Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 1 8 2005 Los Veranos 91 EL RUMOR DE LA FRONTERA Aquí está El Álamo donde David Crockett y otros héroes norteamericanos escribieron una página épica de su historia a costa de la integridad territorial de México. Hoy aquí se vive ya en presente la futura hispanización de EE. UU. San Antonio, el laboratorio hispano O. Ciudad mexicana pavimentada en dardo irónico y exagerado, pero no del todo incierto, de Heriberto Deándar, editor de periódicos del lado más polvoriento de la frontera. San Antonio es un polo de atracciones que exhibe orgulloso el mantel donde se firmó el Tratado de Libre Comercio de las Américas: TLC para los hispanohablantes, NAFTA (todo un guiño para los barones del petróleo y otros ingredientes energéticos) para los anglosajones. El acuerdo iba a lanzar la economía conjunta de México, Estados Unidos y Canadá. A la hora de los balances, los bípedos implumes, sobre todo los centenares de miles que se la siguen jugando cada año para diluirse en el sueño americano, no creen que les facilitara la vida. Aunque México ha industrializado su costa norte, el país sigue enfangado en deuda, subdesarrollo, corrupción y marasmo político. Para el antiguo regidor (concejal) Enrique Barrera, que destila maneras exquisitas de hidalgo español de la mejor estirpe, sin soberbia ni prosopopeya, el legado del 11 de septiembre de 2001 es un miedo que no se corresponde con los hechos A su juicio, la frontera debería ser mucho más porosa para franquear la entrada al 99 por ciento de los inmigrantes que lo único que quieren es trabajar honestamente no en vano San Antonio es un laboratorio de la futura hispanización de Estados Unidos, de la convivencia posible y necesaria SANANTONI TEXTO: ALFONSO ARMADA FOTO: CORINA ARRANZ TEXAS San Antonio Goliad Del Río EE. UU. Golfo de México Corpus Christi Eagle Pass Piedras Negras Nuevo Laredo Laredo El Cenizo Mirando City Los Ébanos McAllen Brownsville Río Grande Reynosa Matamoros City N U E V O L E Ó N México En la grata penumbra del Roosevelt Bar, una verdadera sacristía que replica la sala de recreo de la Cámara de los Lores londinense, Denise Baez agita con tal arte su coctelera que el margarita que luego vierte en copa generosa no tiene precio para el santo bebedor. El cirujano tinerfeño Alfonso Chiscano, un adalid de lo canario y lo español que ha hecho de San Antonio casa y destino, la cata con deleite. Incrustado en el elegante hotel Menger, donde suele pernoctar Bill Clinton tras darse una indulgencia de helado de mango, aquí izaba su banderín de enganche otro ilustre inquilino de la Casa Blanca: Teddy Roosevelt. Épica y estética de la frontera Cuando no eran voluntarios de Texas para zurrarle la badana a los españoles en la guerra de Cuba, eran corajudos jinetes que debían arrear los grandes rebaños por cañadas y vías férreas que zurcían el pecho de Estados Unidos, hasta Chicago, metrópoli de mataderos. De la épica y la estética de la frontera, con todos los excesos a los que son adictos los texanos, dan testimonio los miles de cuernos, animales disecados, figuras de cera, revólveres y collages fabricados con centenares de cascabeles de serpientes que abarrotan otro celebrado antro sanantoniano, el Buckhorn Hall of Horns, un saloon y museo del salvaje oeste con fotos de célebres y muy poco exquisitos cadáveres acribillados, como los hermanos Dalton, y avisos de época: Se ruega a las damas que hagan sus avances con discreción o No bailar sobre las mesas con las espuelas puestas Sólo en Texas se podría comprar una silla eléctrica como souvenir El alarmismo de Huntington Barrera, de 67 años, lamenta profundamente el alarmismo de profesores como Samuel Huntington, que en su último libro se refiere a la marea hispana y sus hábitos, su espíritu refractario a lo anglosajón, como una amenaza a la identidad estadounidense. Como si este país de inmigrantes como lo definió el presidente Franklin Delano Roosevelt, tuviera miedo a la potencia de grupo que ya es la primera minoría, con más de 42 millones de almas. Tipos latinos de San Antonio, como el cocinero Johnny Hernández, que con su empresa de eventos culinarios True flavours (Sabores verdaderos) teoriza sobre lo tex- mex como un versión suavizada de la cocina mexicana; o Felipe Santos, uno de los 1.200 hispanos de una fuerza de 2.000 policías, la visión de la frontera que aquí predomina está a años luz de la de los halcones que pretenden sellarla para poner fin a la marea San Antonio fue fundada como misión por franciscanos españoles