Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 2 8 2005 Nacional POLÉMICA POR LA REUNIÓN SECRETA PSOE- PNV REACCIONES 13 Desalojadas 20 familias por la violencia callejera en Guecho BILBAO. Decenas de encapuchados perpetraron en la madrugada de ayer, en el centro de Guecho, una serie de ataques premeditados, bien organizados y muy rápidos en su ejecución en palabras del alcalde, el nacionalista Iñaki Zarraoa. La acción fue cometida con cócteles molotov contra varias entidades bancarias, agencias de viajes, una oficina de seguros y un estanco, en el barrio de Algorta, que celebraba sus fiestas de San Ignacio. En la calle Torrene fue desalojada una veintena de familias, al llegar el fuego hasta el primer piso. Los radicales volcaron contenedores, lo que dificultó la llegada de los bomberos, que fueron apedreados por algunos encapuchados. Sin embargo acabaron con el fuego sin dañase las viviendas colindantes. Además, en Vitoria un artefacto casero hizo explosión ayer bajo un coche de Telefónica, al que le causó escasos daños y sin provocar víctimas. Zapatero califica la cita con los peneuvistas de normal en democracia El presidente del Gobierno se entrevistó ayer con el Rey en Palma de Mallorca b Rodríguez Zapatero anunció que la primera reunión para su proyecto de Alianza de las Civilizaciones se celebrará en noviembre en Baleares ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS PALMA DE MALLORCA. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, justificó ayer la polémica reunión secreta que han mantenido el PSOE y el PNV y afirmó que en democracia lo normal es dialogar con las fuerzas políticas democráticas y lo excepcional es no dialogar Añadió que esa actitud ha sido buena y positiva en el año y medio que lleva en el Gobierno y que lo será también en el futuro, tanto para el País Vasco como para España. Zapatero hizo estas declaraciones en el Palacio de Marivent, en Palma de Mallorca, donde poco antes despachó con Su Majestad el Rey antes de regresar a Madrid para iniciar hoy sus vacaciones en Lanzarote. El jefe del Ejecutivo defendió también el diálogo institucional entre los gobiernos de España y del País Vasco y anunció que en septiembre volverá a reunirse en La Moncloa con el lendakari, Juan José Ibarretxe. Igualmente, se mostró abierto al diálogo con el PP y calificó de muy conveniente la relación fluida entre el Gobierno y el principal partido de la oposición. En este sentido, recordó que ya ha mantenido más reuniones con Zapatero, acompañado por el jefe de la Casa del Rey, Alberto Aza el líder del PP de las que se celebraron con el anterior presidente del Gobierno cuando era Zapatero el que estaba en la oposición. No obstante, se refirió a la posibilidad de que el PP lleve al Parlamento el Pacto Antiterrorista y acusó a Rajoy de romper una tradición que había desde la Transición. Pero, en fin- -dijo- cada uno elige la manera de hacer oposición. A mí me gustaba hacer una oposición útil También acusó a José María Aznar que decirle cómo tenía que hacer la oposición ERNESTO AGUDO La última aportación a la polémica sobre el diálogo vasco fue la del obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, quien aseguró ayer que la necesaria convergencia entre las diferentes sensibilidades políticas se hace esperar demasiado y que todavía son escasos el diálogo y el acercamiento (entre la banda y el Gobierno) Además, pidió a ETA signos inequívocos de querer abandonar las armas. ahora, por colocarse como espectador ante el supuesto proceso que pudiera darse entre el Ejecutivo y la organización terrorista. Y de ETA se pasó a hablar de política. Este asunto ocupó más tiempo que el anterior. Josu Jon Imaz fue claro: quieren una mesa de diálogo, pero hay que ver cómo se hace sin Batasuna y que al mismo tiempo parezca lo contrario, para que el conjunto del nacionalismo vasco la pueda aceptar. Y se habló del derecho de autodeterminación aunque se llame de otra manera, pretensión a la que los socialistas ya han dicho que no. Se trataría de buscar un punto medio entre el actual Estatuto y el Plan Ibarretxe, lugar que, dicen, es el terreno en el que el