Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 30 7 2005 Internacional 31 El dinero para la reconstrucción de Irak se evapora en fraudes y seguridad Un auditor de EE. UU. hará publico hoy un informe sobre el desvío de fondos corrupción comenzaron con las preguntas sobre el paradero de los más de 8.000 millones de dólares del programa Petróleo por Alimentos MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. ¿Dónde está todo ese dinero que recaudaron en las conferencias de donantes de Madrid, Tokio y Bruselas? se preguntaba desesperado el iraquí Sami Rasouli durante su visita a Naciones Unidas la semana pasada. Inesperadamente, los periódicos estadounidenses le daban una respuesta ayer, al revelar que gran parte de los fondos para la reconstrucción de Irak han sido desviados a pagos de seguridad privada, sin contar con los que simplemente se han evaporado en fraudes. De esto último se encarga Stuart Bowen, designado por el Departamento de Justicia como inspector general para Irak, que ha decidido seguir la pista por la vía criminal. Los rumores sobre corrupción y malos manejos administrativos durante la ocupación de Irak comenzaron con las preguntas sobre el paradero de los más de 8.000 millones de dólares en efectivo que del programa de Petróleo por Alimentos que la ONU transfirió a la Autoridad Provisional de la Coalición que dirigía el estadounidense Paul Bremer. Ese dinero debía servir para agilizar la construcción de proyectos urgentes en un país sin ley en el que la moneda había perdido valor de la noche a la mañana. El diario británico The Guarb Los rumores sobre dian narraba el mes pasado ejemplos de las irregularidades financieras En un caso, un soldado estadounidense custodiaba 200 millones de dólares para menudencias en una de las habitaciones de un palacio de Sadam Husein. La llave la guardaba en su mochila, y la mochila la dejaba sobre el escritorio cuando se iba a almorzar contó el rotativo. En sus pesquisas, el auditor estadounidense ha intentado seguir la pista a proyectos como el de una comisaría en Kerbala para la que se destinaron siete Degradado un sargento que se negó a combatir WASHINGTON. Un mecánico del Ejército estadounidense que se negó a ir a Irak y solicitó la objeción de conciencia fue absuelto ayer de un cargo de deserción, pero fue degradado y declarado culpable de un cargo menor por el que fue sentenciado a 15 meses de prisión. El sargento Kevin Benderman, de 40 años, fue degradado a soldado raso por baja deshonrosa y por su negativa a intervenir en la guerra de Irak. Peor habría sido si le hubieran declarado culpable del cargo de deserción, pues entonces habría sido condenado a cinco años de cárcel. millones de dólares. Nos encontramos con que no sólo no se habían construido los proyectos sino que el dinero había desaparecido contó Bowen a la cadena de radio NPR, al adelantar el contenido del informe que hará público hoy. El gobierno norteamericano acusa a la insurgencia de destruir lo que reconstruye, pero un informe publicado ayer por The Washington Post revela que los pagos a cuerpos de seguridad privados se están comiendo hasta un 36 por ciento del dinero destinado a la reconstrucción. Sus datos completan inintencionadamente las percepciones recogidas sobre el terreno que el iraquí de Human Rights Watch contaba la semana pasada en la ONU a quien le quisiera escuchar. Según su relato, cada vez que se reparan centrales de energía se encuentran con que las autoridades norteamericanas no ceden fondos para adquirir la energía necesaria para echarlos a andar. La comunidad internacional ha prometido 60.000 millones de dólares a Irak, mientras que EE. UU. ha comprometido 30.000, pero las estimaciones se quedan en la cuneta ante la realidad: la producción de petróleo ha descendido en los últimos dos años y tan sólo mantener la seguridad de pozos petroleros, centrales eléctricas, hidráulicas y otros puntos estratégicos requiere la contratación de 60 empresas privadas que tienen hasta 25.000 empleados en Irak. Algunos de ellos cobran hasta 33.000 dólares al mes. En definitiva, un gran pozo sin fondo del que sigue sin salir agua ni luz. REUTERS Sadam Husein, ayer en Bagdad Mueren al menos 26 soldados iraquíes en un atentado suicida b En el marco de los preparativos del juicio contra Sadam Husein, ayer compareció éste ante la Justicia para ser interrogado sobre la matanza de chiíes de 1991 ABC BAGDAD. Al menos 26 soldados iraquíes murieron ayer en un atentado suicida perpetrado contra un centro de reclutamiento en Rabiaa, al noroeste de Irak, cerca de la frontera con Siria. Una cifra que se ha visto engrosada por la muerte de otros cinco iraquíes en diversos ataques en Bagdad, dos de ellos en un ataque suicida que también estaba dirigido contra soldados del ejército, según fuentes de seguridad. Y a la que también habría que añadir la muerte de dos marines en Cycla, también en el noroeste de Irak, anunciada ayer por el Ejército estadounidense. Un trágico balance que en poco varía del registrado cualquier otro día, pues rara es la jornada en la que no se cuenten por decenas los muertos por la violencia que azota al país y que subraya lo lejos que está éste de su normalización. No obstante, la nueva clase política iraquí trabaja desenfrenadamente estos días para llegar a un acuerdo sobre la futura Constitución antes de la fecha prevista del 15 de agosto. No está claro que vayan a cumplirse los plazos previstos, pero en todo caso tendría que haber un acuerdo de principio antes del 1 de agosto, ya que en tal fecha habría que anunciar si se necesita una ampliación de las negociaciones de seis meses más. A la vez, también se intentan acelerar los preparativos del juicio de Sadam. Con este objetivo, el dictador compareció ayer en una audiencia judicial para ser interrogado sobre la represión de la revuelta chií de 1991. Una de las principales acusaciones que figurarán en el expediente del juicio. Cuerpos de víctimas sin identificar en un atentado con coche bomba en Bagdad son preparados para ser enterrados AP