Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 MARTES 2 8 2005 ABC Internacional Abdalá sucede al Rey Fahd bajo el signo de la continuidad política, social y petrolífera El Monarca wahabí falleció ayer en un hospital de Riad tras una larga enfermedad JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Fahd ben Abdelaziz, Monarca absoluto desde 1982 de Arabia Saudí, primer productor y exportador mundial de petróleo, murió ayer, a los 84 años de edad, en el hospital Rey Faisal de Riad, donde permanecía ingresado desde el 27 de mayo, después de una larga enfermedad y una penosa agonía. Nada, o casi nada, va a cambiar en este país ultraconservador y feudal, aliado de Estados Unidos en la guerra contra el terrorismo, víctima de algunos de los peores atentados de Al Qaida en los últimos años, pero a su vez impulsor en su esencia de una ideología extremista y contraria a todos los principios democráticos que ha nutrido y nutre a los grupos radicales islá- micos. Nada, o casi nada, va a cambiar en su estructura de mando y poder pues el reino wahabí estaba dirigido ya desde 1995- -año en el que el Rey Fahd sufrió una embolia cerebral que le impediría a la postre seguir ejerciendo sus funciones- -por Abdalá ben Abdelaziz, de 82 años de edad, nombrado ayer Rey un minuto después de confirmarse el fallecimiento de su hermanastro. En este particular y esperado movimiento de fichas, se presenta como Príncipe Heredero de la dinastía de los Saud el actual ministro de Defensa, Sultan ben Abdelaziz. Nada, o casi nada, va a cambiar en la política petrolífera de un país que exporta 9,5 millones de barriles diarios, que tiene capacidad para llegar incluso a los 11 millones de barriles diarios y que cuenta con las mayores reservas de oro negro del mundo. Nada más conocerse la muerte del Rey Fahd, el precio del barril de crudo alcanzó los 62 dólares debido a las especulaciones habituales tras una noticia de esta índole. Sin embargo, los analistas, convencidos de que Riad apostará por la estabilidad en los mercados, consideran probable un paulatino descenso de dichos precios en los próximos días. Mínimas reformas políticas Nada, o casi nada, va a cambiar en las mínimas reformas políticas auspiciadas por la Casa Real en los últimos años. La democratización del país, como ha denunciado la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, brilla por su ausencia; la participación en los procesos políticos de la mujer es nula; los atisbos electorales vivi- dos con los recientes comicios municipales amenazan con quedarse ahí; y el Majlis al- Shura (Consejo Consultivo) apenas cumple unas simples funciones legislativas en tanto sus 150 miembros son nombrados por la Casa de los Saud. La muerte del Rey Fahd, debido según fuentes oficiosas a problemas respiratorios y a la extrema debilidad de un monarca castigado por su delicada salud desde hace ya más de una década, provocó una reacción de respeto y pésame en todos los países árabes y musulmanes (la cumbre extraordinaria de la Liga Árabe prevista para mañana en Sharm el Sheij para tratar de la inminente evacuación israelí de Gaza, de la situación en Irak y del terrorismo de carácter islamista ha sido aplazada sine die, según su secretario general, Amro Mussa) y también en Occidente. Muchos jefes de Estado y de Gobierno asistirán hoy en Riad a los funerales oficiales, que tendrán lugar primero en la mezquita del Príncipe Turki bin Abdalá, y después en el cementerio de El Oud, donde está enterrado su padre, Abdelaziz, fundador del Reino en 1932. La noticia del deceso del Rey Fahd no fue ninguna sorpresa para los saudíes, conscientes de la gravedad del estado de salud del Monarca wahabí, quien a su vez es custodio de los dos lugares más sagrados del Islam, Medina y La Meca. Del tercero, la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, siempre estuvo muy pendiente el Rey Fahd, impulsor de algunas iniciativas de paz para la región, como la enunciada en la cumbre de la Liga Árabe de Beirut en 2002, Don Juan Carlos prevé viajar a Arabia Saudí para trasmitir sus condolencias A. MARTÍNEZ- FORNÉS P. DE MALLORCA. Su Majestad el Rey tiene la intención de trasladarse a Riad en los próximos días para trasmitir personalmente sus condolencias por la muerte del Rey Fahd, con quien mantenía una vieja y estrecha relación de amistad, y para saludar al nuevo soberano saudí. Según informaron fuentes del Palacio de Marivent, todavía no se ha concretado la Un muchacho saudí charla con un automovilista bajo el retrato del Rey Fahd AFP fecha exacta del viaje de Don Juan Carlos, aunque lo más probable es que el desplazamiento tenga lugar a finales de semana. Las mismas fuentes indicaron que el entierro del Rey Fahd, previsto para hoy, consistirá en una ceremonia de carácter restringido, motivo por el cual Don Juan Carlos no asistirá a la misma. Ayer, en cuanto conoció la noticia, Don Juan Carlos decidió no salir a navegar y suspendió su participación en la regata de vela de la Copa del Rey, que se celebra en la bahía de Palma. El Rey, que lucía una corbata negra en señal de luto, permaneció todo el día en su despacho del Palacio de Marivent y trasmitió sus condolencias a las autoridades saudíes, a las que envió un telegrama de pésame en su nombre, en el de la Familia Real y en el del pueblo español.