Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 31 7 2005 Sociedad 61 Dos centros médicos de Estados Unidos ultiman los preparativos para intentar a corto plazo un futurista pero cuestionado procedimiento quirúrgico: trasplantar el rostro de un cadáver a un paciente gravemente desfigurado Salvar la cara TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ ILUSTRACIÓN: FERNANDO RUBIO WASHINGTON. El trasplante de un rostro humano, posibilidad que hasta ahora no había pasado de las peliculeras fantasías de Hollywood, puede hacerse realidad a corto plazo en Estados Unidos. Al menos dos reputados centros médicos- -la legendaria Clínica Cleveland y la Facultad de Medicina de la Universidad de Louisville, pionera en reciclar extremidades humanas- -se encuentran en las últimas fases de planificación para realizar estos futuristas pero cuestionados procedimientos quirúrgicos. Hasta el momento, aquellas personas que sufren en su rostro los devastadores efectos de traumas, quemaduras, tumores o defectos de nacimiento sólo cuentan con la posibilidad de autoinjertos e implantes prostéticos, en un proceso de múltiples operaciones que para los peores casos supone pasar por el quirófano decenas de veces con resultados no siempre satisfactorios. Martirio al que estos pacientes se prestan con tal de no convertirse en marginados en una sociedad dominada por las apariencias. Así será el primer trasplante de rostro 1. -La Clínica Cleveland busca un candidato cuya cara esté desfigurada por el fuego y dispuesto a soportar la operación y la medicación de por vida 2. -Se retira toda la piel dañada, pero se mantienen músculos y nervios, a la vez que se afianzan venas y vasos sanguíneos Maratón quirúrgico En contraste, todo el alarde de microcirugía que supone trasplantar todo el rostro de un cadáver a un paciente desfigurado aspira a ofrecer resultados más rápidos, naturales y completos. El procedimiento implica retirar al receptor toda la piel dañada en su cara y substituirla por la piel facial (una tapa según la jerga quirúrgica que comprende epidermis, grasa, nervios y vasos sanguíneos) extraída con una antelación de ocho horas de un similar donante muerto en términos de apariencia. En un maratón multidisciplinar, los cirujanos especializados deberán conectar los vasos sanguíneos afectados y conexiones nerviosas. El nuevo tejido descansa sobre los huesos y músculos del paciente, lo que permite una cobertura bastante más satisfactoria del rostro dañado. Las suturas, que abarcan desde la frente hasta parte del cuello, pueden cicatrizar en cuestión de dos semanas. Todo con la idea de que los trasplantados pueden recuperar cuanto antes la capacidad normal de comer, beber y comunicarse con toda clase de expresiones faciales. Además de evitar la sensación de máscara insensible que acompaña a los tradicionales injertos de piel. El anticipado resultado final de esta operación en términos de aspecto será una especie de cruce entre el rostro del donante y del receptor, todo en función de la cantidad de músculo facial utilizada en estos procedimientos. Según recuerdan los especialistas, la identidad facial de una persona viene determinada en su mayor parte por los huesos que sustentan la cara, material que no se contempla trasplantar en estos procedimientos experimentales. A pesar de sus buenas intenciones, estos proyectos han generado en Estados 3. -Se selecciona un cadáver del mismo sexo y raza 4. -Se retira la piel facial del cadáver, que comprende epidermis, grasa, nervios y vasos sanguíneos 5. -Los cirujanos colocan la piel, encajándola en las cuencas de los ojos, nariz y boca. La operación durará más de quince horas, tiempo durante el que se conectarán todos 6. -La operación ha finalizado. Las suturas, que abarcan desde la frente hasta el cuello, pueden cicatrizar en dos semanas Unidos un intenso debate ético sobre los riesgos un procedimiento médico no dirigido específicamente a salvar o prolongar vidas. Las voces críticas destacan que los pacientes sometidos a un trasplante de rostro, para evitar rechazos, se verán obligado a consumir fármacos inmunosupresores, tan poderosos como peligrosos, por el resto de sus vidas. Tratamientos muy costosos- -más de 800 euros mensuales- -que hasta ahora han sido reservados para los trasplantes de órganos vitales. Además se insiste en que si el procedimiento falla, las consecuencias pueden ser terribles, sin olvidar la posibilidad de impredecibles complicaciones psicológicas. En las antípodas de estas cautelas, los cirujanos de Estados Unidos interesados en empujar esta cosmética frontera de la medicina insisten en que los aprensivos no deben dictar el ritmo del progreso y argumentan la existencia de necesidades reales. Según el doctor John Barker, especialista de la Universidad de Louisville donde se practicó un histórico trasplante de mano en 1999, ya es hora de realizar esta operación, que técnicamente se podría venir haciendo desde hace diez años El pasado mes de octubre, la Clínica Cleveland se convirtió en la primera ins- titución médica de Estados Unidos en recibir luz verde para estos trasplantes faciales de forma experimental. Según ha insistido la doctora María Siemionow, responsable del proyecto, es esencial que la gente entienda que esta cirugía no es por vanidad, ya que la gente que aspira a estos trasplantes se encuentran aislados y desesperados Los especialistas de Louisville (Kentucky) también han empezado a tramitar los necesarios permisos, contemplando la posibilidad de cooperar con la universidad holandesa de Utrecht. Complicaciones para hallar donante Es una idea terrible A juicio de Arthur Caplan, académico de bioética de la Universidad de Pensilvania, se trata de una idea terrible que no debe ser puesta en práctica porque los riesgos para los pacientes resultan pasmosos Hace dos años, el Real Colegio de Cirujanos de Inglaterra ya solicitó investigaciones adicionales ante la problemática panoplia de dilemas técnicos, psiquiátricos, éticos y legales que plantea esta controvertida operación de trasplante. Similares reparos también se expresaron en Francia. El resultado de esta operación será una especie de cruce entre el rostro del donante y del receptor Es esencial que la gente entienda que no es por vanidad, ya que los aspirantes a la cirugía están desesperados A la búsqueda de un candidato ideal, el equipo de la Clínica Cleveland ha descartado utilizar voluntarios que tengan cáncer o hayan sufrido graves quemaduras en la mayoría de su cuerpo o no sean adultos. Con todo, se considera mucho más complicado el encontrar un cadáver adecuado, sobre todo cuando el donante medio no suele anticipar la inquietante posibilidad de prestar su rostro tras su fallecimiento. Para no crear falsas expectativas sobre esta iniciativa, la propia Clínica Cleveland es la primera en reconocer que el trasplante de cara presenta un 50 por ciento de probabilidades de fracaso.