Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 30 7 2005 Sociedad 55 Salud ENFERMEDADES VÍRICAS INFECCIOSAS Investigadores gallegos proyectan una vacuna inhalada contra la hepatitis B Una nanoestructura transportará el antígeno por vía nasal hasta las células dañadas y Melinda Gates sufragará la vacuna con el objetivo de extender su administración entre los países más pobres y afectados por el virus ÉRIKA MONTAÑÉS SANTIAGO. Una vacuna para inhalar es la fórmula en la que confía la Fundación del magnate estadounidense Bill y Melinda Gates para combatir la hepatitis B en los países en vías de desarrollo. Para ello, ha aprobado, de entre los 1.500 proyectos presentados, el coordinado por la catedrática de Farmacia y Tecnología Farmacéutica de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) María José Alonso, y que pretende idear en los próximos tres años una nanoestructura (a escala, una millonésima parte del milímetro) capaz de transportar el antígeno a través de la mucosa nasal y aplicable por gota o spray. Potencialmente, esas tecnologías que desarrollemos serán aplicables a otros antígenos que en estos momenb La Fundación Bill Demuestran que hay alternativas a la artemisina para tratar la malaria ABC MADRID. Las terapias contra la malaria basadas en artemisina pueden no ser el mejor tratamiento para curar la enfermedad. Así se refleja en un estudio realizado en cuatro lugares de Uganda y que publica la última edición de Plos Medicine La artemisina, cuando se usa como único fármaco, puede curar el más resistente tipo de malaria, el falciparum, según la Organización Mundial de la Salud, que basa en esta sustancia gran parte de sus políticas contra el paludismo. Sin embargo, conlleva un nivel alto de riesgo de que la enfermedad reaparezca, por lo que se recomienda la combinación con otros medicamentos. La experiencia llevada a cabo con pacientes ugandeses que probaron otras terapias más baratas- -basadas en amodiaquina y sulfadoxina- pyrimethamina- -demostró que hay alternativas a la artemisina. Las basadas en este último fármaco tienen la misma posibilidad de resultar exitosas que aquellas basadas en sustancias más baratas, necesarias para el Tercer Mundo. tos tienen que ser administrados mediante inyección La profesora compostelana, cabeza visible del primer grupo que en España se aventuró a trabajar con la nanomedicina hace ahora 18 años, es optimista respecto al futuro de esta materia y confía en que la vacuna inhalada no se detenga en el virus de la hepatitis B. No obstante, su trabajo presentado en 2003 y escogido junto a otros 43, se enfocó hacia esta patología infantil, puesto que el programa Grandes desafíos en la salud mundial de la fundación americana tiene por objetivo obtener adelantos científicos contra enfermedades que cada año se cobran miles de vidas en los países más pobres del planeta. Mitigar los estragos del virus La hepatitis B o hepatitis serológica se ajusta, sin duda, a ese perfil, al ser una de las principales causas de mortandad en África subsahariana y en Asia, afecta a un tercio de la población mundial a lo largo de su vida y otros 350 millones de personas presentan una infección crónica, además de ser un indi- cador directo del cáncer de hígado. No en vano, las estadísticas que maneja la Organización Mundial de la Salud (OMS) hablan de que una de cada cien personas que la padecen desarrolla formas fulminantes de esta dolencia que obligan, en situaciones extremas, a un trasplante hepático. La vacuna infantil mejorada, fácil de administrar y almacenar, no requerirá, según la investigadora gallega, ni refrigeración, ni agujas o dosis múltiples, por lo que minimizará los costes y extenderá su uso en el Tercer Mundo, un grupo de países a los que se les cederá la patente de estos trabajos por un precio simbólico La propuesta que lidera la USC contará con el apoyo- -económico- -de los 662.000 dólares donados por la Bill y Melinda Gates, y- -científico- -de las universidades americanas de Duke y Montana, que se encargarán de testar la vacuna en animales en 2008, y del Instituto de Tecnología de Massachussetts (MIT) y la OMS, que supervisarán los ensayos clínicos posteriores y su consiguiente aplicación a humanos.