Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid DOMINGO 31 7 2005 ABC El corazón madrileño (y español) late a un ritmo acelerado junto al Oso y el Madroño. Kilómetro 0 de la red de carreteras, también lo es de los enemigos de la honradez. Centro es el distrito europeo con mayor número de denuncias y detenciones Delincuentes al acecho del descuido ajeno TEXTO: CARLOS HIDALGO FOTOS: ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. Entre funcionarios, amas de casa, noctámbulos que van y vienen de marcha, turistas y, por supuesto, zanjas, muchas zanjas, sobrevive en el corazón de Madrid, y de toda España, el barrio de Sol, una estirpe que, no por falta de agresividad, deja de ser peligrosa: la de los delincuentes que no portan armas, pero desvalijan a visitantes, venden y compran chapas por sexo en el lavabo de un bar, y tiran de la manta cuando alguien grita ¡Agua! Los atracos navaja en mano en pequeños comercios, como estancos o farmacias, han disminuido mucho conforme ha bajado también el consumo de heroína entre los jóvenes. Pero, como casi todo en la vida, la delincuencia también se ajusta a los nuevos tiempos. Son los descuideros, profesionales en hacerse con todo aquello- -ajeno- -que ven y que puede tener fácil salida en el mercado negro. Tal es la situación, que agentes de la comisaría del distrito de Centro, la que cuenta con el mayor volumen de denuncias de toda Europa, se dedican a diario a peinar las zonas del Madrid Viejo más castigadas por este gremio de ladrones. Son delincuentes que practican una habilidad fuera de lo común y, aunque parezca lo contrario, en muchas ocasiones, pertenecen a grupos organizados. El 98 por ciento de los descuideros que operan en el centro de la capital- -alrededor de un centenar, aunque sólo hay censados unos 60, según la Policía- -son de origen extranjero. Se distribuyen, fundamentalmente, en tres grupos: gitanos, marroquíes y rumanos; éste último es el más numeroso, son los más organizados y utilizan a niños de entre 7 y 12 años para hacerse con lo ajeno. Las relaciones entre estos tres grupos no son nada buenas, especialmente, entre los gitanos y los rumanos, quienes, en los últimos años, han ido comiéndole terreno, negocio y técnicas a los primeros, comentan desde Centro. Y dentro de los propios rumanos existen dos familias que son ya viejos conocidos en la comisaría de Leganitos: los Crustcic y los Jamidovich, dos clanes que traen de cabeza a las Fuerzas del Orden y que se reparten el centro. Sus hijos, mientras, operan en los distritos de Fuencarral- El Pardo y Villaverde. Existía otra ralea de ladrón de guante blanco que, hasta hace tres o cuatro años, campaba a sus anchas: los trileros, que, eso sí, aún subsisten en otros puntos de España, como el centro de Los agentes revisan la documentación de una prostituta El 98 por ciento de los descuideros que operan en el centro son ciudadanos de origen extranjero Sevilla o de Barcelona, donde aún puede verse a muchos turistas con sobredosis de ingenuidad apostando por acertar bajo qué cubilete se encuentra una bolita roja que tiene tanto de escurridiza como de falsa. En Madrid ya no existen. Delincuencia en la zona centro Cafeterías de la Maceteros de la Puerta del Sol (junto Plaza de Oriente: al Oso y el Madroño) chaperos. Allí se produce la contratación descuideros C. de la Montera: prostitución femenina y venta de oro falso Gr an Vía Calle de los Preciados y del Carmen (Corte Inglés) descuideros Ca lle El modus operandi de los descuideros es bastante diverso. Uno de los casos más llamativos, aunque no pueda llamárseles propiamente descuideros, es el de un grupo de personas que se hace pasar por policías. Paran a extranjeros que van por la calle, y mostrándoles la placa del Real Madrid como si fuera la de un agente del orden, les piden la documentación... y dinero. Lo peor en todos estos casos es que hay gente que le da lo que lleva encima. Las actuaciones más comunes son las clásicas. Turista en el velador de un bar, sobre el que ha dejado el teléfono móvil. Chaval que llega intentando venderle, por ejemplo, un periódico. Lo deja sobre el teléfono. El visitante rechaza el periódico y es entonces cuando el menor se lleva el móvil envuelto en el diario. Cien detenciones, y en la calle No hay sangre; tampoco heridos. Pero sí un reguero de denuncias que convierten a Centro en el distrito con mayor número de toda Europa: 120.000 intervenciones (sobre el papel) anuales, y 7.000 detenidos al año (también récord europeo) lo que supone una media de 20 detenidos al día. Ante tal panorama ha habido que ajustar en cierto modo los engranajes judiciales. La principal razón: casi el cien por cien de los delitos de este tipo los cometen sobre turistas, que, en numerosas ocasiones, abandonan la ciudad al día siguiente a la comisión del hecho delictivo. Para ello se ha creado la prueba preconstituida, que viene a ser que la declaración de la víctima, Mo Sol Plaza de Oriente de Teatro Real Arena l ayo r Plaza Mayor Calle de Ba ilén eM Call Sol Plaza Mayor Calle Mayor Arenal y adyacentes: descuideros Espoz y Mina: en los baños de algunos establecimientos practican sexo los chaperos con sus clientes Infografía ABC Espoz y Mina nte ra Carm en Pre cia dos Sto. Tom