Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 2 8 2005 21 El presidente Bush nombra por decreto a John Bolton como embajador de EE. UU. ante la ONU Una mujer alemana mató a nueve de sus hijos nada más nacer en el estado de Brandeburgo Se espera que el próximo Príncipe Heredero sea el actual ministro de Defensa, Sultan ben Abdelaziz La noticia del fallecimiento suscitó una reacción de respeto en los países árabes y en Occidente de la que Israel nunca ha querido saber nada pese a la buena acogida que tuvo en su momento tanto en Estados Unidos como en Europa. Dicha iniciativa sirvió de base para algunos de los puntos recogidos más tarde en la hoy desviada Hoja de Ruta. Sin embargo, el peor enemigo de Arabia Saudí en los últimos años no ha sido Israel, ni tampoco algunos de sus vecinos, como el Irak de Sadam Husein, sino, sin duda, la red sin cabeza pero con muchos tentáculos asesinos de Al Qaida. Las relaciones de Riad con Washington sufrieron un serio deterioro a raíz de los atentados contra Nueva York y Washington del 11- S, cuando se supo que de los diecinueve suicidas quince eran saudíes. Islamista, amigo de EE. UU. y buen vividor EUGENIO GARCÍA GASCÓN. SERVICIO ESPECIAL Críticas de Occidente Muchas voces se levantaron entonces en Estados Unidos contra el régimen wahabí de los Saud, acusándolo de jugar con dos barajas y no sólo de no emplearse a fondo contra el terrorismo islamista, sino incluso de financiar diversas redes ya a pleno rendimiento asesino a través de las madrasas o escuelas coránicas financiadas por el régimen. No obstante, para despejar dudas, Osama Bin Laden, de origen saudí aunque posteriormente fuese despojado de su nacionalidad, puso a su país en el punto de mira, y ordenó varios ataques terroristas contra Riad, Jeddah y otras ciudades del reino, en especial contra la comunidad de ciudadanos occidentales que viven semirrecluidos en bloques de viviendas especiales para ellos. Desde mayo de 2003 han muerto 132 personas en dichos atentados, además de 113 terroristas en la consecuente represión. Entonces sí, las autoridades saudíes se tomaron más en serio su lucha contra el terror, se sumaron a la guerra lanzada por el presidente George W. Bush y recibieron incluso las felicitaciones de la Casa Blanca por su cambio de pie. Cambio de pie que no fue fruto de una decisión del Rey Fahd, ya víctima de su precaria salud, sino de su hermanastro Abdalá y del régimen dominado por éste. El mismo Abdalá que ha asumido de manera oficial el mando tras el fallecimiento ayer del Monarca. El mismo que, en todo caso, garantizará la continuidad del estricto y riguroso wahabismo. parte de la población. AHD, hijo del famoso En esa época adquirió su repuAbdelaziz al Saud, funtación de pragmático y buen conodador de Arabia Saudí, cedor de la Administración. En se convirtió en quinto monarsu faceta diplomática, comprenca del reino en 1982. Con antedió enseguida la necesidad que terioridad, dos de sus hermanos nía la dinastía saudí de mantener fueron retirados del poder por buenas relaciones con el Reino la fuerza; uno, depuesto; el Unido, primero, y con EE. UU, desotro, asesinado. Recibió una pués. Política que seguiría a pies educación básica en un colejuntillas en su reinado. gio especial que fundó su paCuando llegó el boom del pedre exclusivamente para los tróleo, el crecimiento fue tan despríncipes y en el que se ponía proporcionado que en broma se énfasis en la educación religiocomentaba que los coches de lujo sa. Nunca estudió en la Univereran desechados en cuanto se llesidad. naban los ceniceros. El propio Fahd inició su reinado haFahd amasó en poco tiempo una ciendo múltiples concesiones fortuna que se estimó en 18.000 mia los islamistas, una medida llones de dólares y que en su macon la que buscaba congraciaryor parte fue invertida en Estase con los sectores más conserdos Unidos. vadores del país para contraPero la riqueza del país vino rrestar su fama de play boy acompañada de fuertes tensiones. bebedor y jugador. Se dice que En todo caso, él siempre se mantuen una sola noche perdió más vo firme en su alianza con Estados de seis millones de dólares en Unidos. Cuando triunfó en Irán la el casino de Montecarlo. REUTERS revolución islámica, empleó cantiSu intención de congraciarRey Fahd dades desorbitadas de dinero en se con los islamistas ha sido apoyar militarmente a Irak y en financonstante durante todo el reinado su carrera en la Administración y ciar a los talibanes. Aunque en el ámen un país en el que el fundamentaadquirió experiencia política desembito interno su decisión más delicada lismo es moneda corriente. En 1986 peñando varios cargos ministeriafue su permiso para que las tropas de se otorgó a sí mismo el título de les, como era habitual entre los hijos Estados Unidos se establecieran proGuardián de las dos Mezquitas Sade Abdelaziz. Durante su paso por el visionalmente en el país. Los islamisgradas, en referencia a La Meca y Ministerio de Educación impulsó la tas nunca le han perdonado esa hospiMedina. enseñanza entre las mujeres, pese a talidad con el infiel aliado. En los años cincuenta Fahd inició que no fuera algo muy bien visto por F Sucesor y celoso guardián del inmovilismo A. SOTILLO BDALÁ es digno hijo de su padre. Abdelaziz al Saud, origen de la disnastía, tenía unas ideas muy personales sobre cómo educar a los 37 vástagos sobre los que fundó su Reino. Le gustaba presumir de que, para su buena formación, los chicos debían levantarse dos horas antes del alba, caminar descalzos, comer frugalmente, rezar mucho y cabalgar a pelo. Mucho han cambiado las cosas en esta nueva Arabia sacudida por la fiebre de las tiendas de lujo y los coches despampanantes. Pero se dice que Abdalá es quien más provecho recibió de la espartana lección y del rocoso carácter del fundador. Como su hermanastro el Rey Fahd, él también fue educado en la Escuela de Príncipes del Palacio donde recibió una formación más volcada en lo religioso que en lo académico. Pero, también como Fahd, su formación política la ha hecho sobre la marcha. Fue nombrado jefe de la Guardia Nacional en 1963. Y tras la embolia cerebral que sufrió Fahd en 1996, ha regido los destinos del país A Rey Abdalá AFP como Príncipe Heredero con plenos poderes. Desde entonces no parece que haya habido muchos cambios con respecto en la política del Reino. Su regencia ha estado dominada por el signo de la continuidad. Pero la fuerza de los hechos le ha obligado a hacer frente a la doble presión del violento integrismo de Bin Laden desde dentro y de las crecientes críticas de Occidente que le reprochan su inmovilismo medieval y la financiación de dudosas escuelas coránicas que habrían expandido las llamas del fanatismo en el mundo árabe. El carácter duro y correoso aprendido del padre ha emergido en estos tiempos de crisis. Para defenderse de quienes le piden cambios, dice que muchas de las críticas que recibe son ni más ni menos que ataques contra la raíz del Islam Mantiene la alianza con EE. UU. y su colaboración en la OPEP para que no se desboquen los precios del petróleo. Pero ha buscado deliberadamente una creciente distancia, un perceptible enfriamiento frente a un aliado poderoso, pero nada popular en el pueblo árabe. No lo tendrá fácil. Si un día se retiran los yihadistas de Irak, su país puede convertirse en el siguiente blanco de la internacional terrorista. Será cuando tenga que aplicar las lecciones del padre.