Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 1 8 2005 Internacional 25 La oposición egipcia reta a Mubarak a un debate televisado b El líder del partido Gad (Mañana) emprende una enérgica campaña electoral, pese a las restricciones impuestas por el régimen a favor del actual presidente H. MEDINA. SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. El líder de la principal formación de la limitada oposición legal egipcia, Ayman Nur, del partido Gad (Mañana) ha invitado a Hosni Mubarak a participar en un debate televisado de una hora de duración con el fin, dijo, de desenmascarar al presidente y denunciar la autoritaria forma de gobierno que ha ejercido durante 24 años. La propuesta la hizo en una rueda de Prensa que debió dar en la calle después de que las autoridades no le permitieran recibir a los periodistas en un edificio público del centro de El Cairo. El líder de Gad también dijo que, si vence en los comicios presidenciales del 7 de septiembre, formará un gobierno de transición que se encargará de llevar adelante algunas reformas básicas y volverá a convocar elecciones en dos años. Nur, de 40 años, es el candidato más popular después de Mubarak, si bien la restrictiva ley electoral aprobada por el Parlamento este verano imposibilita que otros líderes egipcios con mayores posibilidades de ganar concurran a las elecciones. La influyente cofradía de los Hermanos Musulmanes, de orientación islamista, ya ha dicho que no presentará candidatos. Nur compareció ante la Prensa menos de 24 horas después de que la Policía cargara violentamente contra una manifestación de unas 200 personas que protestaban contra el anuncio de Mubarak de presentarse por quinta vez consecutiva a las elecciones de septiembre con la esperanza de renovar su mandato por seis años más. Un iraquí contemplaba ayer la explosión controlada de un vehículo del que se sospechaba que fuese un coche bomba AP Los desacuerdos amenazan con retrasar la aprobación de la Constitución iraquí El viceprimer ministro Ahmed Chalabi sale ileso de una emboscada b Los kurdos prefieren prolongar las negociaciones sobre la futura ley básica para presionar a favor de un mayor autogobierno, pero los suníes quieren acabar ya ABC BAGDAD. Varios miembros del comité encargado de redactar la futura Constitución iraquí han pedido un aplazamiento de la fecha del 15 de agosto, prevista para la aprobación de la ley básica, con el fin de intentar superar así las profundas divisiones sobre la misma. Un retraso que amenaza con desbaratar el calendario previsto para la normalización política del país que espera EE. UU. para empezar a retirar sus tropas a partir de la primavera del próximo año. Las divergencias que afectan a los principales puntos en discusión de la Constitución parecen haberse extendido también a la conveniencia de prolongar o no las negociaciones. Los suníes prefieren mantener la fecha de conclusión del 15 de agosto con la presunción de que la aprobación de la Constitución facilitaría la salida de las tropas extranjeras, en tanto que los kurdos se inclinan por un aplazamiento para presionar a favor de sus tesis confederales. Una discusión en la que los chiíes intentan buscar el consenso en torno a una Constitución de marcado carácter religioso para un Irak descentralizado pero con garantías de unidad. El jefe del Pentágono, Donald Rumsfeld, viajó recientemente a Bagdad para presionar a favor de que se cumpla el calendario político establecido. Pero uno de los políticos kurdos miembros del comité, Mahmud Otman, comentó: Los norteamericanos quieren una Constitución a toda marcha. Ellos tienen mucha experiencia con la comida rápida, pero no se puede hacer una Constitución rápida Y eso que se supone que los kurdos son los principales aliados de EE. UU. en Irak. No obstante, el presidente iraquí, Jalal Talabani, insistió ayer en que se tendrá lista la Constitución en el plazo previsto. El caso es que, por el momento, no hay acuerdo, aunque ayer se tendría que haber decidido si se pide o no un aplazamiento de seis meses. Lo más que se ha llegado a tantear es la posibilidad de darse una prórroga de un mes en vez de seis. 4.000 muertos iraquíes en siete meses 2.072 civiles murieron desde que comenzó el año 765 policías y 308 soldados han muerto también 855 insurgentes han perdido la vida, según estadísticas elaboradas con datos de los Ministerios de Interior y Sanidad Una de las principales divergencias sobre la Constitución es la estructura federal del país y el margen de autogobierno del que gozarían los kurdos. Una cuestión vinculada al reparto de la riqueza del petróleo y al futuro de los ricos yacimientos de Kirkuk que los kurdos creen que les pertenecen frente a la oposición de árabes y turcomanos. La posibilidad de una doble nacionalidad, el uso de lenguas oficiales y el papel de la religión y de la mujer son otros tantos puntos en fricción. La clase política iraquí ha puesto en la Constitución muchas de sus esperanzas de reconciliación. Pero el caso es que, por el momento, la violencia sigue imperando en el país. Ayer, la insurgencia preparó una emboscada contra el viceprimer ministro iraquí, el controvertido Ahmed Chalabi, en los peligrosos alrededores de la localidad de Latifiya, al sur de Bagdad. Chalabi salió ileso del ataque- -no está claro si iba en el convoy- pero murieron uno de los miembros de su escolta y tres de los atacantes. Asimismo perdieron la vida cinco soldados norteamericanos en dos diferentes ataques llevados a cabo por la insurgencia en Bagdad, lo que eleva a 1794 el número de militares estadounidenses muertos desde la invasión de Irak. Un atentado contra un control de la Policía en un barrio del sur de Bagdad causó la muerte de al menos nueve personas. Y varios otros ataques y atentados se sucedieron a lo largo del país en una jornada más de violencia. Represión En la carga contra los manifestantes participaron policías de uniforme y de civil que golpearon a los participantes con porras y practicaron decenas de detenciones, incluidas las de varios líderes del movimiento Kefaya (Basta) que ha protagonizado las protestas contra Mubarak de los últimos meses. La actitud del régimen ha marcado un punto de inflexión. Justo cuando pensábamos que estaban cambiando de actitud, han vuelto con más violencia. Parece que están decididos a acabar con el movimiento democrático, pero no lo conseguirán dijo George Izhak, un cristiano del movimiento Kefaya. No queremos seis años más para Mubarak. Queremos democracia comentó Binyamin Samuel, otro cristiano del movimiento.