Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 31 7 2005 Opinión 5 CARTA DEL DIRECTOR IGNACIO CAMACHO LOS FANTASMAS DE STORMONT Los elementos de presión que el Gobierno inglés se reservó en Stormont, y que Blair ha utilizado sin ambages, no los tiene el Gobierno español, y los que tenía- -el Pacto Antiterrorista y la Ley de Partidos- -los ha abdicado de un modo tan gratuito como incomprensible UANDO estalló en el aparcamiento del estadio de La Peineta la bomba que le sirvió en bandeja a Alberto de Mónaco el descarrilamiento de la candidatura de Madrid 2012, el presidente Zapatero comentó en Singapur a sus allegados que ésta ha sido la última acción de ETA en España A veces no es posible discernir si la determinación del jefe del Gobierno español es fruto de una ingenuidad suicida o de un empeño desquiciado. Estefin de semana, justo después de queel IRA irlandés anunciase el abandono de las armas, los terroristas vascos trataron de reventar la Operación Salida de las vacaciones con dos explosivos de baja potencia destinados a testimoniar que su capacidad de hacer daño sigue vigente por muchos comandos que el Ministerio del Interior continúe deteniendo con elogiable eficacia. El Gobierno está plenamente confiado en que la violencia contenida de ETA- -eufemismobrillante para encubrir lacapacidad terrorista de hacerse presente- -viene a ser únicamente un modo de elevar su cotización en unainevitablecuesta abajo que debeconducirle a la rendición negociada, pero a estas altuAFP ras quizá sólo el presidente piense que tiene la Tony Blair y Zapatero, en las puertas del número 10 de Downing Street sartén cogida por el mango. Fiado en esa céleadministrarse la violencia a través de humillantes treEntre la experiencia irlandesa, tan ampliamente jabre información confidencial de la que dice disponer guas selectivas. Un Stormont a la española podría ser leada estos días por los partidarios de la negociación, y- ¿tendrá algo que ver Carod- Rovira en esta extraña un regalo para el presidente Zapatero, pero desde luego la vasca existen, sin embargo, engorrosas diferencias. convicción, como apuntan algunos observadores? Zalo sería aún más para una ETA referenciada claramenLa principal, que Stormont es ante todo el tratado de patero maneja los tiempos con un optimismo que la mate en las mesas de negociación que ella misma ha propaz de una guerra civil entre irlandeses, que en Euskayoría de los ciudadanos no comprende, a la espera de un puesto crear. Y ni siquiera le haría falta tener que madi no se ha producido gracias a la infinita generosidad gesto que no se acaba de producir pese al evidente estatar; simplemente podría limitarse a esperar y, en la esmoral del bando agredido, el de los constitucionalistas. do de debilidad de una banda infiltrada, controlada y pera, incrementar, como ya lo está haciendo, la estrateEn Irlanda del Norte lo que había es una guerra entre cadavez más exánime, perodotada aún de armasy capagia de extorsión callejera y coacción mafiosa- -impuesfacciones terroristas y entre grupos religiosos, amén cidad operativa para cometer cualquier desafuero. No to revolucionario- -sobre la sociedad vasca. de que el IRA busca la integración en Irlanda, no la seva a haber más muertos aseguran los arúspices de gregación del Ulster como territorio independiente. Moncloa con un optimismo que a duras penas contiePor eso el Tratado del Viernes Santo lo firmaron los ETA no tenía futuro, como admitían sus propios presos nen, y que sobrevive a la manifiesta evidencia de que la gobiernos de Dublín y Londres, y se adhirieron los paen las cartas ampliamente conocidas que acaso hayan estrategia gubernamental ha dejado en manos de ETA ramilitares unionistas y el propio IRA. Pero la potestad servido de base a la estrategia de Zapatero, y ahora puela clave de las decisiones finales. esencial de su cumplimiento radicaba en el Gobierno de tenerlo si logra abrir un tragaluz por el que