Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Sociedad SÁBADO 30 7 2005 ABC Salud Medicina regenerativa Asistencia sanitaria Neurodegenerativas Células de médula ósea podrían aplazar la menopausia Las células troncales producidas en la médula ósea de la mujer podrían suministrar a los ovarios nuevos óvulos y ampliar los años de fertilidad, aplazando la llegada de la menopausia. Una investigación del Hospital General de Massachusetts (Estados Unidos) que publica Cell revela que la médula ósea produce células primitivas a las que pueden recurrir los ovarios para reabastecerse de óvulos. Las enfermedades circulatorias, principal causa de hospitalización Las enfermedades del aparato circulatorio son la principal causa de hospitalización en España, por encima, incluso, de las derivadas de complicaciones del embarazo y parto, según datos del Instituto Nacional de Estadística. Durante 2003 se produjeron más de cuatro millones de altas en los centros sanitarios españoles, lo que supone un incremento del 2,4 respecto al año anterior. Desvelan patrones moleculares que contribuyen al alzheimer y parkinson Los investigadores Ernest Giralt y Natalia Carulla, del Parque Científico de Barcelona, han desvelado los patrones moleculares de actividad de las fibras amiloides, estructuras relacionadas con el alzheimer y el parkinson. Las conclusiones de la investigación aparecen en Nature y muestran por primera vez la naturaleza dinámica de las fibras y la posibilidad de determinar sus parámetros cinéticos. CALEIDOSCOPIO JOSÉ MARÍA FERNÁNDEZ- RÚA ENFERMEDADES ÓSEAS Evolución de la osteoporosis Vértebras normales Vértebras con osteoporosis leve Vértebras con osteoporosis severa INFECCIÓN POR EL VIRUS VIH L os últimos datos oficiales sobre la infección del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en España no son alentadores. Hasta ahora cerca de 60.000 hombres, mujeres y niños han desarrollado el sida en nuestro país, y se estima que, anualmente, se producen tres mil nuevas infecciones por el virus. Los científicos trabajan en la consecución de vacunas profilácticas y terapéuticas, siguiendo diversas estrategias para anular la capacidad de infección de este agente patógeno, pero todavía tendrán que transcurrir varios años antes de encontrar un preparado eficaz. En este contexto, la prevención sigue siendo el arma más eficaz, fundamentalmente en los países del Tercer Mundo, así como la actualización de tratamientos con medicamentos antirretrovirales a los que pueden acceder con facilidad las personas infectadas que viven en los países desarrollados. Más de cincuenta investigadores y clínicos españoles, bajo la coordinación del doctor Juan González- Lahoz con la ayuda del doctor Vicente Soriano, acaban de publicar el Manual del sida que es una herramienta eficaz para conocer el estado de la situación de los tratamientos terapéuticos, fundamentalmente para aquellos facultativos que pueden ver en sus consultas a infectados por el virus. Uno de los aspectos más llamativos son los avances que se han registrado en la comprensión de la inmunopatología de la infección por el VIH. Como señala el doctor González- Lahoz, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del hospital Carlos III de Madrid y uno de los mayores especialistas en sida, la inmunología de esta enfermedad se desarrolla actualmente sobre bases científicas que han sido posibles gracias a tres grandes hitos: la caracterización de los correceptores del virus; el estudio de la reconstitución inmune tras tratamiento antirretroviral y los nuevos abordajes en vacunas. Medir la densidad mineral ósea no es suficiente para abordar la osteoporosis Un grupo de expertos reclama el análisis de la estructura y calidad del hueso b Cálculos de resistencia, análisis de isotropía o anisotropía en hueso o simulaciones de resistencia a los huesos, pueden ser convenientes para prevenir la enfermedad ósea JANOT GUIL GINEBRA. Según el Consejo de Colegios de Farmacéuticos, en España cerca de 2,5 millones de mujeres y medio millón de varones presentan osteoporosis en la columna lumbar o en el cuello del fémur. Una de las técnicas que más se utiliza para detectar y supervisar su avance es la medición de la densidad mineral ósea (DMO) Sin embargo, la DMO no revela con precisión todos los factores que influyen en la resistencia ósea y no refleja fielmente la reducción del riesgo de fracturas que aportan algunos tratamientos terapéuticos, como el risedronato (bifostonato) Así lo asevera un grupo de expertos de la Alliance for Better Bone Health (Alianza para la mejor salud del hueso) constituida por Procter Gamble Pharmaceuticals- Vita y Sanofi Aventis. Sus conclusiones se presentaron durante la segunda reunión conjunta de la European Calcified Tissue Society y la Internacional Bone and Mineral Society, celebrada en Ginebra y en la que participó Adolfo Díez Pérez, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital del Mar y profesor en la Autónoma de Barcelona. El esqueleto, explica este experto, debe analizarse como una construcción, como la torre Eiffel. Para calibrar la resistencia y fortaleza de la edificación deben tenerse en cuenta varias características: la calidad de los materiales. la disposición de su estructura metálica y los tornillos que la sujetan o la forma. Basándose en este símil, Díez Pérez sostiene que en el análisis y tratamiento de la osteoporosis no basta con la medición de la DMO, ya que ésta es sólo una de las características que influyen en su fortaleza. Además, afirma, en pacientes que ya están sometidos a tratamientos como el del risedronato, las densitometrías a las que se someten no reflejan con precisión los efectos beneficiosos de la terapia, la disminución del riesgo de fractura. La evolución del hueso es mucho más compleja de lo que nos dice la DMO. La densitometría es un buen sistema para detectar por primera vez la osteoporosis y medir el nivel base de su enfermedad, su gravedad. También seguirá sien- do útil para monitorizar a los pacientes, pero necesitaremos otras técnicas que nos expliquen mejor otros aspectos del hueso resume. Cómo conocer la calidad del hueso Este experto explica que más allá de la densidad mineral ósea se investigan otros parámetros que determinan la calidad del hueso como el tamaño y estructura, su forma, arquitectura, la composición de los materiales que lo forman, la cantidad y organización del mineral, el tamaño de los cristales de mineral, la calidad del colágeno o el estudio de los marcadores bioquímicos del remodelado óseo (proceso natural de destrucción y regeneración del tejido óseo que el cuerpo humano hace las 24 horas del día, y que puede verse alterado por patologías como la osteoporosis) Para analizar estos factores se recurre a la ingeniería, la mecánica o la mineralogía. Como resultado, explica Díez, se hacen cálculos de resistencia, análisis de isotropía o anisotropía en hueso para ver cuál es la distribución de las orientaciones de las estructuras, análisis fractales o simulaciones de resistencia al impacto o la presión con modelos mecánicos que reproducen la estructura de un hueso Para explorar estos factores se recurre a técnicas como la resonancia magnética, la tomografía axial computerizada o por emisión de positrones. Más de dos millones de mujeres presentan osteoporosis en la columna lumbar o en el cuello del fémur