Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 31 7 2005 Opinión 7 MEDITACIONES SE BUSCA CULPABLE ADAFI planta a Moratinos- -al que tuvo diez horas en la puerta- -y Costa Rica deja en tierra a Fernández de la Vega por problemas técnicos El desaire infligido por dos naciones que no están, precisamente, en la primera división planetaria ha elevado la tensión en Moncloa- -ayer se podía cortar con un cuchillo jamonero- El cabreo de De la Vega pone de manifiesto hasta qué punto ha dolido el resbalón diplomático y la nota de prensa de la cancillería costarricense: Salvo que la ilustrísima señora vicepresidenta viaje en una aeronave no perteneciente a las Fuerzas Armadas, resulta imperativo posponer la visita Encima, con recochineo. Tras el éxito de la foto de Zapatero con Blair, la pifia en estéreo ha caído como un jarro de agua fría. ¿Rodarán cabezas? MARCO AURELIO G LEER Y PENSAR SEA USTED UNA NACIÓN LA HISTORIA VIVIDA. SOBRE LA HISTORIA DEL PRESENTE DE JULIO ARÓSTEGUI Alianza Madrid, 2004 445 páginas 22,80 euros H Historiar el mundo actual La historia del tiempo presente es el gran agujero negro de la historiografía contemporánea. Tuvo sus precedentes en la posguerra (la era del testigo que arranca de los juicios de Nuremberg) y responde a una clara demanda social, traducida en la cada vez más frecuente demanda de expertos para dirimir cuestiones históricas polémicas. Esta nueva perspectiva ha quedado plasmada en numerosas acepciones: historia del presente, reciente, de lo muy contemporáneo, de nuestro tiempo, del mundo actual, próxima o inmediata. En la actualidad, este último concepto tiende a reservarse para el periodismo, mientras que la historia del presente se refiere sobre todo al trabajo realizado por los historiadores profesionales. En España no se ha empezado a trabajar seriamente sobre la cuestión hasta hace diez años, gracias a las iniciativas de especialistas cómo el profesor Aróstegui, uno de los más reputados teóricos en la materia. La historia del tiempo presente es, pues, una empresa intelectual arriesgada por la proximidad y la trascendencia de los temas estudiados, por ser terreno de competencia de buena parte de las ciencias sociales, y por la presión añadida de una demanda social que pone al historiador ante su ineludible deber cívico. EDUARDO GONZÁLEZ CALLEJA OY en día en España, si no eres una nación, no eres nadie. Estás más perdido que el avión Cuatro Vientos. Farruquito no irá a la cárcel por eso, porque es una nación. ¿Nación andaluza, dice? No, más importante: nación gitana. Nación políticamente correcta, con todos sus avíos: con cuarto y mitad de etnia. Un respeto. Pasaron los tiempos de los gitanos que iban por el monte solos, los sentaban en el banquillo de Morena Clara por mangar un jamón e iban a la cárcel. Si eres de la nación egiptana, puedes llevarte todos los jamones y paletillas de Jabugo, de Guijuelo, de Cumbres y de Trevélez, que habrá una jueza de proximidad que te diga que pista, que va el artista, que cómo va a ir a la cárcel un mito de esa nación, una lumbrera refulgente del arte de la danza. España es una nación de naciones y aviado vas si no perteneces a una de ellas. Lo de la nación vascongada, ANTONIO la nación catalana, la nación galaica BURGOS y la nación murciana (que está al caer) es lo de menos. Hay muchas otras naciones aparte de las geográficas. Están las naciones étnicas, como la ilustre de Farruquito. O las naciones sexuales, como la nación de los gays. Los homosexuales sí que son una nación y no Cataluña. Zerolo no tiene que retratarse escoltado por dos mafiosos de camisa negra, como Carod, para conseguir lo que quiera. A esa nación sí que no hay quien le tosa. Y nada digo de la nación musulmana. Como los rojos han ganado la guerra civil según la Memoria Histórica, los moros han ganado la Reconquista. Y la guerra del Rif, ni te cuento. Iremos en peregrinación penitencial a la tumba de Abd El Krim cantando el perdona a tu pueblo En Annual los moros no mataron nunca a un solo soldadito español. Arturo Barea nunca escribió La forja de un rebelde En 1958, en Ifni, no hubo guerra alguna, ni mataron a Rojas Navarrete, alférez de la IPS universitaria, ni masacraron a una compañía de paracaidistas de Alcalá. Loor y gloria de la Historia de España a la nación musulmana, para que Chaves pregone los boquerones de plata del acuerdo pesquero con la UE. De la nación progre, ni te cuento. Tiene la exclusiva para expedir carnés de demócratas. Da los carnés de demócrata como los obispos antes la bula de la Santa Cruzada. Con bula de progre te ponen de subvenciones hasta las cejas. La ciudadanía es otra nación, en cuyo nombre se cometen todas las locuras y unas poquitas más, teorema nacional: ciudadanos ciudadanas ciudadanía. Nada, nada, hay que hacerse nación. Los problemas económicos, la inseguridad, la inmigración, el paro, el terrorismo, nada de eso es preocupante. Lo urgente es que te reconozcan como nación. Como a RTVE la han hecho corporación, corporación dermoestética para liposuccionar los mondongos de su deuda y que se noten menos las manipulaciones de los Urdacis del PSOE (que los hay a manojitos) aquí hay que hacerse cuanto antes nación si no quieres que te tomen por el pito de un sereno. ¿Cómo? Voy a llamar a información. Tiene que haber un teléfono 900 para apuntarse, donde te digan: Si quiere proclamarse nación, pulse 1; si quiere que le paguen la deuda histórica, pulse 2; si quiere que su lengua sea declarada cooficial, pulse 3; si quiere la reforma del Estatuto, pulse 4; si quiere mandar a tomar por saco al tonto entusiasta que está rompiendo España con estas claudicaciones, permanezca en silencio, le atenderá uno de nuestros agentes... Suena la musiquita de espera y al rato la grabación te dice: En este momento todos nuestros agentes están tomando por saco en nombre del tonto entusiasta, le rogamos vuelva a llamar pasados unos minutos Como el pin con que van a señalar en Guecho a los que hablan vascuence, yo aspiro a que todos los españoles podamos lucir desafiantemente en la solapa el escudito del buen rollito de la verdadera igualdad: Yo también soy una nación, ¿pasa algo?