Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 31 7 2005 ABC ARIEL SHARÓN Primer ministro de Israel No se puede tolerar que Irán sea una potencia nuclear El jefe del gobierno israelí confirma que la retirada de la franja de Gaza se realizará el próximo 15 de agosto. En el frente exterior, un Irán nuclear, por encima de los palestinos, sigue planeando como la gran amenaza ante la que el Estado hebreo no permanecerá impasible TEXTO: LUC DE BAROCHEZ Y PATRICK SAINT PAUL TEL AVIV. Ariel Sharón, en el poder desde febrero de 2001, se prepara para afrontar la prueba de fuego de su gobierno con la prevista retirada de Gaza, ocupada desde 1967. La evacuación va a causar un desgarro en la sociedad israelí ya que el gobierno deberá enfrentarse a los colonos que tiempo atrás, en los años setenta y ochenta, respaldó para que ocuparan las tierras que les van a ser arrebatadas ahora. -Tras las últimas manifestaciones hostiles de los colonos, ¿se plantea usted adelantar la retirada israelí de la franja de Gaza, prevista para el 15 de agosto, para evitar otros incidentes? -Estábamos preparados para empezar la evacuación el 22 de julio. Pero los habitantes de los asentamientos y quienes les apoyan nos pidieron que respetásemos el carácter religioso de estas dos últimas semanas y aplazáramos el comienzo de la retirada hasta el 15 de agosto. El plan de evacuación se llevará a cabo. Será aplicado, sobre esto no hay ninguna duda, pese a todas las dificultades y a las manifestaciones muy violentas. Estoy decidido a llevar a cabo este proyecto, de acuerdo con el calendario establecido y para la fecha prevista. La retirada de Gaza es muy importante para Israel. Y podría abrir la vía para la Hoja de Ruta (el plan internacional de paz apadrinado por la Unión Europea, Estados Unidos, Naciones Unidas y Rusia y que ha quedado en papel mojado) a condición, claro está, de que los palestinos comiencen a ocuparse del terrorismo. ¿No lo hace el presidente palestino Mahmud Abbas? -Aunque Mahmud Abbas comprende los peligros del terrorismo, no ha hecho nada serio para luchar contra él. Debe actuar. Ha cometido un error muy grave al firmar un acuerdo con las organizaciones terroristas. Este acuerdo estipula que no debe actuar contra ellas y reconoce que tienen un papel en la vida política. Tiene que producirse una interrupción total del terrorismo y de la incitación a la violencia, una reforma fundamental de todos los cuerpos de seguridad palestinos, el desmantelamiento de las organizaciones terroristas y hay que confiscarles las armas. -Usted fue el motor del movimiento de colonización en los años setenta y ochenta. ¿Cometió usted un error en esa época o fue la colonización necesaria para que Israel negociase con una posición de fuerza? -Hace más de 25 años, cuando tomé parte en las conversaciones de El Cairo, dije a los egipcios que, en mi opinión, los asentamientos israelíes acelerarían el camino hacia unas negociaciones de paz, porque la parte contraria comprendería que, de no hacer nada, tan sólo perdería terreno. ¿Era ése realmente el objetivo de toda esta empresa? No, evidentemente. Pero dije claramente a los egipcios que ése sería el resultado. Al mismo tiempo, no hay que perder de vista que estos territorios, sobre todo Judea- Samaria (Cisjordania) son la cuna del pueblo judío. ¿Debe deducirse que nunca evacuarán un lugar como Hebrón, en Cisjordania? -Digámoslo así: hace 35 o 40 años teníamos un sueño, regresar a la cuna del pueblo judío. Pero no hemos podido hacer realidad del todo este sueño. En este sentido, el plan de evacuación representa un éxito importante. Fue elaborado tras un debate entre el presidente Bush y yo, y ratificado por las dos cámaras del Congreso estadounidense. Y, de este modo, conseguimos que los grandes bloques de población Aunque Mahmud Abbas comprende los peligros del terrorismo, no ha hecho nada serio para luchar contra él Estoy dispuesto a realizar compromisos dolorosos, pero sólo por una paz verdadera y sincera Nuestra retirada de Gaza podría abrir la vía para la aplicación de la Hoja de Ruta para Oriente Próximo judía en Cisjordania puedan permanecer allí. Porque, en realidad, las cosas sí han cambiado en los últimos 30 años. Respecto a Hebrón, es una de las ciudades santas del judaísmo. No voy a ponerme a citar ahora nombres de ciudades, para no dar ideas a algunos; no es el momento. ¿Pero qué otro pueblo cuenta con un lugar donde están enterrados sus antepasados, como la cueva de los patriarcas, donde están enterrados Abraham, Sara, Jacob, Isaac, Rebeca y Lea? -El fallecido primer ministro Isaac Rabin decía que la Biblia no es un mapa geográfico. ¿Está usted de acuerdo? -La Biblia es más fuerte que todos los mapas políticos. Para que me comprenda, aquí está la Biblia (Ariel Sharón toma el libro sagrado que estaba sobre su escritorio) Siempre está conmigo. Voy a contarle una anécdota. Hace algunos años, yo era entonces ministro de Asuntos Exteriores, fui al Vaticano para invitar al Papa Juan Pablo II con motivo del jubileo del año 2000. Me dijo que la tierra de Israel es santa para los judíos, los cristianos y los musulmanes, pero añadió que únicamente había sido prometida a los judíos. Por mi parte, estoy dispuesto a realizar compromisos dolorosos, pero sólo por una paz verdadera y sincera. -El muro, o barrera, que están construyendo en Cisjordania, ¿marca la frontera final entre Israel y los palestinos? -No. Es un factor importante de nuestro dispositivo de seguridad. El día en que retomemos las negociaciones de paz con los palestinos, y espero que ese día llegue, entonces tendremos que alcanzar un acuerdo con ellos sobre el trazado de las fronteras definitivas. Será la fase final de la negociación. -Tras la retirada de Gaza, ¿tiene usted luz verde de EE. UU. para anexionarse los grandes bloques de asentamientos en Cisjordania? -Estados Unidos está de acuerdo en decir que Israel no podrá volver a las fronteras de 1949 o 1967. Los grandes bloques de asentamientos formarán parte de Israel, y serán contiguos al territorio de Israel. Es uno de mis mayores éxitos en las negociaciones con el presidente norteamericano George W. Bush.