Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 DOMINGO 31 7 2005 ABC Nacional Operación de Barcelona desarrollada el pasado 15 de junio en la que fue desarticulada parcialmente la célula de Mohamed Larbi Ben Sellam REUTERS EL SUMARIO DEL 11- M Los detenidos en junio en Barcelona habían creado una célula para asesinar en España Un informe de la Policía alerta de que varios miembros del grupo siguen en libertad y pueden atacar en el sumario judicial del 11- M, advierte también de que yihadistas asentados en España están dispuestos a apoyar a células de otros países D. MARTÍNEZ N. COLLI MADRID. La Policía desmanteló la célula que ayudó a huir a varios de los implicados en el 11- M ante el temor de que pudieran cometer nuevos atentados en España. Pese a esta desarticulación, realizada el pasado mes de junio, las Fuerzas de Seguridad creen que este grupo puede contar con más operativos aún desconocidos con capacidad para llevar a cabo atentados tanto dentro como fuera de nuestro país. Esta célula estaba dirigida por Mohamed Larbi Ben Sellam, que pertenece a la célula islamista creada en Madrid por Mustapha Maimouni- -encarcelado en Marruecos por los atentados de Casablanca- -y que tenía como líder espiritual a Rabei Osman el Sayed, El Egipcio Este último se ha culpab El informe, recogido do de ser uno de los planificadores de la matanza del 11 de marzo. Dos son las actuaciones relevantes atribuidas por la Policía a Ben Sellam en los acontecimientos posteriores a los atentados de los trenes de la muerte de un lado, su red ayudó a a Mohamed Afalah, Mohamed Belhadj, Abdelmajid Bouchar y Said Berraj a huir de España tras el suicidio de siete de los autores materiales de la matanza en Leganés; de otro, facilitó el contacto telefónico de Afalah con su familia para que se despidiera ante su decisión de participar en un atentado suicida en Irak. Todos estos planes se han podido conocer gracias a las numerosas intervenciones telefónicas practicadas por la Policía y que están recogidas en el sumario que se instruye en la Audiencia Nacional. En esta operación, tuvo un papel relevante Mohamed el Idrissi, un marroquí que también mostró su total disposición a trasladarse a Irak para convertirse en terrorista suicida. Este individuo fue quien, por encargo de Ben Sellam, entregó un teléfono móvil al padre del huido Mohamed Afalah para que éste pudiera despedirse de su familia antes de inmolarse. El contacto entre Afalah y su padre se produce el 12 de mayo de 2005 a las 16.43 horas desde el teléfono extranjero 8821621669852, localizado en Irak. La Policía recoge en un informe cómo un individuo no identificado que dice ser hijo de Ahmed Afalah llama al móvil de éste para pedirle perdón. Sin darle opción a prolongar la conversación, corta la llamada. Una semana después, exactamente a la misma hora- -16.43- -volvió a sonar el móvil de Ahmed Afalah. Al otro lado de la línea telefónica, un individuo que dijo ser amigo de su hijo, le informó de que Mohamed estaba muerto y añadió que él mis- Los investigadores tuvieron conocimiento de las actividades de la célula gracias a la intervención de varios teléfonos móviles mo seguiría sus pasos. Tras esta segunda comunicación, la familia Afalah lloró la muerte de uno de los presuntos autores del 11- M. La Policía da verosimilitud a la inmolación de Mohamed Afalah en Irak por cuanto su actuación cumple el credo yihadista y salafista y la doctrina Takfir según la cual la despedida de un suicida o mártir del Islam debe hacerse en secreto o de la forma más reservada y sin publicidad Así lo hizo Mohamed Afalah. La Policía destaca también que su intención de suicidarse podía responder a su deseo de reunirse con sus hermanos muertos en el piso de Leganés. Mohamed Afalah pudo despedirse de su padre gracias a la mediación de Mohamed el Idrissi quien, para preparar el operativo, se trasladó a Barcelona para recibir instrucciones de Larbi Ben Sellam. Uno de los contactos lo mantuvo el 16 de mayo de 2005 en una reunión en el piso que el jefe de la célula tiene en el Paseo San Francés de Santa Coloma de Gramanet. En la misma, según fuentes confidenciales citadas