Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 Los sábados de ABC SÁBADO 30 7 2005 ABC MOTOR En el pasado Salón de Ginebra se presentó la berlina de superlujo Bentley Continental Flying Spur, el turismo de cuatro puertas más rápido del mundo, tan veloz como un Fórmula 1 y, por supuesto, con un precio a la altura de las circunstancias, 192.828 euros Business Class la expresión del lujo TEXTO: FRANCISCO DEL BRÍO Unadel as aventuras empresariales más apasionante, y difíciles, del grupo industrial alemán Volkswagen es la revitalización de la mítica marca británica de automóviles de lujo Bentley, que siempre se ha especializado en la construcción de coches muy singulares, exclusivos, tanto por su tamaño como por su diseño, lleno de materiales nobles y prestaciones. Para esta tarea, Volkswagen ha puesto a disposición de Bentley nada menos que 550 ingenieros que han desarrollado el nuevo Continental Flying Spur, una berlina de cuatro puertas que, reciente- mente, hemos probado en las carreteras españolas, lo que resultó toda una experiencia si tenemos en cuenta que se trata de un vehículo con la potencia de un camión de gran tonelaje, el interior de una cabina de superlujo y las prestaciones de un superdeportivo. El diseño del Continental Flying Spur está inspirado en el R- Type Continental de 1952, del que recibe el nombre y ciertos rasgos retro, modernizados con líneas más contemporáneas y limpias. El resultado es el de un coche sobrio y moderno a la vez, pero en el que sobre todo destaca su enorme tamaño, 5,30 metros, PRECIO DEL BENTLEY CONTINENTAL FLYING SPUR Modelo Continental Flying Spur Cilindrada 5.998 c. c. Potencia 569 CV Precio 192.828 que impresionan la primera vez que te pones al volante. Esa sensación desaparece pronto, gracias a las buenas condiciones de manejo. Motor de 6 litros y 560 CV La segunda sorpresa es la agilidad de sus movimientos, cuyo secreto está en su poderosa planta motriz, un motor de 6 litros, con 12 cilindros en uve (el mismo del Volkswagen Phaeton) que, dotado de dos turbocompresores y una nueva gestión electrónica, alcanza la friolera de 560 CV, con un par motor de 650 Nm a 1.600 revoluciones, acoplado a una caja de cambios automática de seis velocidades, en una transmisión total permanente, que modifica el reparto de fuerza automáticamente en función de la adherencia al suelo. Con esta mecánica es posible pasar de 0 a 100 km h en tan sólo 5,2 segundos y volar como en un Fórmula 1 a 315 km h. Por supuesto que en nuestra prueba ni nos acercamos a esa velocidad, pero quedamos convencidos de que, si las circunstancias de la pista lo permitieran, el Continental Flying Spur es capaz de superar la barrera de los 300 km h y hacerlo con seguridad. Pero en este punto quizá le ha saltado la duda de si este coche es para disfrutarlo en el puesto del conductor o en uno de los dos comodísimos sillones de la parte trasera. Una duda que se puede expresar de otra forma. ¿Quién se gasta casi 200.000 euros (el seguro anual cuesta más que una ber-