asomar Si seguimos así, cuando se produzca la negociación británico, que se reservó el derecho de meter y sacar a se a la respetabilidad política. Zapatero ha fijado, de se van a sentar a un lado de la mesa dos enviados del los presos de la cárcel a conveniencia y de interrumpir algún modo, un precio por la paz, que antes no existía, Gobierno, y al otro dos policías me aseguraba esta seincluso la menguada autonomía norirlandesa si, como en la convicción de que será un precio asumible a cammana un alto cargo del Estado, aludiendo a la progresien efecto ocurrió, los firmantes no respetaban lo acorbio de su propio éxito. Pero minimiza la importancia va infiltración y vigilancia de unos comandos a los que dado. Esos elementos de presión, que Blair ha utilizado del protagonismo que ese precio devolverá a una Bata el satélite les lee hasta los artículos del Gara Pero, si sin ambages, no los tiene el Gobierno español, y los que suna en vías de liquidación por arrinconamiento, y por esto es así- -y probablemente lo es- la pregunta que tenía- -el Pacto Antiterrorista y la Ley de Partidos- -ende ha situado el poder de decisión en manos de unos muchos españoles se plantean es por qué el Gobierno no los ha abdicado de un modo tan gratuito como incomterroristas a los que tiene, objetivamente, agarrados continúa apretando las tuercas hasta ese próximo final, prensible. por el cuello. En vez de acabar con ellos, pretende relaen vez de ofrecerle a la banda la salida honrosa de una Por ende, el proceso de paz irlandés se ha efectuado jar la presa para sentarlos a una respetable mesa de vía política. con manifiesto desprecio de las víctimas, a las que nanegociación, con la obvia condición de que dejen unas die ha tenido la deferencia siquiera retórica de pedir La respuesta quizá esté en la foto de Stormont, el armas que, según la ingenua benevolencia oficial, ya perdón, ni de reconocer culpas, ni de ofrecer reparacioacuerdo de Viernes Santo de 1998 con que el ahora admino desean usar más que de un modo contenido o simnes materiales, y ése es un aspecto que en España nadie rado y antes vilipendiado Tony Blairpuso las bases de la bólico. La respuesta la estamos viendo: bombas de intipodría entender, como demostró la manifestación mapaz en el Ulster, y que ahora ha cuajado en el abandono midación para tratar de hacerse valer, con el riesgo evisiva de junio en Madrid. Y el IRA, que acaba de anunde la violencia por parte de los terroristas. Zapatero dente de que en cualquier momento se produzca una ciar el abandono de las armas, no manifiesta intencioquiere un final oficial, un acuerdo, una firma, una imatragedia. Es verdad que el Estado aún va ganando esta nes de disolverse, ni siquiera para potenciar a ese Sinn gen que ponga fecha y hora a un proceso que de otro guerra, pero muchos no acabamos de comprender por Fein en el que los optimistas quieren ver el trasunto de modo carecería de epílogo políticamente rentable. Y paqué el Gobierno quiere trocar de hecho una victoria en Batasuna olvidando que al menos Gerry Adams, que ra ello parece dispuesto a dar marcha atrás a la estrateun armisticio. Y el presidente, tan acostumbrado al audesde luego no es Otegi, manejaba con soltura los hilos gia que condujo al mismo tiempo al arrinconamiento de tismo de su propia determinación, ha de saber que ya de la lucha armada desde su liderazgo de cuello blanco. Batasunay a laasfixia de labanda. Y hadecidido- ¿otra va siendo hora de que lo explique con franqueza. Él deEn el modelo irlandés lo que sí existe es una coartada vez la influencia de Carod? -cambiar la rendición combe elegir el momento, pero no puede ignorar por más para que ETA pueda encontrar esperanzas de supervipleta, aunque silenciosa, por la devolución de un campo tiempo la necesidad de esta exigencia política y moral. director abc. es vencia: mientras se negocia no hay derrota, y puede de juego político para el independentismo radical. C