líder nacionalista se encontraría a gusto. Pero Imaz está rodeado por todos los frentes. La filtración En algunos sectores del PNV, en EA y, desde luego, en la izquierda abertzale, se tiene la convicción de que ha iniciado un suave giro al que atribuyen el haber hecho coincidir la filtración de la reunión- -en Ferraz no se descarta que hayan sido los nues- tros -con su discurso de soberanía compartida, rápidamente contestado por el batasuno Joseba Permach, que ya ha recordado que no se puede compartir lo que no se tiene. Si el discurso de Imaz resulta de muy difícil digestión tanto en el PSOE como en el PP, en buena parte del nacionalismo vasco se interpreta como un suave giro de también muy difícil digestión para los más soberanistas. Los ciudadanos tienen derecho a saber qué queremos cada uno y nosotros ya hemos dicho que optamos por la independencia, pero en el siglo XXI. Nada de modelos trasnochados se insiste desde EA. En la celebración del 110 aniversario de la fundación del PNV salieron a relucir las dos almas de ese partido. La más posibilista- -aunque absolutamente inconstitucional- -de Josu Jon Imaz y la más soberanista, de Joseba Egibar. Al portavoz parlamentario no le agobia el apoyo del PCTV, e Imaz quiere verse libre de su necesidad, libertad que sólo se la podría ofrecer el PSE. Ocurre, sin embargo, que las fuerzas de éste son bien limitadas. En cualquier caso, hay algo que comparten: tanto uno como otro dan por superado el Estatuto. Ahora hay que ir a otro modelo. En la búsqueda de esa otra fórmula, difícilmente imaginable sin retorcer la Constitución, los socialistas vascos no quieren perder pie. Por esa razón asistieron a la reunión Patxi López y José Antonio Pastor, que ya después de las últimas elecciones autonómicas advirtieron en Ferraz que nada debían hacer sin ellos. Lo de la pacificación se lo dejan al presidente. cuando gobernaba el PP, y añadió que él no va a hacer lo mismo. Una vez terminado el turno de preguntas, Zapatero quiso anunciar ante la prensa que la primera reunión del grupo de alto nivel que va a desarrollar su proyecto de la alianza de las civilizaciones se celebrará en noviembre en Baleares. En ella participarán los países patrocinadores de la idea, es decir España y Turquía, así como las personas del grupo de alto nivel que designe el secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan. Creo que es una comunidad adecuada para que ese proyecto comience con buen pie A esa reunión, añadió, más que políticos en activo, asistirán intelectuales y altas personalidades mundiales. Confianza en Cataluña También se refirió el presidente del Gobierno a la ruptura entre ERC y PSC en torno al Estatuto catalán y descartó que este conflicto pudiera afectar a la alianza parlamentaria y al Gobierno de la nación: Yo veo al Gobierno con mucha estabilidad afirmó. Tengo gran confianza en Cataluña, en los ciudadanos de Cataluña y en las fuerzas políticas catalanas. Espero y deseo que haya consenso en torno al Estatuto afirmó y reiteró la posición del Gobierno en este sentido. Es decir, recordó que el Ejecutivo apoya un avance en el autogobierno de Cataluña, pero siempre que se respete la Constitución y que haya consenso Zapatero también señaló que había transmitido al Rey la gran fortaleza de la economía española y anunció tres objetivos: reducir la tasa de paro, a finales de la legislatura, por debajo de la media europea; converger en renta per cápita a lo largo de los cuatro años siguientes, y reducir la deuda del 46 al 40 del PIB para 2008. El escollo de Cataluña ¿Se llegó a alguna conclusión? Sí. Y la conclusión fue que ambas partes necesitan ganar tiempo. Los nacionalistas y el propio Gobierno vasco, para empezar a dar forma al discurso de investidura, en el que Ibarretxe se atribuía la dirección política del proceso, para encontrar una fórmula distinta y superadora del Estatuto. El mismo tiempo necesitan los socialistas: nada se hará en relación al País Vasco hasta tanto lo de Cataluña quede despejado y a día de hoy reconocen que ese asunto está muy enredado Hasta el extremo de no descartar que Pasqual tenga que convocar elecciones