Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 30 7 2005 Sociedad 51 zas del aislante- -con unas dimensiones que superan a los márgenes de seguridad establecidos- -podrían haber golpeado directamente la nave. Los responsables de la misión investigan hasta cuatro posibilidades de impacto, una de ellas en un ala del transbordador. Lugar muy vulnerable, como quedó tristemente demostrado con el Columbia Aunque las observaciones milimétricas de la nave continúan, y los resultados definitivos no se conocerán posiblemente hasta la próxima semana, Houston insiste en que por ahora no se han detectado daños graves en el escudo térmico del Discovery con sólo 26 roces en lugar de la media de 150 golpes por vuelo registrada en la historia del programa shuttle Uno de los desperfectos que preocupa más es el rasguño de tres centímetros de la zona de la compuerta del tren de aterrizaje delantero, un lugar crítico en la maniobra de regreso. Como indicación de que puede transcurrir bastante tiempo hasta que un transbordador de Estados Unidos retorne a la paralizada Estación Espacial Internacional (ISS) la NASA estaría considerando extender durante un día la misión del Discovery para permitir trabajos adicionales en ese ambicioso proyecto científico que, para avanzar en su construcción, depende de la flota de transbordadores de Estados Unidos, ya que los shuttles son los únicos con capacidad suficiente para transportar todas las piezas y suministros. Los problemas registrados esta semana han contribuido a aumentar la inquietud entre los socios internacionales en la medio terminada ISS. Europa y Japón ya han invertido miles de millones de dólares en piezas que solamente pueden ser instaladas con la ayuda de transbordadores. De hecho, no muy lejos de la torre de lanzamiento 39 B en Cabo Cañaveral, la NASA tiene almacenados el laboratorio japonés Kibo el módulo europeo Columbus y toda clase de extensiones pendientes de los avata- res del programa de transbordadores. Como ha explicado Louis Friedman, director ejecutivo de la Sociedad Planetaria, otro nuevo parón de los shuttle supone un grave problema político internacional que cuestiona el liderazgo espacial de Estados Unidos, país comprometido a invertir 100.000 millones de dólares en este proyecto. A juicio de Friedman, el hecho de que haya decidido no realizar misiones adicionales es una cuestión muy trascendental que requiere un replanteamiento a fondo sobre el futuro de la ISS. Misiones adicionales Para terminar el ensamblaje de la ISS se venía calculando la necesidad de 28 misiones adicionales, requerimiento que, en el mejor de los casos, no encaja con la previsión de jubilar los tres restantes transbordadores Discovery Atlantis y Endeavour para el año 2010. Antes de los problemas detectados esta semana, Estados Unidos consideraba factible realizar solamente entre 15 y 20 vuelos. Todo dentro de un calendario de vida útil para la ISS que teóricamente no va mucho más allá del 2017. Cuando el Columbia se calcinó sobre el cielo de Texas el 1 de febrero del 2003, la Estación Espacial ya acusaba significativos retrasos en su calendario de construcción. Desde entonces, el mantenimiento de las instalaciones ha dependido de vehículos rusos con una limitada capacidad para transportar suministros y tripulantes. Por eso, la ISS ahora sólo tiene capacidad para una tripulación de dos astronautas, que invierten la mayoría de su tiempo en tareas de mantenimiento y no en investigaciones científicas. Durante su estancia en la ISS, la tripulación del Discovery tiene previsto realizar urgentes reparaciones como dos fallidos giroscopios necesarios para que esa estructura de 181 toneladas mantenga su órbita correcta. Además de instalar una plataforma exterior para tareas de construcción que debería haberse reanudado en septiembre con la ayuda del Atlantis Lo que más preocupa del Discovery es un rasguño en la zona de compuerta del tren de aterrizaje Parar los shuttle es un grave problema internacional que cuestiona el liderazgo espacial de EE. UU. Sorpresa por la reaparición de viejos incidentes A más de 350 kilómetros sobre la superficie de la Tierra, la comandante Eileen Collins no ha dudado en declararse bastante sorprendida por la reaparición de los desprendimientos de aislante con el consiguiente riesgo para el transbordador y sus siete tripulantes. En declaraciones a la cadena CBS, la coronel Collins ha indicado que sus compañeros se encuentran defraudados por la incapacidad demostrada para solventar el mismo problema que terminó por causar la destrucción del Columbia Según esta piloto de pruebas, madre de dos hijos pequeños, personalmente, no esperaba que ninguna pieza grande de aislante se desprendiera del tanque exterior. Creía que eso ya estaba superado Con todo, la comandante Collins ha expresado su confianza en que el Discovery les permita volver sanos y salvos a casa, sobre todo teniendo en cuenta el detallista plan de inspecciones desarrollado especialmente para esta misión. A su juicio, de cara el futuro no es recomendable realizar nuevas misiones tripuladas hasta que no se haga algo para prevenir que esto suceda de nuevo Aún así, la astronauta considera que todavía se le pueden extraer unos cuantos años más de servicio a los transbordadores. Antes de salir para esta misión, la tripulación del Discovery habría expresado su deseo de que en caso de daños graves en el escudo térmico del transbordador prefieren esperar a una misión de rescate dentro de la Estación Espacial Internacional. Habitación para nueve Actualmente, la tripulación vive en el módulo de servicio ruso. El habitáculo de 12,9 metros de longitud está pensado para albergar tres personas. Por lo menos hasta el domingo 7 este reducido espacio será ocupado también por los siete tripulantes del Discóvery. En caso de tener que enviar una misión de rescate, esta apretada convivencia deberá prolongarse por lo menos durante cuatro semanas Antena de comunicaciones La comida Módulo vivienda Zona de almacenamiento Bicicleta estática Soporte vital Dormitorios Mesa de trabajo Equipos externos Combustible Zona de almacenamiento La comida viene en paquetes individuales. Alguna puede calentarse y otra se puede consumir sin cocinar La bandeja de comida debe sujetarse a la pierna para que no flote. Todos los elementos están encajados en ella La bebida se almacena en contenedores herméticos, pero también hay latas de refresco adaptadas a la ingravidez Motor principal El cuarto de baño Unidad de succión Recogida de heces Dispositivos de sujección Separador de orina Recogida de orina Contenedores de orina (Uno para cada tripulante) Motores secundarios Cuarto Dormitorios de baño Zona de control de la estación Paneles solares Antenas de telemetría Los recipientes de orina almacenan la cantidad producida en 24 horas, que se separa del aire por medio de una centrifugadora. La orina resultante puede arrojarse al espacio o bien extraer el agua que contiene para poder usarla después