Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 30 7 2005 Sociedad 53 hasta el momento (150 fallecidos) Es más, la joven no permaneció durante largos periodos en otros países distintos a España. Por ello, si resultó infectada por consumo de carne bovina ésta pudo proceder (en un alto porcentaje de posibilidades) de una partida de nuestro país, o bien adquirió la enfermedad a través del contacto cutáneo (heridas) con tejidos animales infectados, puesto que nunca se sometió a una transfusión. Por eso ayer, tanto la ministra de Sanidad, Elena Salgado, como el consejero de Salud de la Comunidad de Madrid, Manuel Lamela, se refirieron a la víctima como un probable caso de la variante de la enfermedad de Creutzfeldt- Jakob en España tras el resultado de los estudios anatomopatológicos. Ambos aseguraron también que el contagio se produjo antes de poner en marcha las medidas de control y anunciaron que están abiertas todas las vías de investigación para aclarar cómo se produjo el contagio. La familia dice que no se desplazó nunca a Gran Bretaña, el país con más muertes por el mal de las vacas locas Sanidad asegura que no existe ningún riesgo en los productos cárnicos debido a los intensos controles sanitarios Rábano, director del Instituto de Investigación de la Fundación Hospital Alcorcón (Madrid) centro de referencia en España para el diagnóstico de la nueva variante de la enfermedad de Creutzfeldt- Jakob. Rábano confirmó que esta muerte se debió con toda probabilidad a la patología. El estudio neuropatológico determinó lesiones características de esta patología, con depósitos de priones en los tejidos, provocando cambios típicos de la enfermedad en las placas con forma de amiloide con un patrón especial, explicó el responsable del centro que se ocupó del diagnóstico post- mortem, informa Europa Press. La enfermedad sólo puede ser diagnosticada con total fiabilidad una vez producido el óbito del afectado puesto que requiere un análisis de los tejidos cerebrales. Este es el único caso de contagio de la nueva variante de la enfermedad de Creutzfeldt- Jakob que se conoce en España, puesto que es muy improbable que el joven madrileño Francisco Monge- -que se sospecha que también podría estar aquejado de este mal- -sea otro enfermo de esta variante, a la vista de sus condiciones genéticas según Alberto Rábano. En febrero de 1997, un joven británico falleció en Málaga víctima de esta enfermedad, que desarrolló en Gran Bretaña. Análisis de tejidos de una novilla sospechosa de estar infectada en Algete EFE Autopsia cerebral Tanto el Ministerio de Sanidad como el Gobierno madrileño esperan el estudio epidemiológico de la vida de la joven durante los últimos diez años. Con él podrían determinar cuál fue el origen exacto de la infección y si esta procedió del consumo de carne, la vía de contagio más extendida. A su vez esperan los resultados concluyentes del laboratorio de Edimburgo. El consejero madrileño advirtió que los científicos no han sido capaces aún de definir cuáles son las formas de transmisión de esta enfermedad. Ayer, la Agencia de Medicamentos pidió a los fabricantes de fármacos que incluyan derivados de sangre o plasma humano que realicen una valoración en cada producto del riesgo estimado de transmisión de la nueva variante de la enfermedad de Creutzfeldt- Jakob. Similares términos a Salgado y Lamela empleó el neuropatólogo Alberto Cuatro variantes con cientos de casos en países de todo el mundo Existen cuatro clases de enfermedad de Creutzfeldt- Jakob: esporádica, familiar, iatrogénica y variante. De la primera (esporádica) se han producido hasta el momento en España 558 casos; de la segunda (adquirida por antecedentes familiares) 29 casos; y de la tercera (por implante de tejidos nerviosos o iatrogénica) 5 casos. El cuarto tipo, variante, que fue definido en 1996 a raíz de la situación producida en el Reino Unido, el país que más la padece, no había afectado a ninguna persona en nuestro país hasta el caso comunicado ayer. Esta cuarta modalidad de la enfermedad de CreutzfeldtJakob se atribuye al contagio a