Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid DOMINGO 31 7 2005 ABC Ecuador y Colombia son dos de los principales receptores de ayuda madrileña. En 2006 se invertirán cerca de tres millones de euros. Al primero le ahoga la deuda internacional. El segundo sucumbe a la violencia del narcotráfico Al abrigo del dinero madrileño TEXTO: SARAH ALLER, ENVIADA ESPECIAL BOGOTÁ. Más del 35 por ciento de los madrileños lo son de adopción y de los cerca de 900.000 extranjeros que residen en el territorio regional, un total de 86.000 son colombianos. En poco se han convertido en la tercera población foránea, después de Ecuador y Rumanía. El goteo es incesante. La falta de oportunidades económicas, la violencia extrema que se vive en algunas zonas del país y la extorsión de las redes del narcotráfico conducen cada año al éxodo de decenas de familias colombianas. La Comunidad de Madrid tiene abiertos varios proyectos de cooperación al desarrollo en Colombia y en el vecino Ecuador, que pretenden convertirse en un balón de oxígeno para afrontar el deterioro social originado por la pobreza y las desigualdades. Esperanza Aguirre saluda a una comerciante colombiana durante su viaje a Suramérica tino de las ayudas regionales y anunciar nuevas líneas de ayuda en tierras sudamericanas. Cada euro madrileño se recibe aquí con el entusiasmo de quien nada tiene. En Ecuador, la deuda internacional ahoga las posibilidades de desarrollo, y en Colombia, los cultivos ilegales manejan el presente y el futuro de una población vapuleada por la violencia. La ayuda de Madrid tiene aquí rostro y nombre. Como el de Marco Anto- FOTOS: COMUNIDAD El destino de las ayudas regionales Durante una semana, la delegación oficial madrileña, encabezada por la presidenta regional, Esperanza Aguirre, ha recorrido ambos países con dos objetivos: conocer de cerca cuál es el des- nio, que espera encontrar lejos de las montañas andinas un futuro mejor del que le ofrece Bogotá. Si todo va bien, volará a España en pocos días y lo hará con un contrato de trabajo. De momento, asiste a un curso