Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 30 7 2005 Nacional 15 José Blanco asistió al debate de investidura MIGUEL MUÑIZ El PSOE arropó en pleno la investidura del nuevo presidente socialista José Blanco ya puede dormir tranquilo. Su empeño de colocar a Emilio Pérez Touriño al frente de la Xunta ya es una realidad, y para atestiguarlo, no faltó ayer en la tribuna de invitados del Parlamento autonómico. Junto a él, Esther Cid, la nueva primera dama de Galicia. El PSOE quiso arropar al segundo presidente socialista en la historia de la Comunidad, y a la cita no faltaron los alcaldes de Lugo y Santiago- -Xosé Clemente López Orozco y Xosé Sánchez Bugallo, respectivamente- el delegado del Gobierno- -Manuel Ameijeiras- o un ex candidato a la Xunta como Abel Caballero. Tras la votación, pocos minutos después de las 18.30 horas, y la proclamación de Emilio Pérez Touriño como presidente por parte de la presidenta del Parlamento, Dolores Villarino, se desataron las emociones. Anxo Quintana acudía el primero a felicitar al nuevo presidente, y acto seguido hacía lo propio Manuel Fraga, escoltado por sus dos vicepresidentes. Tampoco faltó a la cita el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien telefoneó a Pérez Touriño nada más abandonar éste el Hemiciclo. MIGUEL MUÑIZ Incansable hasta el (pen) último día, Manuel Fraga no cambió sus hábitos cotidianos ni siquiera en la jornada en que entraba por última vez en 16 años como presidente de la Xunta de Galicia en su despacho de San Caetano, el Parlamento y su residencia oficial de Monte Pío. El primer día del resto de su vida TEXTO: JOSE LUIS JIMÉNEZ SANTIAGO. Del mismo modo que aquel día de enero de 1990 en que ejerció por primera vez de presidente de la Xunta, Manuel Fraga volvió ayer a entrar en su despacho oficial del Complejo Administrativo de San Caetano a las 7.30 de la mañana, acompañado de su asistente Chema Veloso. Ni durante los días del debate de investidura que traspasaría los poderes como presidente a Emilio Pérez Touriño, el león de Vilalba modificó un ápice sus costumbres de los últimos 16 años. Parsimoniosamente, Fraga volvió a leer la Prensa del día al despuntar el alba, para alrededor de las nueve de la mañana reunirse en los tradicionales maitines con sus dos vicepresidentes, Alberto Núñez Feijóo y Xosé Manuel Barreiro, a los que mantendrá en la oposición parlamentaria como portavoces adjuntos. Son los últimos encuentros en el despacho de la Xunta. El próximo escenario serán las instalaciones del Parlamento, donde ya ha trasladado una pequeña parte de sus pertenencias personales. El resto fueron donadas a la fundación que lleva su nombre, en su Vilalba natal. Para huir del temido ocio, Fraga se entrevistó a las 10 con el secretario general para las relaciones exteriores, Jesús Gamallo. Media hora de encuentro, y rumbo al Parlamento para su último debate como presidente- -aunque saliente- -de la Xunta. El coche oficial aterriza bajo la lluviosa mañana compostelana en el Pazo do Hórreo- -sede de la Cámara autonómica- -pasadas las once del mediodía. Directamente a las dependencias del grupo parlamentario, Fraga repasa a solas los últimos detalles de su intervención. Pese a que la tiene escrita en papel, acabará por retocarla en función de lo que digan los portavoces de PSOE y BNG. Con los primeros avisos del timbre del Hemiciclo, Manuel Fraga toma asiento por última vez en el sillón blan- A las 18.37 Fraga dejaba de ser presidente de la Xunta. Pero pese a todo, hoy desarrollará agenda oficial co de Jefe del Gobierno gallego. Tras hacer uso de la palabra, alrededor de las 13.10 horas, el todavía presidente atiende a la réplica de Pérez Touriño tomando apuntes en su libreta, con mano firme pero cansada. Con el fin de la sesión matinal- -a las 15 horas- -regresa a la que fue su morada estos 16 años, la residencia oficial de Monte Pío, vacía ya de enseres y recuerdos. Almuerzo, pequeño descanso y nuevamente al Parlamento, con su texto para la réplica perfectamente trenzado con las anotaciones de sus conselleiros. A las 18.37 ha dejado de ser presidente. Los 38 votos de socialistas y nacionalistas convierten a Emilio Pérez Touriño en su sucesor en la Xunta, aunque todavía tendrá que tomar posesión. Tan es así que hoy todavía desarrollará agenda oficial y visitará institucionalmente una comarca del interior. Las vacaciones, a partir del 5 de agosto, con el nuevo gobierno ya constituido. La casa de Perbes espera al líder de la oposición, en un retiro estival deseado por el propio Fraga. Y es que 83 años no perdonan.