Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional DOMINGO 31 7 2005 ABC Carod vuelve a despreciar a Maragall y le advierte de que sólo le debe lealtad a los catalanes El PP acusa a Zapatero de consentir una estrategia suicida para el futuro de España b La grieta abierta en el tripartito se agrandó ayer después de que el presidente de ERC insistiera en que no le debe lealtad a los socialistas catalanes MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. La resaca del día después fue dura. Apenas habían transcurrido 24 horas del revés sufrido por los socialistas en la aprobación del nuevo Estatuto catalán, cuando el líder de ERC, Josep Lluís Carod- Rovira, volvía a desairar a Pasqual Maragall asegurando que los republicanos no le deben lealtad al PSC, con los que forman gobierno en Cataluña, sino sólo a los catalanes La nueva afrenta tuvo lugar en el Consejo Nacional de ERC celebrado ayer, donde Carod se aseguró el aplauso de una militancia que, desde hace meses, cuestiona la actitud complaciente de determinados dirigentes del partido que ocupan puestos de responsabilidad en el Ejecutivo catalán. A juicio de algunos sectores de ERC, se han traicionado los ideales independentistas en aras a la permanencia en el poder. Éste no es el caso de Carod, que tras abandonar la Generalitat debido a su encuentro con la cúpula de ETA- -la primera gran deslealtad hacia Maragall- -se ha hecho eco de esas voces del partido que añoran posiciones más soberanistas. El líder republicano Josep Lluís Carod- Rovira, en su intervención ayer ante las bases de ERC ELENA CARRERAS Negativa a volver al Gobierno El presidente de la Generalitat ha sido consciente de esa creciente posición de fuerza de Carod, por lo que hace varios meses, según reveló el viernes en una entrevista televisada, le ofreció volver al Ejecutivo catalán, pero no en calidad de primer consejero. Carod rechazó esa oferta- -otro desaire- -que Maragall dio a conocer anteayer, es decir, en la víspera de ese cónclave republicano, donde las bases arroparon a su líder, a modo de bendición del papel que ERC ha tenido en los trabajos del nuevo Estatuto. La deriva nacionalista que el bloque formado por ERC y CiU ha otorgado al proyecto estatutario ha sido interpretada por los socialistas como una falta de lealtad al Gobierno tripartito, que, a día de hoy, atraviesa por uno de sus momentos más bajos. La invocación de los derechos históricos para blindar competencias en el Estatuto destapó la caja de los truenos el pasado miércoles, cuando el PSC advirtió de que estaba dispuesto a dejar caer el Estatuto si prosperaban esas propuestas. Pero lo cierto es que hace semanas que los socialistas acariciaban esa posibilidad, es decir, impedir que el proyecto saliera de Cataluña, ante los problemas que para el PSOE se avecinaban en el Congreso. Especialmente significativo es el Las bases de la formación republicana aplaudieron el giro que ha dado el partido y arroparon a su líder Dirigentes socialistas que habían criticado al PSC apoyan ahora su postura en los trabajos estatutarios cambio de actitud de algunos dirigentes socialistas que han pasado de criticar el papel del PSC en los trabajos de la reforma, a expresar su firme apoyo. Este es el caso del secretario de Relaciones Institucionales y Política Autonómica de la Ejecutiva Federal del PSOE, Alfonso Perales, quien ayer aseguró que el partido respalda la posición del PSC respecto al nuevo Estatuto. Carod insiste en autocomplacerse por el hecho de que en el 90 por ciento del Estatuto se note la mano de ERC y se erige en el hacedor de un principio de acuerdo con los nacionalistas de CiU, hasta ahora contrarios a votar un Estatuto bajo el mandato de Maragall. Y esa mano, según el PP, ha convertido el proyecto catalán en un texto que rezuma inconstitucionalidad por todos sus poros según palabras de la secretaria ejecutiva de Política Autonómica y Local de esa formación, Soraya Sáenz de Santamaría, que acusó, además, al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de ser el responsable de ese lío mayúsculo que llegó a calificar de estrategia suicida para el futuro de España Buscar el consenso para recomponer el tripartito M. J. C. Doble objetivo: buscar el consenso en el Estatuto y recomponer el tripartito. Una cosa va unida a la otra, porque un fracaso del principal proyecto del Gobierno catalán podría suponer el fin del acuerdo tripartito y un adelanto electoral. Por ello, el consejero de Relaciones Institucionales de la Generalitat, Joan Saura (ICV) hizo ayer un llamamiento solemne a la unidad de los partidos catalanes, que ya se preparan para participar durante el mes de agosto en reuniones bilaterales o multilaterales convocadas por el presidente, Pasqual Maragall, quien deberá demostrar un liderazgo puesto ahora en duda. Hago un llamiento a cerrar las diferencias entre los partidos y a que se abra la perspectiva del consenso dijo Saura, tras reconocer su preocupación por el hecho de que, el pasado viernes, no se alcanzara la mayoría de dos tercios que será necesaria en la votación del Pleno prevista para finales de septiem- bre. Para el consejero responsable de promocionar los trabajos estatutarios entre la ciudadanía, es inimaginable que no haya Estatuto. Sería imperdonable Saura no habla de culpables, pero reconoció que las formas de los partidos no han sido las adecuadas en las últimas semanas. Saura se refería al hecho de que el polémico asunto de los derechos históricos no apareciera en las dos cumbres de líderes políticos celebradas sobre el Estatuto. Si se hubiera hablado de ello antes, podríamos haber gestionado esto de otra manera dijo el dirigente ecosocialista, quien cree necesario que las distintas formaciones acaten el dictamen que haga el Consejo Consultivo sobre la constitucionalidad del proyecto. Desde el PSC también se apeló a la consecución de un texto de todos a través de su viceprimer secretario, Miquel Iceta. Para el consejero primero, Josep Bargalló (ERC) el momento del consenso será en septiembre