Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional SÁBADO 30 7 2005 ABC Dura respuesta del Vaticano a las acusaciones mentirosas de Israel Recuerda que Juan Pablo II condenó el terrorismo contra el Estado hebreo en 23 ocasiones b El gobierno de Ariel Sharón acu- só a Benedicto XVI de dar licencias a los actos terroristas contra los judíos por no mencionar el atentado de Netanya en el Ángelus JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. El gobierno de Sharón ha tenido la desfachatez de afirmar que el Vaticano no condena el terrorismo contra Israel y de acusar a Benedicto XVI de dar licencia a los actos terroristas contra judíos La reacción de la Santa Sede ha tardado, pero ha sido contundente: tacha de mentirosas e insostenibles las acusaciones del ejecutivo de Sharón, y expone la lista de 23 intervenciones públicas en las que Juan Pablo II ha condenado ataques terroristas contra Israel. En realidad, Sharón intenta encubrir su bloqueo a las negociaciones bilaterales con la Santa Sede, con la que Israel no cumple todavía los acuerdos de 1993 sobre propiedad eclesiástica, régimen fiscal y visados a religiosos. Según Joaquín Navarro- Valls, ha sido una sorpresa penosa haber pasado por alto que, a lo largo de 26 años, la voz del Papa se ha alzado tantas veces, con fuerza y pasión, para condenar todo acto de terrorismo en Tierra Santa El portavoz del Vaticano advierte que las afirmaciones contrarias a la verdad histórica ayudan sólo a quien intenta fomentar la animadversión y los enfrentamientos y, desde luego, no sirven para mejorar la situación Si no ha habido una condena automática en cada uno de los casos de terrorismo contra Israel- -muy frecuentes, igual que la represión mortal de civiles palestinos- se ha debido entre otros motivos, según el portavoz, a que los atentados contra Israel eran seguidos de inmediatas reacciones israelíes no siempre compatibles con el Derecho internacional. Habría sido imposible condenar los primeros y dejar pasar en silencio los segundos Benedicto XVI saluda a los fieles desde su residencia de verano en Castelgandolfo En una acción claramente concertada, a la que también se sumaron varios embajadores en diversas capitales, el jefe del Departamento para la Diáspora y las Religiones del ministro de Asuntos Exteriores, Nimrod Barkan, declaró a la Radio Israelí que hemos sentido el deber de dar un puñetazo en la mesa y decir al Papa: no puedes mejorar las relaciones con los judíos si no condenas que sean asesinados En declaraciones al Jerusalén Post, Barkan añadió que la política del Vaticano durante años ha sido no condenar el terrorismo contra Israel. Ahora que hay un nuevo Papa hemos decido afrontar la cuestión. La Santa Sede debe ayudar a los moderados en Oriente Próximo, no a los extremistas AP Críticas virulentas El ataque de Sharón contra Benedicto XVI tomó como excusa el hecho de que el Papa no mencionase un atentado del 12 de julio con cinco víctimas en Netanya cuando se refirió, durante el Ángelus del pasado domingo día 24, a los atentados de estos días en Egipto Turquía, Irak y Gran Bretaña. El lunes, el ministro israelí de Asuntos Exteriores afirmo nada menos que la omisión clama al cielo. Aparte del defecto moral, podría interpretarse como una licencia a los actos terroristas contra judíos Cargando exageradamente la mano, el portavoz del ministerio, Mark Reguev, añadió que el silencio ensordecedor del Pontífice puede reforzar los elementos extremistas que se oponen a la paz y debilitar a los moderados El Vaticano responde Si en un primer momento el Vaticano prefirió restar importancia a la salida de tono inicial, la escalada del gobierno Sharón, cada vez más injusta y más distorsionante, le ha obligado a responder en el mismo tono. Navarro Valls lo dejó claro advirtiendo que del mismo modo que el gobierno israelí no se deja, lógicamente, dictar lo que debe decir, la Santa Sede tampoco puede aceptar lecciones ni directivas de ninguna otra autoridad sobre la orientación y el contenido de sus declaraciones Esta más que claro: Benedicto XVI no admite chantajes ni amenazas. Los breves comentarios que el Papa suele hacer después del Ángelus no pretenden ser ni un discurso ni un resumen de la actualidad mundial, y no se puede pedir que sean exhaustivos. El Vaticano tampoco puede tolerar que comience contra Juan Pablo II- -el Papa que con más fuerza ha condenado el antisemitismo y el que más se ha batido por la paz en Oriente Medio y en el resto del mundo- -una campaña de difamación maniobrera como la dirigida contra Pío XII, precisamente la persona que, a través de la actividad de la Iglesia católica, logró salvar a mas judíos- -cientos de millares- -del genocidio nazi durante la Segunda Guerra Mundial.