Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 31 7 2005 25 Mohamed VI exalta la firmeza de Marruecos en el Sahara Occidental con ocasión de la Fiesta del Trono El Senado de EE. UU. acuerda hacer permanente la mayor parte de la ley antiterrorista Unos racistas asesinan a un joven negro LONDRES. Un joven negro de 18 años fue golpeado hasta morir por una banda de racistas en la localidad de Huyton, junto a Liverpool, al norte de Inglaterra. El joven fue atacado en un parque por tres o cuatro hombres que le habían seguido después de insultarle con referencias racistas mientras esperaba el autobús junto a su novia y un pariente. Ha sido un asesinato sin provocación y sin más motivo que el racismo de sus atacantes afirmó un portavoz de la Policía, que señaló que el joven fue asesinado con un hacha o un instrumento similar. La novia y el familiar de la víctima- -de 17 años ambos- -corrieron en busca de ayuda. Mientras, los asesinos escapaban a través del parque. Algunos testigos les vieron saltar un seto. Es lo último que se sabe de ellos. La Policía, no obstante, registra casa a casa el vecindario donde ocurrió el crimen. Tras los ataques terroristas en Londres, las autoridades temen el crecimiento de la violencia xenófoba. Ha habido alguna manifestación racista, pero hasta ahora no se han producido graves incidentes callejeros. Un agente armado de la Policía vigila en la estación de Waterloo, ayer en Londres EPA Scotland Yard investiga la posible existencia de una red terrorista británica El perfil de la células de Londres tiene similitudes con el de los autores del 11- M b A pesar de los éxitos recientes, ción del procedimiento de escuchas telefónicas, la expulsión rápida de inmigrantes irregulares sospechosos, la prueba del DNA mediante muestras de saliva, y nuevos límites tanto al comercio de explosivos como al sobrevuelo de objetivos de alto riesgo por aeronaves civiles. la Policía británica advirtió ayer que la amenaza de nuevos atentados terroristas en Londres sigue siendo muy concreta MARCELO JUSTO. SERVICIO ESPECIAL LONDRES. A pesar del éxito de la investigación de los atentados del 14 y 21 de julio, la Policia británica advirtió ayer que la amenaza de nuevos atentados es muy concreta. En la estación policial de alta seguridad de Paddington, en el noroeste de Londres, las fuerzas de seguridad continuaban anoche con el interrogatorio de los tres detenidos durante las espectaculares operaciones del viernes. La Policía espera clarificar un enigma que desvela a los investigadores: la posible conexión de esta célula con una potencial red terrorista británica. Desde el 21, la Policía ha efectuado más de 20 arrestos, la mayoría directamente vinculados con los fallidos atentados. Sin embargo, el cálculo oficial es que hay unos 200 potenciales terroristas dispuestos a ejecutar nuevos hechos de violencia, aunque no está claro su nivel de operatividad en términos de explosivos y logística. Ayer en Leicester, norte de Inglaterra, las fuerzas de seguridad arrestaron a dos hombres bajo la ley antiterrorista, aunque aclararon que no es- Posibles conexiones El hecho de que Isaac Hamdi hubiese llegado a Roma tan sólo para esconderse y no para preparar atentados supuso un elemento de alivio, pero las autoridades reiteran que no se puede bajar la guardia y persiguen todas las posibles conexiones. El mismo viernes por la noche, poco después del arresto de Hamdi, la Policía registró la mezquita del barrio de Centocelle, a la que el sospechoso había acudido para la plegaria semanal. El responsable de la mezquita, Ben Mohamed Mohamed, que es también presidente de la Asociación Cultural Islámica de Italia, comento que nos hemos enterado de que había estado aquí cuando nos lo dijo la Policía Mohamed Mohamed añadió que precisamente ayer he leído un comunicado del jefe de la Unión mundial de sabios musulmanes que condenaba estos episodios y todas las muertes. Nosotros estamos desde siempre en contra y continuaremos gritándolo con fuerza taban relacionados con los atentados de julio. La investigación policial intenta también definir una tipología de los potenciales terroristas. El perfil de los detenidos y muertos en los atentados del 7 y 21 de julio no coincide con el de muchos especialistas de seguridad. Más que tratarse de universitarios o profesionales cultos y de clase media, la mayoría tiene características marginales que los acercan a los responsables de los atentados del 11 de marzo en España. Pobreza y delincuencia Con la excepción del maestro de escuela Mohammed Sadique Khan, uno de los presuntos atacantes suicidas, responsable del atentado en el metro de Edgware Road el 7 de julio, el resto parece compartir un trasfondo de pobreza, bajo nivel educativo y alienación cultural, acompañado en algunos casos por episodios de delincuencia. Entre los detenidos este viernes, Mukhtar Said Ibrahim, de 24 años, nacionalizado británico, oriundo de Eritrea y presunto responsable de la bomba en el autobús 26, fue condenado a cuatro años de prisión en 1996 por robos violentos con arma blanca. El detenido en Roma por el fallido atentado de la estación de Shepherd Bush, vivió recientemente en un hogar especial para los sin techo. Uno de los responsables de los aten- tados del 7 de julio, Hasib Mir Hussain, de 18 años, tuvo una adolescencia particularmente revoltosa, por lo que la familia decidió enviarlo a Pakistán para que sentara cabeza. Otro elemento preocupante que surge de la investigación policial es el origen claramente diferente de los responsables de ambos atentados. Con la excepción del jamaicano convertido al Islam Germaine Lindsay, el resto de la célula que ejecutó el 7 de julio eran de origen paquistaní. En el grupo del 21 de julio, son todos de origen norteafricano. El jefe de la Policía metropolitana, sir Ian Blair, ha advertido que sus fuerzas necesitan más recursos para afrontar la amenaza terrorista. Convertido en una verdadera estrella de los debates televisivos, sir Ian Blair reveló al programa político más importante del país, Newsnight que la Policía había analizado 15.000 cintas de vídeo de los circuitos televisivos, había tomado casi 2.000 declaraciones de testigos y respondido a más de cinco mil llamadas telefónicas. Ian Blair ha destacado cómo sus fuerzas se encuentran al límite tras el impresionante despliegue de seguridad. Necesitamos más trabajo detectivesco, más agentes que lleven armas y el personal que tenemos necesita descansar. Debemos hacer más en el área forense y de antiexplosivos dijo el jefe de la Policía.