través del consumo de productos de animales ricos en tejido nervioso que, a su vez, han consumido pienso de origen animal contagiado con priones. Según los datos difundidos por el Ministerio de Sanidad, que informó de la alta probabilidad de este primer caso, en el Reino Unido se han registrado 157 casos y 150 fallecidos de esta variante; en Francia trece casos y nueve fallecidos; en Irlanda dos fallecidos; en Estados Unidos un fallecido) en Canadá un fallecido, lo mismo que en Arabia Saudí, Japón, Holanda e Italia. También en Portugal se ha detectado un posible caso de esta cuarta variante de la enfermedad de Creutzfeldt- Jakob, pero no se ha registrado ningún fallecimiento. En el Reino Unidose observa una disminución del número de personas afectadas en los últimos años. EL CONTAGIO ERA UN HECHO PREVISIBLE JUAN JOSÉ BADIOLA Catedrático y Director del Centro Nacional de EETA de Zaragoza a confirmación del primer caso de la Variante de la Enfermedad de Creutzfeldt Jacob en España supone la ratificación de una sospecha que contaba con altas probabilidades de que ocurriera. Ya lo habíamos anunciado hace tiempo con la intención de preparar a los consumidores españoles ante esta eventualidad. Esta predicción se hizo tomando en consideración el periodo de incubación de la enfermedad humana, estimado en torno a diez años, según se desprende de los estudios sobre la enfermedad llevados a cabo en otros países europeos y en el análisis epidemiológico de los casos de Encefalopatía espongiforme bovina (EEB) registrados en España, que indican que la mayoría de los L bovinos afectados habían nacido entre los años 1994 y 2000. Es muy probable que hubiera habido transmisión del agente bovino a los humanos en esa segunda mitad de la década de los noventa aunque no está clara la naturaleza de esa transmisión. Es cierto que tiende asumirse que ésta es de tipo alimentaria, pero esto no es siempre así, ya que otras posibles vías no se pueden descartar y muy en particular la cutánea. La detección de los primeros casos de EEB en España dio lugar a una gran crisis alimentaria, de la cual la principal víctima fue el sector ganadero y la industria relacionada con éste. Pasada la crisis y el entendible cansancio de los medios de comunicación sobre este problema, al que dejaron de referirse, llevó a la convicción a los ciudadanos españoles que el problema había desaparecido. Nada mas lejos de esa percepción, puesto que desde entonces han seguido registrándose casos a un ritmo de varios por semana que eran confirmados en nuestro Laboratorio de Referencia de Zaragoza, que ha continuado haciendo su trabajo a pesar de las incomprensiones de algunas instancias oficiales. La Unión Europea, ante la realidad de una gran disparidad de planes y criterios de actuación en los distintos países, y tras un análisis autocrítico de su actuación en el pasado, decidió establecer un programa de vigilancia y control sobre esta enfermedad bovina y sus con- Es una buena ocasión para insistir, de nuevo, en la necesidad de mantener las medidas previstas en el programa europeo secuencias. El objetivo de este programa fue la detección de los casos bovinos realmente existentes, mediante el análisis obligatorio de todos los animales sospechosos de padecer la enfermedad y de los destinados al consumo humano y muertos en las granjas mayores de 30 meses de edad (24 meses en nuestro país) Pero lo mas importante fue la definición de los tejidos potencialmente peligrosos para el consumo humano, que fueron bautizados como Materiales específicos de riesgo (MER) y la obligatoriedad de su retirada y destrucción. Este programa ha permitido la detección de 570 casos de EEB en España, seguida de las correspondientes actuaciones en las ganaderías de procedencia, y garantizar la seguridad de los consumidores españoles. La aparición de este primer caso de la Variante de la Enfermedad de Creutzfeldt Jacob es una buena ocasión para insistir de nuevo en la necesidad de mantener las medidas previstas en el programa europeo hasta que la enfermedad bovina esté realmente en vías de erradicación.