Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional NUEVA VÍA HACIA LA PAZ EN IRLANDA DEL NORTE DOMINGO 31 7 2005 ABC Dominic, hermano del líder del Sinn Fein, Gerry Adams, no quiere que sus hijos repitan el trágico destino de la familia: Mi padre fue a la cárcel, cuatro hermanos estuvimos en la cárcel, muchos en la familia estuvieron en la cárcel. No quiero que mis hijos pasen por eso Adiós a las armas en casa de los Adams TEXTO: ÍÑIGO GURRUCHAGA, SERVICIO ESPECIAL BELFAST. En las declaraciones de los políticos o en las tertulias vespertinas de la gente que ha vivido la cotidiana experiencia de the troubles (los problemas) el eufemismo con el que se describe el conflicto en Irlanda del Norte, la batalla continúa entre los ingenuos y los escépticos. Ian Paisley advierte que el comunicado del IRA no es ni histórico ni creíble En los cafés, se expresa de otra manera: Son unos asesinos bastardos y mentirosos ¿Creer o no creer al IRA? ¿Es esa la cuestión? En su casa de Ballymurphy, en Belfast, Dominic Adams oyó el comunicado cuando almorzaba. La BBC interrumpió sus programas y él escuchó algo que esperaba, y que se parecía, por su medida coreografía, a lo que ocurrió el 31 de agosto de 1994: el primer alto el fuego del IRA. De inmediato pensé que era una decisión lógica con la política de los republicanos en los últimos tres o cuatro años, pero, a pesar de esperarlo, me conmocionó oír que el ejército popular no va a seguir la lucha armada. También sentí orgullo por mi pequeño papel en su historia explica. El papel de Dominic Adams en la historia del IRA es en parte conocido. Pasó siete años en la cárcel tras ser detenido en 1984, cuando tenía 19 años. Fue condenado por posesión de armas y explosivos. Y aunque no le gusta que le traten como al hermano de Gerry no tiene reparo en hablar de la historia de su familia. Dominic Adams posaba hace unos días junto a un mural en Belfast de solidaridad con el independentismo catalán del IRA a principios de los ochenta. Ahora el mundo se asombra con terroristas que se suicidan en nombre del Islam. Entonces, diez presos del IRA murieron por inanición para reivindicar un estatuto de presos políticos. ¿Y usted entró en el IRA? -No quiero expresarlo así. Hay implicaciones legales con lo que puedo y no puedo decir. Yo me uní al movimiento republicano. Así se extingue la claridad de sus respuestas y se retorna al pasado. Porque la disputa no es entre ingenuidad y escepticismo cuando se lee el comunicado del IRA, que ciertamente ha marcado una fecha histórica al escribir, negro sobre blanco, que no practicará la lucha armada. Pero en el republicanismo irlandés subsiste la trama insurreccional, el secreto, la reserva para decir o no decir: sí, yo pertenecí al IRA. Y el no hacerlo significa, entre otras cosas, que se habla de los disparos y las bombas como si fuesen también palabras, comunicados, menciones en los periódicos. Entonces no había otra alternativa dice Dominic. Los republicanos eran golpeados, se les encarcelaba, se les asesinaba. El IRA hacía la lucha armada para combatir la opresión. No veíamos otra salida más que la lucha armada, pero gente que nos llevaba muchos años, intelectual y políticamente, veía ya la batalla política Fue en aquellos años cuando Gerry Adams encontró la veta de su futuro liderazgo político. Presentando a uno de los presos en huelga de hambre, Bobby Sands, como candidato al Parlamento de Westminster por el Sinn Fein y cosechando la primera victoria electoral de los republicanos en Irlanda del Norte. Bobby Sands y los otros presos muertos ocupan un lugar privilegiado en el panteón del IRA. A pesar de que una hermana de Bobby, Bernardette, lideró con su marido una escisión del Comité Ejecutivo del IRA por la firma del Acuerdo de Viernes Santo. Era el embrión del IRA Auténtico. PHOTOPRESS Los años violentos Los Adams Hannaway han sido descritos como una familia típica del republicanismo en Belfast. Ambas ramas dieron voluntarios al IRA; y Paddy, padre de Gerry y de Dominic, fue encarcelado tras ser herido en un tiroteo con la Policía en los años cuarenta. Creer al IRA es de alguna manera creer a Gerry Adams. Y Dominic, su hermano menor, está bien situado para expresar la verdad o mentira sobre las intenciones del IRA. Mi padre fue a la cárcel, cuatro hermanos estuvimos en la cárcel, numerosos familiares estuvieron en la cárcel. Yo tengo un hijo de doce años y una hija de nueve y no quiero que conozcan la cárcel. No quiero que mis hijos, dentro de diez años, sientan lo que yo sentí a los dieciséis años. Es indudable que Dominic Adams dice la verdad y que el anuncio del fin de la lucha armada es una declaración que le afecta personalmente. Acaba de hablar con una mujer que le ha dicho que en su casa pasaron la noche en vela, como si se tratase de un duelo por un familiar o un amigo. Los sentimientos que Dominic Adams tenía a los dieciséis años coincidieron con la huelga de hambre de presos Los muertos sobre la conciencia Pero ¿qué decir de los muertos provocados por el IRA, casi la mitad de los que perdieron la vida en the troubles Dominic Adams responde: El IRA hizo una declaración en 2002 lamentando y pidiendo perdón por las víctimas civiles. ¿Quieren que el IRA pasee arrodillado y desnudo por las calles? ¿Que diga: me equivoqué? Pues el IRA no se equivocó. Murieron inocentes y quizás estas palabras no les ayuden. Pero ni el Ejército ni el Gobierno británico han aceptado su papel en la muerte de cientos de inocentes. El IRA efectivamente emitió un co- La de Gerry Adams se ha convertido en una familia con hábitos de clase media, poco dada a la insurrección municado en abril de 2002, unas semanas antes del aniversario del Viernes Sangriento el 21 de julio de aquel año, cuando 22 bombas explotaron en Belfast y mataron a nueve personas y causaron heridas graves a 130. Gerry Adams era entonces una figura prominente del IRA en Belfast. Treinta años después, el comunicado del IRA decía: Aunque no era nuestra intención herir o matar a no combatientes, la realidad es que en ésa y en otras ocasiones fue la consecuencia de nuestros actos... Ofrecemos nuestro sincero pésame y pedimos perdón a sus familias Y tras expresar su compromiso con la paz, el IRA decía que ello incluye la aceptación de los errores del pasado y del dolor y pena que hemos causado a otros ¿Creer o no creer al IRA? Cuando termina la conversación, Dominic Adams, que trabaja en un centro de ex prisioneros, donde también tiene empleo su hermana, marcha a recoger a su hija en un espléndido coche. Los Adams no son una familia típica, pero viven ahora vidas de clase media, en las que es difícil que prenda la llama de la insurrección. El futuro para Dominic Adams es la política: Antes o después estaremos en el Gobierno de Irlanda del Norte y, en diez años, en el de Dublín. Entonces utilizaremos nuestra fuerza para unir a Irlanda Los republicanos han dejado atrás la lucha armada y tendrán entre sus filas un bando de ingenuos y otro de escépticos.