, varias piscinas, y donde eran frecuentes las visitas de mandatarios de primer orden mun- El tercer teniente de alcalde marbellí (cuarto por la derecha) y trabajadores de Puerto Banús guardan un minuto de silencio dial, entre ellos el Rey Don Juan Carlos. El Monarca no acudía a Marbella desde hacía tres años. Fue exactamente el 14 de agosto de 2002 cuando el Rey Fahd llegó por última vez a su mansión de la Costa del Sol, arropado por un séquito de unas 400 personas distribuidas en cuatro aviones: un Boeing 747 privado del Rey, un Boeing 757 que tiene las funciones de hospital y otros dos aparatos de grandes dimensiones. En sus bodegas, dos mil maletas y baúles componían el equipaje de Su Majestad. Para transportar a tan numeroso séquito se alquilaron 600 Mercedes Benz, muchos de ellos llegados desde Suiza, y 50 limusinas. Arrendó unas 300 suites en los hoteles más lujosos de la ciudad e incluso alquiló impresionantes villas de vacaciones por las que llegó a pagar hasta 180.000 euros al mes en los hoteles colindantes a su palacio. EFE Visita millonaria Su última estancia generó unos 90 millones de euros en gastos en los comercios de la zona y alrededores, donde los propietarios de los establecimientos cerraban al público para que el personal de su comitiva realizara las compras. Incluso medio centenar de policías y guardias civiles ejercían de escoltas privados del Monarca. El Rey Fahd, que era muy querido entre los ciudadanos marbellíes, creaba cientos de puestos de trabajo para atender todas las necesidades de Palacio y solía contratar entre dos y tres mil empleados locales. Un chófer, por ejemplo, podía ganar 5.000 dólares al mes y una empleada de la limpieza unos 3.000. También eran importantes las donaciones que la Casa Real saudí realizó a la ciudad de Marbella, ya que en 2002 aportó unos 900.000 euros para la apertura de una Sala de Hemodinámica en el área de Cardiología en el Hospital Costa del Sol, así como importantes ingresos para la construcción de las viviendas sociales que se conocen como las viviendas del Rey Fahd