Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 31 7 2005 Los domingos 51 La espada de Damocles A. Y. Z. Un tiro en la nuca al tercer mundo Así definen los expertos el fin del acuerdo de producción y exportación de medicamentos genéricos que se ejecutará en enero. La adaptación y aprobación de la nueva ley de patentes del Gobierno indio, principal exportador y productor de medicamentos genéricos del mundo y en especial de retrovirales, es un jarro de agua fría en la lucha contra el virus del sida. Hasta el pasado mes de marzo, la anterior ley no contemplaba las patentes sobre productos farmacéuticos favoreciendo así que las compañías indias hicieran su propia versión de los medicamentos que se encontraban en el mercado. Con la aprobación de las nuevas medidas sólo podrán producir los medicamentos de primera y segunda generación más los registrados en el nuevo acuerdo, una solución que impedirá en un medio y largo plazo que los países en vías de desarrollo puedan tener acceso a los nuevos avances farmacéuticos en la lucha contra el sida. Esta decisión, como apunta la agencia de las Naciones Unidas en la lucha contra el Sida, supondrá un antes y un después en la batalla contra esta enfermedad Sin duda alguna los más perjudicados serán los países del continente africano. En países como la República Centroafricana, Malawi o Zimbawe, en los que los niveles de prevalencia del virus superan el 30 por ciento, el impacto que tendrá el fin del acuerdo es hoy por hoy difícil de evaluar. Es algo muy serio, una verdadera lástima que este convenio finalice; hemos hecho, y hacemos, esfuerzos para que no finalice este convenio y queremos convencer a las autoridades de que no tiene por qué acabar. La medida para la India no tendrá mucha repercusión en los medicamentos de primera y segunda generación, pero sin duda alguna sí tendrá un gran impacto en otros países del mundo asegura Rubén del Prado, subcoordinador nacional para la India de la Agencia de las Naciones Unidas de la lucha contra el Sida. Niños y mujeres son expulsados de sus familias, de su comunidad. Incluso a los huérfanos se les echa de los orfanatos cuando se descubre su enfermedad Sumalatha, profesional del sexo, con su única arma para prevenir el sida Las manos de Deepa apenas le sirven ya para comer, en Chennai que no tienen a nadie que les ayude se lamenta la doctora Manorama, responsable de la Fundación CHES en Chennai. Sumathi abre la puerta de su pequeño apartamento en el bloque cuarto de uno de las muchos barrios marginales de Nueva Delhi. Sumathi es una profesional del sexo, madre de dos hijos, Anand y Joel, que falleció hace un par de meses por culpa del sida. Ella sobrevive a duras penas en un pequeño antro sin ventanas, territorio de ratas. Yo antes tenía otro trabajo, pero cuando mi familia y mi comunidad se enteraron de que estaba infectada me echaron a la calle. Perdí mi trabajo y no me quedó otra alternativa que mendigar y vender mi cuerpo Sumathi acude todas las tardes a la parada de autobús que se encuentra en la esquina de su bloque. Su oficina es su casa, allí atiende todos los días a tres o cuatro clientes. Soy consciente de mi situación y sólo trabajo con protección; sin embargo, hay muchas otras chicas que por cien o doscientas rupias más lo hacen sin preservativo Al igual que en muchos otros lugares, en la India el mundo de la prostitución es uno de los sectores de más riesgo de contagio de la enfermedad. Con una gran tradición en la práctica de conductas homosexuales, uno de los campos (Pasa a la página siguiente) Ramani es la única superviviente de su familia, degollada por la enfermedad Tres huérfanos, Ponmani y sus hermanos, seropositivos, en Chennai