Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Los domingos DOMINGO 31 7 2005 ABC EL AVANCE DEL VIH Sushmitha, huérfana, de siete meses, no tiene a nadie: perdió a su madre hace dos meses por culpa del sida y hoy sobrevive gracias a la caridad de CHES, una ONG local Sida en la India Veinte millones de vidas amenazadas por la enfermedad El paisaje estremece. Las ONG indias estiman que veinte millones de personas (entre 5 y 7,6 millones según los datos de la ONU y de la OMS) están infectadas por el virus del sida. Hemos seguido el rastro de unas vidas que naufragan en un pozo de desesperación TEXTO Y FOTOS: ALVARO YBARRA ZAVALA i vida es como la de una sombra, escondiéndome del resto de la sociedad, sola y sin esperanza, como la de Sushmitha, que apenas tiene siete meses y nuestra sociedad la ve ya como un monstruo, como una amenaza. ¿Qué daño ha hecho esta niña para merecerse esto se pregunta Sreeja, mientras mece la cuna. Sushmitha es huérfana, no tiene a nadie, perdió a su madre hace un par de meses por culpa del M sida y hoy sobrevive gracias a la caridad de CHES, una ONG local de Chennai que se ocupa de menores huérfanos infectados con el virus del sida. Sushmitha vive escondida en una casa junto a otros veinte niños. Todos están solos en el mundo, con la única compañía de sus tres niñeras, Sreeja, Anjali y Abikasha que, al igual que ellos, son seropositivas: ninguna otra mujer se atreve a hacerse cargo de los menores. El miedo a la discriminación y el estigma social que padecen las El estigma social que padecen las personas infectadas por el virus en India roza lo impensable personas infectadas por el virus en la India roza lo inhumano. Varios organismos internacionales, como Human Rights Watch o Naciones Unidas, han puesto el grito en el cielo, pero ni el Gobierno ni los líderes espirituales de unas sociedad moralista como la de la India, han hecho el menor esfuerzo para evitar el rechazo que sufren los que ellos catalogan como la vergüenza de la India Niños y mujeres son expulsados de sus familias, de sus comunidades; incluso huérfanos son ex- pulsados de orfanatos una vez que descubren que están infectados con el VIH. Muchas veces, cuando pedimos la admisión de nuestros niños en escuelas o en internados, nos preguntan: ¿Están vuestros niños infectados? ¿Tienen el certificado de VIH? Sólo así admitirían a un niño. Hemos pensado más de una vez preguntar si nos darían los certificados del resto de niños de la clase, pero la realidad es que sólo los exigen a los huérfanos y nos preguntamos cómo pueden hacer esto a pequeños